el hilo invisible

El hilo invisible, De Paul Thomas Anderson

 

Pernicioso, perfeccionista, presuntuoso, presumido, pretencioso, pertinaz, petulante…Todas esas cualidades encajarían a la perfección en el retrato que la película hace del diseñador Reynolds Woodcock, una aproximación libre al famoso modisto Balenciaga. Perdido en el silencio de las rudas costumbres victorianas por un lado, y en la pertinaz niebla londinense por otro, el protagonista de El hilo invisible va avanzando, a cada puntada de aguja y a cada fotograma, hacia un abismo sin sentido; un abismo que el director del film, Paul Thomas Anderson, trata de revestir de una trascendencia que no tiene, eso sí, lo hace mostrándonos bellas imágenes y lentas secuencias que visten esta historia de amor como si fuera un vestido más de su colección. Una historia de amor entre dos personas atormentadas que divaga hacia un amor gótico entre agujas de alta costura que a medida que avanza el metraje se pierde en la vacuidad de la nada. Paul Thomas Anderson antepone su punto de vista fílmico a la paciencia del espectador, y le somete a un tour de forcé excesivamente largo para mostrar una relación entre dos personas que no nos propone ni una salida airosa ni épica, sino más bien banal, como la rutina que nos asiste a todos en nuestro día a día. Un tormento que no sólo se recrea alrededor del ballet femenino que danza alrededor de su protagonista, Daniel Day-Lewis, sino que también es aderezado con un incesante e innecesario golpe de piano en muchas de las escenas que no nos permiten disfrutar de ellas como deberíamos, por el gratuito protagonismo musical de su banda sonora que, en ocasiones, juega a parecerse a un endiablado Michael Nyman y otras no deja de ser una consecución anodina de notas musicales sin más. Lo que nos lleva a ese punto sin posibilidad de retorno posible que es seguir el universo creativo de muchos directores de cine, pues se está convirtiendo en algo así como asistir a la tiranía de unas propuestas que el espectador debe percibir como sobreentendidas, aunque no queden claras una vez expuestas o expresadas por los realizadores. En este táctico enrocamiento clásico de los ególatras, asistimos al gran espectáculo de la obsesión; una cualidad o circunstancia indispensable en sí misma en la creación de una obra de arte, pero que, en demasiadas ocasiones, deviene en la simpleza de la vulgaridad teñida del rictus de las grandes mansiones, trajes caros o el costumbrismo de la alta burguesía (inglesa en esta caso), que no tienen nada que aportar a la humanidad a tenor de lo visto.

el hilo invisible

El hilo invisible naufraga en su propia suntuosidad, porque no sale de su propio castillo por mucho que éste se nos muestre como algo único. La falta de diálogo entre la película y el espectador es tal que muchas personas no paran de mirar sus relojes o de atender a sus teléfonos móviles a lo largo de las más de dos horas que dura la cinta, en la que parece ser que asistimos a la última interpretación de un Daniel Day-Lewis que, en esta ocasión, vuelve a estar a gran altura en su histrionismo, aunque sea expresando el anodino universo de un modisto cruel y nada interesante. Quizá alguien debería decirles más veces a los que se consideran como grandes genios que, ni sus propuestas dan para tanto, ni su vida para ser filmada en una película, por lo pedante y cursi que resultan.

Lo mejor del film, sin duda es ese juego de miradas que nos proporciona Vichy Krieps en cada una de las fases de este amor gótico perdido entre agujas y la flema inglesa de Lesley Manville.

 

Ángel Silvelo Gabriel.

Blog del autor

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
El hilo invisible, De Paul Thomas Anderson: Amor gótico entre agujas de alta costura. Por Ángel Silvelo, 10.0 out of 10 based on 1 rating
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •