Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

Finalistas

Finalistas del Certamen por orden de envío de información.

Franz Kelle

Franz Kelle

Valencia (España)

106- Alipio en el País de los Maravillosos Móviles Inteligentes. Por Nuak

Tuve mis reticencias a participar en este certamen porque el relato perdería automáticamente su condición de inédito. Pero al dar a luz a Alipio supe que este era su lugar: un concurso contemporáneo sin sobres timbrados y con debate online. Ha merecido la pena formar parte de esta comunidad de escritores y lectores. Sin duda.

El germen de Alipio se gesta una noche de julio de 2012 en Kobetamendi, Bilbao. Íbamos a ver a los cabezas de cartel del viernes encaramados a una loma desde la que vislumbrábamos un mar de cabecitas. Con los primeros acordes de Radiohead surgió sobre las cabecitas un firmamento de pantallas ávidas de capturar a Tom Yorke y sus colegas. Allí tomé conciencia de que estamos enfermos de tecnologitis.

Escribo un poco de todo, según me asaltan las ideas, aunque huyo del costumbrismo rancio porque me pone nervioso. Desde que empecé a escribir hace cinco años he confiado en que podía conseguir cosas además de disfrutar. Con este reconocimiento de Canal Literatura alcanzo el décimo “me gusta” entre premios, accésits, menciones del jurado y finales. Prometo seguir dando guerra en concursos y con mis compañeros de la Generación Bibliocafé, con quienes comparto afición por la escritura, cuatro antologías de relatos y una página en Facebook.

En cuanto a mí: varón, 37 años, nacido y crecido en Valencia, donde también resido ahora tras haber habitado Berlín, Madrid, México, Nueva York y Carcaixent. Soy hijo de alemanes, de allí mi nombre, aunque mis raíces españolas son ya casi centenarias, desde que mi abuelo paterno se enrolase en un circo balear allá por los primeros años veinte.

Gracias a él por haber elegido este país, a mis padres por haberme dado las condiciones de vida necesarias para poder formarme, a toda mi familia y amigos por estar allí, a Mara por quererme, leerme y corregirme y a mi buen amigo José Luis porque si su padre no se llamase «Alipio» yo hubiese titulado el relato Alicio en el País de los Maravillosos Móviles Inteligentes, y no hubiese sido lo mismo.

Gracias, lector, por leernos a los aficionados de la escritura, por alimentar con tus pupilas nuestros sueños.

Carolina Inés Mariano

Carolina Inés Mariano

Buenos Aires  (Argentina)

237- Los ojos viejos. Por Tatu

Nací en la hermosa Buenos Aires (Argentina) hace 39 años. Soy esposa, madre de dos niñas, profesora de educación física y arqueóloga. Actualmente vivo en la cuidad de Olavarría e investigo sobre temas relacionados con la gestión del Patrimonio Arqueológico en una universidad. Disfruto mucho de escribir, porque es como una ventana por donde sale aquello que necesita salir sin que yo me esté dando cuenta del todo. Me entusiasma, además, que a otros pueda gustarle lo que escribo, por eso las premiaciones me alientan a participar de este tipo de certámenes. Muchas gracias por esta caricia y saludos cordiales a quienes han seleccionado nuestros trabajos.

 

 Florencia Leonora Caliendo

 Florencia Leonora Caliendo

Colonia Escandón (México)

238- El estanque. Por Luna

El impulso de escribir llegó con la adolescencia, tal vez porque en esa época a uno le sobran y lo desbordan preguntas y cuestionamientos, tragedias inexistentes, dolores desgarradores y un miedo atroz a ese mundo que inevitablemente se vislumbra en el horizonte: la adultez. Pero como siempre, el tiempo todo lo cura, o al menos nos demuestra que se puede seguir viviendo.

En ese entonces, los escritos eran oscuros y fatalistas, o intentaban expresar la propia búsqueda de identidad. En esos tiempos, uno tenía tiempo para dejar volar la imaginación, viendo a través de una ventanilla, camino de la escuela. Cuando uno cree que se dedicará a otra cosa, sin darse cuenta que todo apunta en otra dirección. Después vino el cambio inevitable de carrera: dejar biología para inscribirme en comunicación; participar en programas de radio del barrio, hacer talleres literarios, profundizar en el mundo de la expresión.

El relato que compartí con ustedes en esta ocasión viene de esa época. La primera versión de “El estanque” la escribí cuando tenía 20 años, sin imaginar que el tiempo me traería a México desde Argentina. En los últimos años ha sufrido varias modificaciones, ninguna radical, pero sí el pulido de pequeños detalles que intentan esclarecer las imágenes, hacer de este cuento una historia vívida, tal como la pensé después de haber leído Axolotl, de Julio Cortázar.

Ahora, 17 años después -con once residiendo en México-, quise dar a conocer este cuento a un público fuera de las fronteras de la familia y los amigos, y éste me pareció el espacio idóneo, capaz de albergar todo tipo de proyectos, con el ánimo de compartir y comentar, elementos indispensables para crecer como escritores y como personas.

Hoy la comunicación organizacional es mi pan de cada día, al igual que la docencia -a las cuales amo-; la lectura es el refugio que libera de las preocupaciones diarias y escribir es el lujo de producir una perla, capa tras capa, hasta obtener una superficie lisa, tornasolada y brillante, donde reflejarse.

María Jesús Lombraña Ruiz

María Jesús Lombraña Ruiz

Canduela – Palencia (España)

143- Cincuenta Años, cinco minutos. Por Juana Lomas

El gusto por escribir me vino de niña. Mis padres, humildes y sin estudios, trabajaban como mulas, pero mi madre nunca olvidaba dejar debajo de mi almohada, antes de irse, un cuento que me entretuviera las mañanas que pasaba sola. Primero fueron Grimm, Andersen y Perrault, después los tebeos de la época, y a continuación los libros de Enid Blyton. Leer se convirtió en algo de lo que no podía prescindir y con esa necesidad vinieron las mismas ganas enérgicas y apasionadas de escribir algo que fuera como lo que leía, y así pasé un montón de horas de mi infancia garabateando historias con letra redondilla en cuadernos de páginas cuadriculadas.

Gané mi primer certamen literario a los catorce años. Lo convocaba una caja de ahorros. El tema, como no podía ser de otro modo, era el ahorro, y a los tres ganadores nos abrieron una cartilla en esa misma caja con 5.000 pesetas y fuimos a la radio a leer nuestros trabajos. Escuchando a los otros dos ganadores, me quedé boquiabierta de lo bien que juntaban las palabras, de la belleza de las frases y lo hipnótico del estilo. Exactamente lo mismo que me ha pasado con muchas de las historias de este certamen.

Ahí me detuve. La realidad se fue imponiendo con sus exigencias y acabé dedicándome a una profesión de las que publican en el BOE y mi lenguaje se volvió técnico y ponderado. Sólo de vez en cuando escribía algún relato, letras para las canciones que componía mi novio, y tenía en proyecto una novela que nunca llegué a escribir. Y eso era todo.

Pero entonces, el novio de las canciones, ahora mi marido, me propuso remover nuestra vida de arriba abajo. Dejamos la ciudad donde vivíamos (Girona), tuvimos un hijo, y con él en brazos, nos mudamos a una aldea de la montaña palentina de escasos veinte habitantes. Tenemos un huerto, cortamos leña, vemos crecer a nuestro hijo y vivimos al ritmo del paso de las estaciones. Y en estos dos últimos años las ganas de escribir me han vuelto con la misma intensidad que cuando era una cría y en horas arañadas a la siesta han ido saliendo relatos, todavía algo oscuros, que han ganado el certamen convocado en Aguilar de Campoo y han quedado finalistas en otros concursos, en Madrid y en Miami, y uno de ellos, un relato erótico, ha vuelto a casa publicado en un libro llamado “Los cuerpos del deseo”. Pero ha sido en este certamen donde me ha maravillado encontrar un espacio para compartir y donde he seguido quedándome con la boca abierta cada vez que una frase o una historia me ha tocado el alma.

Elena Marqués Núñez 

Elena Marqués Núñez

Sevilla   (España)

249- La invisibilidad de Blanca. Por Lotte Goodwin

Me presento.

Mi nombre es Elena Marqués y nací en Sevilla, hace ya más de cuarenta años (uf), y escribo desde siempre como el método más útil que conozco para conjurar los desperfectos de la realidad.

Soñadora por naturaleza, poetisa por vocación, música frustrada y correctora de textos porque con algo hay que ganarse la vida, descubrí de repente que las tardes pasaban más amables sumergida en mis propios argumentos (no desprecio los de los demás, Dios me libre), inventando historias peregrinas de finales insospechados, recorriendo caminos tortuosos por el mero placer de viajar y propiciar algún que otro encuentro afortunado.

Como este encuentro de hoy con el resto de participantes del concurso, con cuyas historias y comentarios he disfrutado de lo lindo.

Es la tercera vez que participo en el certamen de Canal Literatura y he tenido la suerte de quedar finalista en las dos modalidades. Eso me anima a pensar que no lo hago del todo mal. De hecho, pasito a paso me he labrado un currículum del que voy a presumir porque hoy, precisamente, he tenido un día para olvidar. Casi mejor será reinventarlo para una próxima ocasión.

Os diré que en estos dos últimos años y medio he ganado algunos concursos de relatos (Paso del Estrecho 2010, San Jorge de Madrigueras 2011, Ciudad de Huesca 2011, Concha de Luz 2012…); he publicado en diversas antologías, sobre todo con Ediciones Irreverentes y M.A.R. Editor; y me he lanzado a participar en la revista digital Raíces de papel, a cuya lectura os convoco porque estoy segura de que os será de mucho provecho.

Pero he de confesar que de lo que estoy más orgullosa es de mi primera novelita (espero que no sea la última), que presenté en noviembre en mi ciudad, El último discurso del General Santibáñez, que también os recomiendo, porque quién mejor que yo para hacerle propaganda.

Ese es más o menos mi recorrido.

Sé que alguno habrá quedado decepcionado pensando que iba a decir que mi mayor orgullo eran mis dos criaturas adolescentes. No soy mala madre, de verdad, ellas son lo más importante de mi vida; pero las pequeñas obras que escribo tienen también mucho de criaturas paridas con más o menos dolor, y, como ellas, me dan mis alegrías y mis disgustos, en proporciones distintas según la época del año y los ánimos que tenga al enfrentarlas.

En fin, nada más. Encantada de conoceros y a vuestra disposición.

Un abrazo.

Lotte Goodwin

José Luis García Teijeiro

José Luis García Teijeiro

La Coruña (España)

70- Ojos de tigre. Por Sacha

Recuerdo que Domingo Ortega, un torero sabio y austero,  entendía el arte de torear como el de engañar al toro sin mentirle. No hablaba de  valor, sino de  engaño. El valor forma parte del oficio de torear; pero el arte de torear es sólo eso: honestidad y engaño.

¿Y la literatura? ¿Acaso no es sólo seducción y, por tanto, engaño? Josep Plá cuenta en El cuaderno gris que durante su aprendizaje se proveía de cuartillas y lápiz y salía dispuesto a tomar apuntes del natural. Igual que un pintor. Sin historias que contar, aprendía a contar lo que veía. Más aún, lo que miraba. Y aspiraba a reproducir en el  futuro  lector la impresión que esa contemplación le sugería. Es decir, Plá, que ya sabía escribir, estaba aprendiendo a ser escritor; o, lo que es lo mismo, a engañar al lector sin mentirle.

Bendito engaño el que proporciona la seducción ¿Valdría la pena vivir sin él?

Hablemos ahora de mí. Digamos que he alcanzado ya la edad que los escritores del XIX calificaban de provecta. Que tuve mujer y tengo hijos. Que me gusta el camino y la posada. Durante el otoño y el invierno, leo, veo películas y escribo, mis grandes aficiones, pero apenas se anuncia la primavera comprendo, como el Ismael de Moby Dick, que ha llegado la hora de hacer el petate y lanzarse al camino. Entonces lo dejo todo y me voy (las fotos que os envío están tomadas durante una de esas peregrinaciones).

Por ese motivo no podré acompañaros en Murcia, pero prometo seguir la entrega de los premios.

Ha sido una experiencia muy enriquecedora.

Buen camino.

 

Bárbara Sanchiz Cameselle

Bárbara Sanchiz Cameselle

Madrid (España)

180- Jazz, swing, jazz. Por Fanny Prices

Soy Bárbara, Babi, me llaman los amigos. Suelo levantarme al amanecer y tecleo un poco antes de que los rayos de sol incidan tanto sobre la pantalla que me recuerden que la tengo que limpiar. Es cuando me hago el café y, entre sorbo y sorbo, miro por la ventana cómo el mendigo del casco verde hace pis en el gran árbol que hay enfrente y cómo los encorbatados que pasan cerca de él corren hacia el metro. Decido que no me gusta. Ni que el mendigo tenga que hacer pis en un árbol ni que la gente tenga que correr tan pronto para ir a trabajar. Vuelvo al ordenador y lo escribo. Tecleo pensando la suerte que tengo por no ser de los que tienen que utilizar los árboles o de los que tienen que correr. Antes yo también tenía que fichar en la ingeniería y ahora tecleo sabiendo que puede llegar la mañana en la que solo me queden los árboles como única opción, cuando con las clases particulares de matemáticas que doy por las tardes no consiga el dinero suficiente. Pero no me importa, hasta que llegue ese día apuro el tiempo para teclear. A veces me salen cuentos, pero casi siempre rabio porque lo que escribo podría estar mejor, la metáfora no es la idónea o porque no sé dónde demonios es más adecuado colocar la coma para hacer la pausa. Pero yo insisto, siempre insisto. Sé que escribir es una carrera larga, mucho más difícil que una ingeniería y definitivamente más incierta. Nada me asegura llegar a buen puerto, nada me asegura no acabar siendo el mendigo del casco verde o que lo que deseo contar interese. Solo sé que tengo un millón de historias en la cabeza, que hasta que no las plasmo sobre el papel me ahogan como si tuviera una soga apretando mi cuello que no me permite respirar. Así que las escribo para que no se queden dentro y me maten. Los que me conocen, preocupados, dicen que estoy loca por haber abandonado la ingeniería y malvivir con las clases de matemáticas, que lo de teclear no es más que una obstinación estúpida, una cabezonería que me ha dado. Es posible que lo sea, no les digo que no. Lo que les digo es que ya no hay retorno, que no traten de convencerme, que esto es lo que hay. Porque esta locura de escribir en el fondo para mí tiene una explicación coherente, científica y de lo más simple: es pura necesidad.

Manuel Brescané Muñoz

Manuel Brescané Muñoz

Murcia (España)

220- A pleno vuelo sin alas. Por Mario Montes

Disculpen que tras esta apostilla les hable de mí tercera persona, pero no me atrevo a dirigirme a ustedes de otra manera. Un fuerte abrazo a toda la comunidad del Canal Literatura.

Manuel Brescané Muñoz nació en Utiel, Valencia (España), el 23 de julio de 1964. Su infancia transcurre entre Requena, Madrid y Valencia para instalarse, definitivamente, en Murcia en 1976. A la edad de 16 años comienza a escribir poemas que más tarde serán recogidos en un libro titulado: “Mis poemas vividos”. Estudió Formación Profesional de 2º grado de la rama Administrativa y otros cursos de informática y secretariado de dirección. En Escritura Creativa ha asistido a diversos talleres, desde el año 2007, con la escritora Lola López Mondéjar; con Ramón Alcaraz García (El desván de la memoria) y, actualmente, con el escritor y poeta Álvaro Perdigón Delgado. En la actualidad cursa Grado en Lengua y Literaturas Españolas en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Durante años colaboró con la revista “Mi Pueblo” editada en la pedanía murciana de Los Dolores. En el año 2003 escribió en dicha revista un monográfico titulado “Los Dolores, su historia”, a la vez que recopiló y expuso más de 300 fotografías con la historia gráfica de la pedanía. Con el título “Peña Huertana El Mortero” publica en 2006 una obra que recogía los 25 años de anécdotas e historia del grupo folclórico. En 2011 participa como poeta invitado a la I Gala Benéfica por la Fibrosis Quística de San Pedro del Pinatar (Murcia) y en ese mismo año gana el Premio Especial Tras las Huellas de Ibn Arabi, en la categoría de imágenes, de la Asociación Canal Literatura.

Rafael Gómez Ruiz

Elda-Alicante (España)

217-Caro data vermibus. Por Alexander Bürgameister

Rafael Gómez-Ruiz es un pianista y escritor alicantino nacido en 1989.

Ha escrito diversos relatos de género policíaco, de intriga o de terror. En su relato Caro data vermibus se incluye un breve guiño a la filóloga Sylvia Grossinsky, como muestra de agradecimiento y amistad. Grossinsky no es una ocultista, como se menciona en el relato, sino en realidad, una investigadora de la figura de Oscar Wilde que publicará próximamente una edición comentada de La importancia de llamarse Ernesto. Rafael Gómez ha colaborado en dicha edición con un prólogo titulado Wilde en la cárcel de Reading, en el que se analiza la trascendencia del personaje de Lady Augusta Bracknell en el microcosmos wildeano.

Actualmente, Rafael Gómez se encuentra escribiendo su primera novela, que podría terminar a finales de 2013.

Como pianista, Rafael Gómez estudió en el Real Conservatorio Superior de Madrid. Tras finalizar los estudios conducentes a la obtención del título de Grado Superior con las máximas calificaciones, completó un postgrado en el Centro Superior de Enseñanza Musical Katarina Gurska de Madrid con la profesora y pianista georgiana Nino Kereselidze. Actualmente, realiza un máster en interpretación solista de piano en Rostock (Alemania) bajo la dirección de Bernd Zack. Combina sus estudios con recitales y conciertos de música de cámara.

Es miembro académico de la Muy Ilustre Academia de Música Valenciana, que se ocupa de difundir y promover la  música y la lengua valencianas.

Rafael Gómez ha actuado en salas como el Palau de la Música de Valencia o el Auditorio Nacional de Madrid, entre otras, en recitales o como solista acompañado por orquesta. Ha sido premiado en diversos concursos de piano nacionales e internacionales.

Su repertorio abarca diferentes estilos, desde Bach o Scarlatti hasta la música contemporánea.

Laura Cabedo Cabo

Laura Cabedo Cabo

240- El último. Por Metafastro

Valencia (España)

Bueno, pues ya es hora de salir del armario. Confieso que yo también quise ser un hombre.

Asistente Social, trabajadora de la Administración Pública Valenciana y madre de dos niñas mellizas. Muchos días ni me peino, pero en cuanto me descuido se abre esa pequeña puerta entre dos mundos por la que se cuelan enjambres de palabras. Sólo consigo cazar algunas y coserlas al papel, en un intento de aprisionar ese líquido brillante y fugaz que es la propia vida, en un esfuerzo constante por competir con la belleza, haciendo como que no sé nada de lo imposible. Así, la mayoría de las veces, escribo en el aire, en el metro, en la madrugada…

Metafastro fue mi padre y mi maestro y os lo cuento porque es una parte muy importante de mi currículum. Nació en 1922 y la guerra no le permitió estudiar, pero desde joven fue un autodidacta pintor, pensador y poeta. No le recuerdo sano, una larga enfermedad pulmonar le postró en casa durante casi 12 años y le ayudó a saber de filosofía, metafísica, sociología, literatura y poética, tanto como cualquier catedrático. Cuando yo volvía del colegio me presentaba personajes tan dispares como Heidegger, Lorca, Poe, Chéjov, Descartes, Onetti, Leibniz, Nietzsche …que siempre acababan discutiendo y fumando como cosacos en aquella habitación llena de libros manoseados, bajo las dulces cadencias del lunfardo evocador de Gardel. Mientras, me dictaba pensamientos para un volumen de metafísica que intentaba escribir, haciéndome sentir partícipe importante de aquellas tertulias. Con ellos me crié y con aquel primitivo Google que eran las Selecciones del Reader’s Digest.

Casi me convenció para no estudiar pues podía enseñarme la esencia de la vida como los maestros de la antigua Grecia. Ojalá hubiésemos vivido en aquella época. Lo único que quedó de él son capítulos inconexos escritos con mi letra de niña y con aquella vieja Olivetti que tenía la “a” torcida.

Después, tardé mucho tiempo en darme cuenta de que la belleza seguía estando ahí, y que me había entregado el secreto para percibirla de una manera especial con mis propios ojos. Hoy, tras pasar por la Universidad y cuando ya he consumido casi media vida estudiando a otros, comprendo que tenía razón. Lo que me enseñó ha resultado ser lo más importante que he aprendido jamás. Disculpadme, pero no puedo obviar su figura y me emociona ver que la vida a veces es como un relato breve.

La facultad de crear llega a través de las pequeñas cosas y de nuestra predisposición a indagar en su interior. Puede surgir en cualquier choza, eso os lo constato porque en mis prácticas de Trabajo Social, encontré grandes artistas descalzos que me motivaron con su pugna entre desesperanza e inspiración. Indigentes que se abrían como una flor y seguían desplegándose y creándose dentro ti, si sabías escucharles.

Para mí escribir constituye una celebración de la vida, un triunfo sobre los insectos de plata. Mis hijas dicen que me gusta como si jugara con muñecas. Es una necesidad que me torna libre y desde hace tres años, cuando empecé a presentarme a algunos concursos, también me hace feliz, porque he descubierto que puedo trazar puentes entre mis utopías y las del lector. Como diría Benedetti “puentes indestructibles de palabras”.

Soy consciente que ser escritor requiere valor y tiempo, de momento preparo cuentos cortos y un poemario. No sé si algún día podré volver a ese libro que quedó parado hace casi treinta años, pero lo importante será haber tenido su energía audaz en las venas. Haber disfrutado del efecto que esta pasión produce en mi propio sentido del mundo y en mí misma.

He ganado varios concursos locales de poesía y relato. El primer premio del Certamen internacional de Microrrelatos “1111 caracteres” de la revista The Cool News, primer premio de “Glosas para el Distercio” de la Rioja, del cual guardo un grato recuerdo. Accésit de cuentos “Los hermanos” de Aldeas Infantiles, premio Seducción Ambiental “Leyendas de la Albufera”, finalista en el certamen de relatos sociales Fundación El Compromiso y recientemente segundo premio en el “Certámen de cartas de Amor Antonio Villalba 2013” de la Escuela de Escritores. Me han publicado algo en antologías como la Cesta de las Palabras y Vivencias Orola. Todos han sido para mí importantes y merecedores de recuerdo porque estaban organizados por personas con una tremenda ilusión.

Me hubiera gustado tomar unos vinos en la Bodega charlando de gramática con los Napoleones y burlarme de nuestros nombres de mujer con la Asesina, haberme subido a todos los Carruseles, poner alas a esas Larvas dormidas, haber besado a Hóskar y que mi Bécquer hubiera fabricado anáforas con su homónimo y con Tenorio, regar el Bonsái florido con la ternura de Lamari y tantos otros. Gracias a todos. Ha sido lo mejor de este concurso, aquello que lo hace diferente, como compartir un paraguas bajo el que bailar juntos mientras llueve. Pero no creáis que me lo he perdido, porque he escuchado los relatos, he fisgoneado los comentarios, me he divertido y aprendido mucho de ellos, aunque siempre a horas intempestivas y asesinando del todo a mi propio Morfeo.

A mi marido y a esa enciclopedia en dos tomos que escribimos juntos cada día, les pido que me perdonen por no haber conseguido aprobar todavía el Master “Literatura y ubicuidad”.

En el futuro espero poder transmitir esta llave valiosa, esta herencia intensa, tal vez sofisma o pasadizo. Porque somos algo más que una posibilidad, porque hay que hacer la vida inteligible, y porque nadie sabe el infinito valor que puede tener una sola palabra, escrita por unas manos nuevas.

Suerte a todos los creadores.

Manuel de Mágina

Jaén (España)

188- Yogur de vainilla. Por Thomas Guhó

Siento decepcionaros: no soy Edgar Allan Poe, que ha vuelto del más allá para daros un susto de muerte (¡que eso es lo que de verdad le gustaba!). Me llamo Manuel y vivo en una aldea perdida del valle del Guadalquivir, en la provincia de Jaén. Y no, para ser honesto he de deciros que mi relato no está inspirado por ese gran maestro de la literatura universal, sino por otro, precisamente aquel cuyo nombre escogió mi ya muy querido (¿cómo no?) Ángel Guardiola para esta edición: Lovecraft. Y por pura casualidad, porque no soy lector de Lovecraft (H.P.) en especial (que por cierto, verle la cara a este hombre ya debía ser de por sí una cosa terrorífica; se comprende que se dedicara a ello), ni de Poe, ni de otros que hicieron un verdadero arte de la literatura fantástica y de terror. Más que nada, con ser yo un mero aficionado, porque no me interesa mucho ese tipo de literatura; que me muevo, cuando hago algo, por derroteros muy distintos. En fin, que no soy más que un novato en esto, pero que me ha encantado participar en este certamen, que lo he pasado de maravilla y que lo agradezco a quienes lo han hecho posible.

Claudia  Andrea Holtzeker Fontes

 

Claudia  Andrea Holtzeker Fontes

Santa Cruz de Tenerife (España)

111- La respuesta. Por Sol

Habrá que cortar amarras y decir algo.

Escribo porque tengo algo que contar y por lo general el mar o los hombres de mar están presentes. ¿La razón de ello? Se la debo a un queridisimo amigo y escritor que me sumergió en el mundo de la marinería a través de un relato de terror.

Integro un pequeño grupo de juntaletras de donde nació “El corral de las palabras”. Intentamos pasar un buen rato compartiendo nuestras experiencias, cambios de opinión, correcciones de todo tipo, propuestas de temas, en fin, un mágico sitio donde colaboramos para crecer y ser mejores. Donde escribir se transforma en transmitir aquello por lo que sentimos pasión.

Abe, Cris, Croqui, Fini, M&M, Raúl y Reené lo integran, creo que sin ellos hago aguas. Es un honor y un placer pertenecer a su mundo.

Buenos vientos y buen arribo a todos los participantes de este concurso. Ha sido una gran aventura.

Laura Sánchez Abad

Laura Sánchez Abad

Barcelona (España)

33- La ansiedad de la larva. Por Nairobi

Nací en Barcelona un 7 de septiembre del último cuarto del s. xx. Me crié en una casa llena de libros, discos de vinilo y hermanos (gracias infinitas, mater y pater) y, desde bien pequeña, la imaginación empezó a viajar por su cuenta. Fui leyendo, cantando y viviendo hasta que un día me puse a escribir. Confieso que intenté componer algunas canciones, pero vi que se me daba tan mal que preferí dedicarme a escuchar la música de otros y seguir el camino de las palabras. Empecé a estudiar Filología Alemana en la Complutense de Madrid, donde colaboraba con la revista universitaria Germania. Un año más tarde me trasladé a Traducción e Interpretación y, allí, gané mi primer premio literario (gracias, Irene, por obligarme a participar). Desde entonces ha llovido bastante y, entre lluvia y lluvia, he tenido la gran suerte de que me hayan seleccionado cinco cuentos que se han publicado en antologías colectivas (a saber, Cuentos diVersos, Cachitos de amor, Bocados sabrosos II, Cuentamínate y #Relato Breve 2).

En los dos últimos años he asistido a diversos talleres de escritura creativa, relato y microrrelato para seguir aprendiendo este bendito oficio del que dudo que me canse nunca. Y hace exactamente un año nació el germen para escribir La ansiedad de la larva, que fue sufriendo varias metamorfosis y múltiples reescrituras hasta convertirse en esta extraña mariposa que es hoy y con la que me he atrevido a participar, por primera vez, en este certamen tan interactivo y, por lo tanto, enriquecedor.

Actualmente, estoy trabajando junto a otros cuatro escritores-amigos en un libro de relatos que, con suerte, verá la luz bajo el amparo de la autoedición a principios de verano. Y hasta que sea posible vivir del cuento, aunque sea en otra vida (soñar, de momento, sigue siendo gratis, así que gritemos un «¡Ojalá!» mecidos por la música de Silvio), sobrevivo trabajando como traductora y correctora autónoma. Después, por las noches, me pongo el traje de superheroína (o de supervillana, según sea el ánimo de las musas) y me convierto en microescritora en todos los ratos libres que consigo robarle al sueño.

Gracias a Canal Literatura por la oportunidad que brindáis a los anónimos del mundo, por la visibilidad que le dais a nuestros pequeños relatos y por el amago de infarto que sufrí el otro día al descubrir que me hallaba entre los finalistas. Y, sobre todo, gracias a los lectores, que hacéis que nuestros cuentos existan y perduren en algún rincón de vuestra memoria.

¡Suerte a todos, compañeros!

Miguel Abril Martí

Granada (España)

127- Solo en el frente. Por Maurice Kraft

Ficha policial:

 Nombre: Miguel
Apellidos: Abril Martí
Alias: Maurice Kraft
Estatura: 1.89 m
Complexión: atlética
Cabello: dorado
Ojos: color caramelo
Fecha de nacimiento: 02-10-1969. Tiene, por tanto, entre cuarenta y cuarenta y cinco años (debido al cambio de siglo la edad exacta es difícil de calcular).
Lugar de nacimiento: Granada (España)
Expediente: 29A3602

Miguel Abril

Se trata de un individuo peligroso, si bien no violento. De hecho, nunca ha empuñado un arma de fuego, salvo en el servicio militar, y sólo en contadas ocasiones un arma blanca, para cortar jamón. Esgrime, sin embargo, un arma  mucho más afilada: el poder de la palabra. Sufre de un trastorno traumático denominado verborragia crónica, síndrome de Fidel Castro o, en términos coloquiales, capacidad de enrollamiento, cuyo síntoma más acusado es una fantasía desbordante que lo lleva a sumergirse en mundos irreales. El mayor peligro que entraña es su capacidad para arrastrar a los mundos que crea a todo aquel que se encuentre en su entorno próximo, desconectándolos de la realidad inmediata para llevarlos a vivir historias ficticias. La prueba más evidente es la ficha policial adjunta, en la que claramente el individuo bajo estudio manipuló al comisario Chinchilla para hacerle ver que medía 1.89, cuando, como puede verse en la fotografía, no alcanza los 175 centímetros. Asimismo consta en el campo ‘complexión’ el término ‘atlética’, a pesar de que el sujeto es más bien delgado de hombros, de pecho estrecho y con una ligera barriga cervecera. Por no hablar de lo del cabello dorado y los ojos color caramelo: tiene el pelo castaño tirando a moreno y sus ojos son de color marrón, del de toda la vida.

                A pesar de su peligrosa afición a inventar, ninguna de sus historias ha sido publicada hasta ahora. Ha recibido algún premio menor, de los cuales el 66% (es decir, dos de tres) fueron convocados en la provincia de Zaragoza, extraña circunstancia que está siendo investigada por departamentos policiales de todo el mundo. El tercer y último galardón que recibió fue un premio a la carta de la semana de un suplemento dominical, por el cual le fue entregada una pluma de plata que el individuo, sin embargo, no ha conseguido abrir después de tres años. La razón, según sus propias palabras, es que ‘el capuchón está muy duro’. Este detalle dice mucho acerca de su limitada destreza manual, que por otra parte resulta bastante chocante teniendo en cuenta su ocupación actual: el sujeto bajo estudio es ingeniero electrónico en un instituto de astrofísica, lo cual hace al abajo firmante albergar serias dudas sobre la capacidad tecnológica española para llegar a Marte en un futuro próximo.

                El individuo sufre de otros trastornos psicóticos, como un extremadamente lento desarrollo mental. En el momento de redactar este informe su edad física es de cuarenta y tres años (parece que los psiquiatras tenemos una capacidad de cálculo superior a la de los comisarios), mientras que su edad mental no supera los once. Esta circunstancia es fácilmente demostrable mediante un sencillo experimento: basta soltar un balón cerca del individuo para que él corra detrás, sin detenerse hasta conseguir darle una patada.

Todos los trastornos que sufre se ven peligrosamente reforzados por los lúgubres ambientes que el individuo frecuenta, entre los que destacan algunos foros de discusión en Internet con nombres engañosos como Canal Literatura o el Corral de las Palabras. En ellos sus inclinaciones psicóticas se retroalimentan con las de otros sujetos que, como él, sufren trastornos de doble personalidad y esconden sus verdaderas identidades al amparo de absurdos nombres falsos como Agatha, Bonsái, Crocop, Dies Irae, Isótopo, Sol o Yaguareté (seudónimo este último que, quién lo iba a decir, es el nombre de un felino, no de un postre lácteo). Nuestro consejo es que se erradiquen estas actitudes conspiratorias y que se cierren estos foros antes de que las comunidades virtuales se conviertan en sectas y sea demasiado tarde. Y en mis más íntimas oraciones, yo ruego a Dios para que el individuo bajo estudio nunca consiga abrir su pluma de plata. Nadie sabe lo que sería capaz de hacer con ella.

Firmado: doctor Vallecillos

 

 

 

Firmado: doctor Vallecillos

Luis Felipe Valencia Tamayo

Manizales (Colombia)

242- Las solteras. Por La Vieja Ifigenia

Paso mis días como un náufrago entre mares inabarcables de libros, música y películas. Si ya de por sí un solo universo de ellos basta para quedarse prendado, ¡qué decir de los tres juntos! De acuerdo al cristal con el que lo miro: la diversión está garantizada para los días que van y vienen mientras los vientos de la existencia agitan de vez en cuando las velas. Tal vez por esa misma pasión, usualmente se despierta en mí el deseo de contar historias. No las llamo del todo mías porque hacen parte de un territorio que no logro aún comprender muy bien que es el de la imaginación, a la par que se nutren de lo que escucho y observo en la vida cotidiana. Además, ¿cuántas veces no ocurre que las ideas que se nos escapan las encontramos mejor plasmadas en páginas de otras plumas?, ¿cuántas veces al leer no hallamos mejor dicho lo que creíamos podíamos decir ya con toda propiedad?

En medio de estas diversiones, condimentos para una vida simple, suelo dármelas de capitán de un barco en el que también me gusta llevar a naufragar a una tripulación que coloquialmente se conoce como estudiantes. Sumergirme junto a ellos en los mares del conocimiento, de lo que otros han pensado y escrito, de lo que hombres de todas las épocas y culturas han definido como arte y ciencia, es una de las formas más nobles de zambullirse y nadar en las aguas profundas de lo que levemente conocemos del universo y del hombre.

Como profesor paso de un aula a otra en la Universidad de Manizales, en una ciudad encumbrada en las montañas colombianas, a unos pasos de los nevados y a otro tanto de los valles. Como escritor y lector, paso también mis días sobre una mesa, como un sastre que todos los días encuentra hilos nuevos para los ropajes con los que enfrenta el absurdo de la existencia y hasta de la moda.

Con las historias no pretendo otra cosa que encauzar precisamente lo que no tiene cauce definido, la vida misma y sus misterios. Las palabras se enfrentan a ellos para dar una batalla sin tregua e inigualable. Como tal, que ahora un relato mío haga parte de la serie final seleccionada por el jurado del certamen de narrativa breve Canal significa que algunos lectores se unen a mis filas en mi modo de enfrentar los aburrimientos de la cotidianidad. A veces pasa, otras veces nadie se anima a darnos un espaldarazo. Mas eso solo quiere decir que por un momento nos quedamos solos. Lo cierto es que esa es la gran certeza, la dúctil soledad, y que de ella parte el humor y la burla para seguir deshaciendo en historias lo que solo los hombres nos atrevemos a contar.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (8 votes cast)
Finalistas, 9.5 out of 10 based on 8 ratings

41 Comentarios a “Finalistas”

  1. nuak dice:

    Pigmailión, el verdadero premio es que nos lean, del 1 al 265. A mi nivel al menos la mayor alegría es que alguien que no conozco se lea mi relato y le guste. Hubiese querido leerme todos, pero me ha sido imposible, el whatsapp y twitter me dejan sin tiempo. Tampoco negaré que a nadie le amarga un dulce, y la final es dulce. Y, un premio, “miel”, como dicen en mi pueblo.
    Enhorabuena a todos los que habéis cosechado lectores y suerte a los compañeros de la recta final.

  2. nuak dice:

    Felicidades a los poetas finalistas,
    en particular a Elena por su doblete prosaico-poético,
    una artista
    (yo con la poesía comencé y terminé con unas glosas desastrosas del Distercio,
    debieron notar que antes que vino, prefiero un tercio… por cierto: enhorabuena, Laura)

  3. Bonsái dice:

    Para los finalistas mi reverencia!!! A los que lleven los premios mis felicitaciones!!!
    A quienes hemos participado con nuestros cuentos, pese a no ser elegidos, pues también alcemos nuestras copas para brindar por un encuentro de buenos escritores. He leído vuestros relatos y me he sentido gratificada con ello.
    En resumen:
    Felicidades a todos… a los escritores, a los lectores, a los que se molestaron en comentar, a los que votaron, a los organizadores, al jurado, a los robots….
    Y buena vida!!!!

  4. Edgar Alan Bécquer dice:

    Un cordial saludo para todos y mi más sincera enhorabuena.

    Mucha suerte para el tramo final del certamen

  5. Crocop dice:

    ¡Enhorabuena a todos! Muchas gracias a Sol por acordarse de mí. En cuanto a ese individuo de aspecto intimidante que responde al apodo de Maurice Craft, no le conozco de nada, debe referirse a otro Crocop (y si cuela, cuela).
    Enhorabuena a de nuevo a todos los finalistas.

  6. YAGUARETE dice:

    Acudo tembloroso a dejar mi comentario, más que necesario agradecido a quienes, sin mérito alguno mio, dejan deslizar mi pseudónimo de felino del alto Paraná, Y eso gracias a la recomendación de Dias Irae de que me tomase la pastilla (que cruel es esta condesa venida a más). Formo parte de ese grupo corporativo, tribal, enajenador de voluntades que hemos dado en llamar “Corral de las palabras”. Alguno pensará, si quiere darle algún interés a lo que escribo, que es una especie de homenaje a los antiguos corrales de comedias; no, nada de eso, se trata de verdad de un corral, donde picotean las gallinas y desde el que una mafiosa italiana le roba la señal de wi-fi a su cuñada, que vive al lado. Quiero felicitar a todos (sin puntos y aparte, así parece más corto)por su participación, por su interés en jugar a ser escritores y por serlo, publiquen o no sus obras. Este certamen –desconozco los anteriores– ha tenido por lo general un altísimo nivel (Cómo no habeis leído mi relato, me permito el lujo de juzgaros). También en líneas generales se aprecia un buen tono cortés y, a veces, de humor, en los comentarios; tampoco ha sobrado algún que otro “comentarista destacado” metiendo su pezuña en la ortografía de los otros, dándoselas de listo y de emal educado. Mi felicitación especial a la mendozina-tinerfeña Claudia (por su apellido descendiente directa de Bismarck) y al científico Miguel, el nazarí que me debe una explicación sobre las propiedades elípticas de la pelota, ambos finalistas del certamen. Acabo de leer un comentario sobre el último finalista en aparecer, el profesor colombiano, del que el comentarista previene sobre las posibles puyas de los pertenecientes al “Corral”. ¿De donde sacaste vos semejante cuestionamiento? A los que escribimos y nos divertimos con ello, nos importa un reviro (comida típica misionera)como vayan vestidas las personas y tu profesor, por cierto, sale muy elegante, pero si saliera con bermudas y sandalias, tambien sería juzgado por su talento. Y para no ser menos que mis compañeros del corral, mi recuerdo y saludos a todos los miembros del mismo y en especial a los nuevos, a los recien incorporados: Asesino, Pigmalión, Lamari… y hay alguno más que no me sale. La pastilla dejó de hacer su efecto.

  7. Pigmalión dice:

    A los quince finalistas:

    Enhorabuena. Y recordad que, aunque no consigáis ni el primero, ni el segundo y, ni
    siquiera, el tercero, llegar donde habéis llegado ya es un premio.

  8. Bonsái dice:

    Sol:
    Un relato magnífico!!!
    No ha nombrado ni una palabra sobre su extenso currículum. Bueno… si ella no quiere decirlo… tampoco soy dueña de hacerlo yo. Pero reclamo a Canal Literatura un premio especial a la humidad para Sol!!!!
    Un fuerte abrazo y besos en las mejillas.

  9. Irene dice:

    Una excepcional lista de finalistas. Enhorabuena a todos por vuestros maravillosos relatos. Sé lo que se siente porque una vez tuve la suerte de llegar a formar parte de una, pero este año el nivel ha sido altísimo, así que lo intentaremos el año que viene otra vez.
    Os seguiré en la retrasmisión en directo.
    Suerte a todos y un abrazo desde Alemania.

  10. Tomás dice:

    Un profesor el último finalista en aparecer, no podía ser de otra forma, para que estos pobres estudiantes tengamos palabras como estas:” Sumergirme junto a ellos en los mares del conocimiento” y de repente es como si te apeteciera pegarte un chapuzón.
    Espero que los del Corral no te acribillen por esta foto tan bonita y por llevar traje de chaqueta. A mi me gusta y esta vez voy a brindar con Lamari porque la música que ha puesto mueve, mueve…

    Ya tengo otro idolo para mi carpeta de apuntes.
    Suerte Profesor.

  11. leforeverdelamari dice:

    Luis Felipe…

    Es una mala comparación, pero hay un coñac de gran calidad de la provincia de Huelva( España), que lleva tu nombre.

    Después de leer tu presentación, de forma sosegada, porque eres el farolillo que alumbra este último relato, en este penúltimo rincón del Certamen.Quiero decir y digo… que le faltaba la voz.El acento colombiano es sensual, es un acento que alarga las vocales( bueno, al menos mi compa las alarga jejeje).Es sosegado, trasmite paz y al mismo tiempo tiene una anergía, como esos vallenatos que te erizan los pelillos hasta del codo.

    Hoy estoy rumbosa porque llega el fin, no del mundo, el fin de esa lista mágnifica donde yo no he dado mi criterio, si por mí fuera…metía otra rondita de los que se han quedado “aut”.

    Tiene usted una voz muy bonita, sí no se ría, tengo una imaginación tremeda y he puesto esa presentación en labios de mi compa colombiano,pareja de baíle en los chimpumses de las despedidas, jubilaciones y comidas de navidad( chimpúm=baíle=guateque=picú=FIESTA).

    Ya que se acabó lo que se daba, voy a despedirle hasta ” Momento Murcia” con este hombre de la melena que me deja..”aut”, mira que está buexxxxxo! jejeje

    Felicidades Profe.

    http://www.youtube.com/watch?v=cU_8Ohg95Fo

    Venga a mover el esqueleto plumillas!!!, que voy pa la pista la primer, a vé quién me echa un pulso en esto!!! nadieeee!!

  12. Dies Irae dice:

    Ahí están, por fin, dos de las velas de mi barco: Sol y Maurice, Miguel y Claudia, finalistas en esta edición de Canal Literatura. Las demás las han nombrado ellos: Ágatha, Bonsái, Isótopo, Yaguareté (que se olvida alguna vez de la pastillita, como cuando mandó su relato) y nuestro Crocop, que anda liado con publicaciones y por eso no pudo presentarse.
    No importa quién gane (bueno, a ellos dos un poquito sí, una pizquirritina): a todos, enhorabuena por ser como sois: generosos, buenos, divertidos y entrañables.

    Mis velas, mis compañeros, mis amigos.

  13. Maurice Kraft dice:

    Tomás, Asesino, leforeverdelamari, Bonsái, muchísimas gracias por vuestros amables comentarios. Sois todos la mar de poéticos, en este foro se respira literatura por los cuatro costados.
    Por cierto, tengo que deciros que la cosa es más grave de lo que pensaba: no tenemos doble personalidad, como mínimo es triple. El Corral de las Palabras al que hago alusión es el mismo que cita Sol en su reseña (y Bonsái en su último comentario), y sin embargo los nombres de los participantes no coinciden. Pero es que M&M soy yo (Maurice & Miguel), y el resto de los seudónimos también corresponden a las mismas personas, aunque no revelo las relaciones para evitar desvelar identidades múltiples, no vayan a tomarla conmigo. No me extraña que nos busque la policía…

    Abrazos a todos

    Maurice

  14. fugitiva de la cárcel del tiempo dice:

    Enhorabuena a todos los finalistas! Merecedores de su puesto sin duda!
    Un abrazo

  15. Bonsái dice:

    Maurice:
    Aquí estoy sin poder parar de reírme. Cris me dio aviso de que ya habían subido tu ficha. Pero nunca mejor dicho “ficha”. Hala mi granadino saleroso!!!! Yo creo que Canal Literatura te tiene que dar un premio especial por tu presentación y desde aquí lo demando!!!!! Sí!!!
    Tengo el honor, el placer y el orgullo de integrar El Corral de las Palabras, ese maléfico lugar que debe ser cerrado para no trasportarnos a realidades no reales. Pero si todas me hacen reír tanto como esta mejor que me dejen ahí.
    Además para el público en general diré que lo de la pluma de plata es verdad. Nunca la ha podido abrir!!!!
    Reitero:
    Demando un premio especial para el humor y el buen hacer de este participante!!!!!!
    Mi querido M&M (Maurice- Miguel) vaya para ti el más fuerte de mis achuchones, un beso en cada mejilla y otro en la frente.

  16. leforeverdelamari dice:

    Si, no me importa hacerme hoy la vista, pero no voy a abandonar este barco hasta que no entre en pista el último concursante.Podía haberse esparado un poquito y haber cerrado con este broche de honor la lista de ” Los 15″.Puede que el que venga tras de usted nos regale también este derroche de simpatía, pero dudo que lo supere.
    Hoy ha sido un día de tensiones y viene estupendamente para las arterías un soplo de aire fresco.

    Qué arte mare mía de mi arma!!.Sabe qué me ha recordado?, una de esas noticias del Mundotoday pero en plan fino.

    Gracia , arte, salero hasta las uñas de los pies.Eso es manejar el vocabulario y lo demás es cuento.

    Le felicito por esta entrada, para el tema de su relato le dejo paso a otro plumilla( es que me quedado sin repertorio).

    Ole, ole y ole!!!!

  17. Asesino de Morfeo dice:

    Para Miguel.
    No, si yo sabía que algo le pasaba a ese ser extraño que hablaba, mirándole a los ojos, con un mosquito. Dicen que algo del autor siempre queda en sus escritos…No me has decepcionado.
    En cuanto a tu imagen, como la de cualquier carnet de identidad, no te hace justicia: medirás 175 cms pero eres tan alto como los volcanes a los que te gusta asomarte, tu pelo y tus ojos son marrones, como el color de la tierra y la leña que nos da calor. Leña prendida con llamaradas rojas como la lava de los más furiosos volcanes.
    Dias Irae se dejó una noche de vampiros, olvidado, un diablo en la bodega. Luego me confesó que se refería a ti, pero yo lo bauticé como Lilitu sin conocer ese hecho, y se quedó en la bodega haciendome compañía. ¿Te quieres creer que se parecía al individuo de la foto?.
    Será un honor que mi diablo se alce con el triunfo.

  18. Tomás dice:

    Estoy impresionado con vuestras crónicas, conoceros es absolutamente genial, GENIAL, estupendo.
    He ido leyendo poco a poco y todos, todos (bueno queda uno, pero seguro que será igual) sois unos mostruos literarios y vuestros cuentos perdurarán, como dice Nairobi, al menos en mi memoria seguro.
    Pero alguna crónica es de antología.Este solo en el frente con ficha policial. Maurice, acabas de convertirte en mi idolo. De mayor quiero ser como tú.

    Mucha suerte a todos, os la mereceis, en el certamen en la vida.

    Un lector encandilado.

  19. Asesino de Morfeo dice:

    ¡Anda que no es chulo, mi Tenorio favorito! me estoy temiendo que no se quiera quitar el embozo para que no se le vean las rayas y digamos, todos a uno ¡Coño, pero si es Carlitos!
    Cenotafios en memoria de los relatos olvidados…eres grande, Don Juan, pero no es serio este cementerio.

  20. Lovecraft dice:

    Esto Don Juan siempre tan genial. ¿Tendremos la ocasión de conocer quien se oculta detrás de ese embozo?

  21. Don Juan Tenorio dice:

    En este insigne cementerio de plumas ignoradas se yerguen quince mausoleos,
    un panteón y tres criptas. Mi enhorabuena a todos.

    Pero mi espada viene hoy
    a defender otras memorias:
    las de doscientos cuarenta y seis cenotafios
    en los que nadie ya
    va a grabar un epitafio.
    ¡Pobres lápidas vacías
    que ilusión fueron un día!
    Llenaron el cementerio
    con mucho o poco criterio
    y regresan a un cajón,
    con flores, dolor, herida,
    sin hueco en el galardón.

    No penséis, letras perdidas,
    que fuisteis tan solo bultos;
    olvidad vuestra agonía
    aunque hoy os parezca injusto,
    pues si sois polvo por puntos
    premio espera en lejanía.

    Tristes cenotafios, yo os digo:
    si hemos algo aprendido
    después de tanto leer,
    habrá que tachar más letras
    en relatos afligidos
    para dejar de perder.
    Que habrá un nuevo certamen
    y será el número diez.

  22. leforeverdelamari dice:

    Hola Sol.Mira que carita tan grasiosa!!La verdad es que me costó lo mío buscar un huequito en ese barco, no sé si me has visto en plena batalla escondiéndome para no recibir “caña”, marineando como un mono por uno de esos mástiles, como si fuera una palmera y me persiguiera el Rey de la selva.No sé que es más dificil, si escribir desde dentro hacía fuera, o desde afuera hacía dentro, sea como sea, más que difícil es también vocacional.Raro es el marinero que se jubila del mar.Raro es que un capitán de navio no muera con sus botas puestas, sin abandonar su barco.Raro hubiera sido que este relato no hubiera estado entre los mejores.Felicidades a ese amigo.

    El Sol de la justicia pone a cada uno en su sitio, he aquí el ejemplo.

    Suerte.

    AND THE OSCAR GOES TO…La ansiedad de la larva by Nairobiii!!

    VOTO POR ESTE RELATO!!

    No te va a servir de nada mi voto para la final, pero me hace ilusión.

    Qué pasa, preparada?, venga ve preparando el modelito que te vas a poner para recoger el premio y ponte lentillas que tienes unos ojos mu chulos.

    No tengo más que decir porque ya está to dicho.

  23. Agatha dice:

    Hola, gente buena:
    Mis más sinceras felicitaciones a los ganadores. Encantadores los hombres y preciosas las señoras. Queda uno tan satisfecho de participar que casi estoy ya pensando en el cuento del año que viene. Vale la pena ir preparando. Además los concursantes han servido de pilares del certamen con sus comentarios. Pido disculpas por mi escasa participación. -motivos ajenos a mi voluntad.- Solo me queda felicitar a los finalistas, y dar gracias por no tener que estar en la piel de quienes deben elegir.
    Menudo nivel!!!!!

    Abrazo satisfecho a todos.
    Agatha.

  24. Bonsái dice:

    Felicidades para todos. Voy conociendo lentamente los rostros de los finalistas. Es algo que se agradece.
    Mi deseo es que podamos seguir en contacto, hay muchas formas… veremos de encontrar una en la que todos nos encontremos como en casa.
    Mis mejores deseos y mucha suerte!!!
    Al jurado decirle que no me gustaría estar en su lugar; será difícil…
    Besos y abrazos.

  25. Dies Irae dice:

    Disculpad el lapsus, cosa de las prisas. Pensé que habían elegido a los tres superfinalistas. Enhorabuena a los quince, de nuevo. Aún faltan caras e historias, estoy impaciente por conoceros a todos.

    Y sí, como dice el Maestro, resulta divertido, a veces sorprendente, ir poniéndoos rostro. Dejaremos que Lamari, con ese desparpajo tan suyo, nos robe las palabras: así se llevará también ella los descaros de alguno que se mosquee.

    Besos, felicitaciones y tila para los quince!!

  26. Thomas Guhó dice:

    Gracias, Lamari, por lo que dices de mí y de mi tierra y por ese derroche de humor y simpatía. Me he reído a mandíbula batiente con lo de H.P. Lovecraft en gayumbos. Habría que promoverte a cronista oficial de este certamen por esas dotes probadas, es que lo bordas.

  27. Metafastro dice:

    Lamari,yo me he enamorado de tí aunque seas una mujer. Mira, las palabras no tienen sexo, tienen alas. A veces salen por los dedos aleteando fuerte como si fueran vencejos enjaulados mucho tiempo y buscan hacer sus nidos muy lejos. Si he conseguido que alguna de mis palabras haya hecho nido en ti ya me doy por satisfecha.

    A mí me encantan las estaciones y los trenes, soy de las que miran por la ventanilla. La estampida de los árboles en busca de mi ausencia, las aleatorias trayectorias de dos gotas sobre el cristal. Cuando subas al tren, mira y verás. Sin que tú ni yo lo sepamos hay un andén donde se han abrazado nuestras manos entre el gentío. Ves, ahora me gustaría ser un hombre. Je,je,je. Besos.

  28. leforeverdelamari dice:

    Gracias Laura.Tengo las maletas preparadas desde que Asesina se descubrió y Dies se quitó los tacones para ponerse esas botas que no le pega a una condesa pero a ella sí.Estoy en esta estación esperando mi tren, pero antes quiero ver como camináis por esta pasarela que os lleva a los premios finales.Me alegro mucho de que aquellos relatos que me conmovieron, que me entretuvieron y me hicieron sonreir_sonllorar estén en la final.Otros quedaron, porque alguno tenía que quedar, atrás , pero los tengo en mi corazón.Pero éste precisamente yo creía que lo había escrito el auténtico Gustavo o un descenciente suyo. por este aposté y estaba segurísima que llegaria a la final Me enamoré, menos mal que fue sólo del trabajo, porque vaya si sois malotas con tanto travestismo.jejeje

    Tú no serás también el Don Juan?

    Me voy a regar el Bonsai

    Felicidades y me alegro muchísimo de que estés de los 15 mejores

    Andaluces de Jaén…Ese poeta alicantino dejó una especie de himno a los jienneses que consiguió cruzar fronteras.Hablar de Jaen es también quitarse el sombrero porque hay que ver esa Úbeda y Baeza.Esa sierra…Bueno al lío.Lleva razón ” el love de pega” no tiene nada que ver con ese Lovecraft( H.P), mira que es feo, parece un fiambre.Uno con sus pajaritos y el otro con sus pulpos y bichas.A mí se me aperece en gayumbos y me pego al techo pa que no me coja jajaja.
    Cortito pero intenso Manuel

    Enorabuena…a esa camisa le sienta muy bien al mar.

    Suerte a los dos!!!

    lamari intensa

  29. Lotte Goodwin dice:

    Jo, Leforeverdelamari, me tienes en ascuas. ¿Y si nos conocemos?. Aunque yo de Nervión no salgo, y de mi casa tampoco mucho. No soy ratón de biblioteca, pero sí comadreja de ordenador. Son etapas de la vida.
    Bueno, y que me alegro de conocer a los demás y que nos sigamos tratando como camaradas, no como rivales. Todos hemos ganado mucho en este tiempo, creo yo.
    Un abrazo y mucha suerte.

  30. leforeverdelamari dice:

    ” Tiene Sevilla un tesoro que guarda mi corazón, la giralda, la plazuela mis amigos y el tardón..Y Elena Marqués.Me alegra muchísmo que alguien de mi tierra esté entre “Los 15”, más con ese curriculum .Buscaré esa novelita y me la leeré con mucho gusto.

    Babi no era necesario que pusieras tu foto.Era obligado imaginar que detrás de ese relato con tanto ritmo y frescura debía de haber alguien con esa vitalidad que se deja ver en la imagen.Guapa y lista.Ahora espero verte diciendo Jazz!! cuando recojas esa estatuilla tan chula.

    “Caminante no hay camino, se hace camino al andar y al volver la vista atrás…”.José Luis ni aún la primavera borrará esas huellas que el caminante deja al pasar.Este relato es una de ellas..Mucha suerte en tu viaje y que te llenes de inspiración

    Manuel, ay manué!!!A pleno vuelo sin alas, así he ido por tu relato.Me ha parecido mágnifico y debería estar en esas guías de turismo y desde luego en la final.Suerte?, pa qué si es que las estrellas iban añadidas desde que salió del cascarón.

    Rafael Gómez Ruiz.

    Supongo que tu C.I está muy por encima del normal, seguro que eres un superdotado y que tu secretario olvidó dejarlo en tu biografía.Parece un copi_pegui del Wikipedia.Siento decir que podías haber sido un pelín natural, dejar algunas palabras que nos hagas, al menos a mí, sentirte más cercano.En fin tendremos que esperar a la entrega de premios.Bueno lo mismo mandas a tu representante a recogerlo…la dentadura es natural tb?.Perfecta

    Felicidades a todos!!!

  31. Lovecraft dice:

    Está resultando de lo más divertido conocer las caras que hay detrás de las máscaras según éstas van cayendo. Resulta que el bueno de Sacha hasta se parece físicamente a un servidor, y nuestra querida Fanny resulta en persona tan encantadora como su relato. Enhorabuena a ambos por enésima vez.

  32. Lotte Goodwin dice:

    Bueno, Ángel Lovecraft, nos veremos las caras (je, je). Yo también tenía una intuición cuando me trasladé a tu particular Waterloo. Me resultaba una voz conocida.
    Un abrazo.

  33. Alfil dice:

    Enhorabuena y que sigais escribiendo tan bien. Besos.

  34. Lovecraft dice:

    Elena: ¡Monstruo de la narrativa! Sabía que no me equivocaba cuando valoré tu relato. Otro año más que triunfas por partida doble. Es todo un orgullo conocerte.

    Un abrazo y hasta pronto

  35. isótopo dice:

    Bonito conoceros un poco.
    Suerte. Enhorabuena,

    Isótopo

  36. Enhorabuena y disfrutad de estos instantes emotivos y de incertidumbre. Suerte.

  37. Lovecraft dice:

    Enhorabuena a los 15 (lo siento chicos, me adelanto a los acontecimientos)

  38. Asesino de Morfeo dice:

    ¡Queda genial, el enunciado del comentario anterior! “Caos en finalistas”. Es broma…me encanta poneros cara y saber más de vosotros, de lo que se esconde detrás de todo lo que he leído y disfrutado estos meses. Felicidades a todos y cada uno de vosotros. Un abrazo

  39. leforeverdelamari dice:

    Enhorabuena Frank, Carolina, Florencia y María Jesús.Bueno, no habéis tenido ninguna “hora buena”, realmente os lo habéis currado.

    Qué complicado se pone a estas alturas un certamene no?, no quiero estar en la piel del jurado, no, no, no.

    Felicidades

  40. Dies Irae dice:

    A los tres, enhorabuena a los tres. Y que gane el mejor.

  41. caos dice:

    Enhorabuena a los dos

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.

Orden

Categorías

©Joaquin Zamora. Fotógrafo oficial de Canal Literatura

Datos para la Entrega de Premios.

Comentarios recientes

Agosto 2017
L M X J V S D
« Feb    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Más vistos

RSS Portal Canal Literatura

Leer bien las bases

9 Certamen de Narrativa Breve 2012

Escribir en Canal Literatura

Colabora

Recuerdo Entrega de premios Narrativa 2011

Videos de interés

Canal Literatura en THADERTV