Cuando estás en el baile, bailas

» De alguna forma había comprado mi tiempo y se dedicaba a desmenuzarlo poco a poco, sin prisas, como una niña que descoyunta su muñeca preferida».

Galgo Cabanas persigue una liebre durante toda la novela. Corre y corre detrás de un sueño en forma de mujer. Y nos describe la carrera: las flores que engalanan los palcos, los vestidos de quienes acuden al palco a ver correr en pos de una liebre, incluso el resto de galgos que agitan sus patas en el canódromo.
Está claro, cuando estás en el baile, bailas y cuando estas en la carrera, corres. No te queda otra. Y cuando buscas emoción e imágenes inusuales no te queda otra que leer esta novela. Te sumerges en la sinfonía que a cuatro manos nos toca Galgo Cabanas, pseudónimo que esconde bajo su pelaje a Mario de los Santos y Óscar Sipán, tándem que lidera Tropo Editores y que ahora nos presenta una novela que ha ganado el XVI Premio de Novela Negra Ciudad de Getafe.
Nos llevan a una ciudad que se recoge en sí misma entorno a un río que la atraviesa como una arteria, que la nutre, que se lleva los cadáveres, la llena de bruma y color. Un río que refleja lo mejor y lo peor de ellos. Un río que articula la novela igual que las calles de un canódromo lo dotan de sentido. Y ahí nos encontramos a Carlo Montelongo, un sastre que va perdiendo amigos y no puede dejar de preguntarse la causa de esas muertes. Ahí empieza la carrera persiguiendo a un asesino que ni siquiera sabe que existe, buscando entre las copas de bandy en lupanares de mejor o peor calaña. Carlo Montelongo es el sastre que da puntadas a la novela. Es él quién nos lleva de la mano, quién nos enseña el traje final.
Y ellos los autores se convierten en el verdadero galgo, corriendo acompasados, levantándonos en cada recodo. Los vemos correr y nos asombran. Ganan y nosotros cobramos la apuesta, nos dejan la retina llena de buena literatura, de imágenes nacidas de palabras. No es algo común en la novela de género. Por eso no pueden dejar pasar esta novela, aunque al final se pregunten cómo es posible que esté escrita a cuatro manos, cómo la escribieron. Pero lo importante no es eso, lo importante es el disfrute, los buenos ratos que pasamos leyéndola y las ganas que te quedan de leer más, algo que ellos consiguen.

Maite Diloy (Brisne)
Colaboradora de Canal Literatura en la sección “Brisne Entre Libros
Blog de la autora

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •