Ensoñación

Como si acaso fueras una rosa incipiente, capullo que se asusta cuando cae el rocío, me gustaría arroparte tranquila y mansamente y a solas preguntarte: «¿mi amor, no tienes frío?». Y así, tan egoísta, mientras Leer Más →