La batalla se ganó vistiendo de rojo

 

Por la ciudad, y a pesar de nuestra vistosidad, cada vez sumábamos menos los que rompíamos de color el gris de la ciudad de la luz en aquellos aciagos, y Leer Más →