116- Ulises o el destino de un rey. Por Niklas Strauss

Ulises o el destino de un rey

  1. Partida

 

La pétrea cara del Destino

Se vuelve hacia mí.

No es un él ni una ella,

Es solo un gesto ignoto

Revelando su crudeza.

 

Como un rey acorralado,

Como un gato de la selva,

Sufro el ir y el venir

De la caprichosa fuerza

Llamada Fortuna, mujer

Alada sentada en la espuma.

 

Tal vez sí –Tal vez no,

Pueda esquivar esa mortal saeta

Y sobrevivir feliz, a esta inquieta

Trama de sueños voraces

Que es la vida: pálida sirena,

 

Seductora en su canto

Terrible en su apetencia.

Fresca brisa del mar

Mientras expectante espero

Llegar a mi isla –secreta.

 

  1. Llegada a Ítaca

 

Disfrazado por la augusta

Diosa Blanca del Olvido,

Como un vil perro mendigo,

Llego a mi hogar (isla desierta)

 

Sin saberlo –esperan mis enemigos,

Y la que desteje su propio abrigo.

¡Tan inútilmente yo también

He retrocedido! Larga la jornada,

 

Fútil mi trabajo –mendigo.

Camino por la playa y primero

Encuentro a un amigo.

A mi palacio triste me dirijo.

 

Allí encuentro mi casa destrozada,

Ríos de sangre, ríos de vino,

En el piso de mis habitaciones.

El arco debo templar y aumentar esos ríos.

 

Y aquel otro: río del tiempo,

Río de palabras y de hechos

Para que algún otro cante

Lo que no fue y pudo haber sido,

 

Pues continúo en mi destierro:

Nada queda de aquel rey

Solo este irreal testigo.

 

 

Comparte con tus amigos.
  • 50
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario