Lorenzo Lotto en el Museo del Prado: La potencialidad de lo retratado como instrumento narrativo del primer retratista moderno. Por Ángel Silvelo

Lorenzo Lotto en el Museo del Prado

Lorenzo Lotto

    Enigma y deseo, expresividad y sutileza, arraigo y poder se mezclan como estados en los que la luz, poco a poco, se transforma de luminosa a opaca en su virtud de dar vida a aquello que ilumina. Así lo hace Lorenzo Lotto sobre cada uno de sus retratados y, de ese modo, les proporciona una parte de la calma que sólo proporciona la inmortalidad, y que ellos consiguieron a través del primer retratista moderno que, lejos de limitarse a pintarlos, consiguió arribarlos en las playas de sus respectivas almas a golpe de pincel y color. La expresividad de los ojos presente en sus retratos sólo es el primer detonante de unas pinturas que explotan la potencialidad de lo retratado como instrumento narrativo, pues tras esas miradas, somos capaces de perdernos y jugar a imaginar la vida de aquel, aquella o aquellos que miramos con la ingenuidad del que sólo sueña. Esa visualización exenta de prejuicios se convierte en una ventana indiscreta de la naturaleza humana que siempre necesita rodearse de esos objetos que nos definen a lo largo de la vida y que, en este caso, son la facción del simbolismo que representa la profundidad psicológica del personaje que nos ayuda a completar su carácter. Las pinturas de esta exposición que el Museo del Prado le dedica a Lorenzo Lotto, son una gran muestra de caracteres que reflejan una expectativa por parte del autor de iniciar un diálogo con el espectador, que va desde el audaz movimiento de los ojos a la sutil expresividad de las manos, consiguiendo que lo allí representado vuelque sobre nosotros el verdadero valor del arte: la inmortalidad.

    Lotto, conocedor de la orfandad de su arte, repartido entre ciudades como Venecia, Treviso o Bérgamo, introdujo en su pintura ese afán intrínseco al artista de querer traspasar la barrera del tiempo en el que vive. Su método fue el de la pureza de la que se impregna cada una de sus obras, pues cada una de ellas, por sí solas, son capaces de arrastrarnos a una época plagada de cambios, en la que el hombre quería ser el centro del universo. La textura de sus telas así lo atestiguan, y lo hacen mediante una amalgama cromática que va desde la transparencia de los rostros a la oscura opacidad de las vestimentas que, en ocasiones, se rodean de valiosas joyas que resaltan su valor a través del impacto colorido de sus destellos. Siendo ésta otra característica de las obras de Lorenzo Lotto conocida como criptorretratos: «una técnica que cultivó durante toda su carrera y que consistía en presentar a los efigiados con los atributos de los personajes con los que se identificaban, ya fuera una deidad clásica como Venus, una heroína clásica o un santo de su especial devoción. Particularmente abundantes fueron los retratos de dominicos con los atributos de santos de su orden, y la exposición incluye ejemplos de frailes como santo Tomás de Aquino o san Pedro Mártir. Es muy probable que los encargaran sus comunidades como “espejos de virtud” para sus miembros, pero lo cierto es que, a menudo, Lotto logró tal identificación entre efigiado y santo que resultan peligrosamente ambiguos.» Sea como fuere, el artista, una vez más, se impone a la época que le tocó vivir y transita por la peligrosa frontera que divide al pasado del futuro, en una muestra más de la potencialidad de lo retratado como instrumento narrativo.

Ángel Silvelo Gabriel.

Blog del autor

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
Lorenzo Lotto en el Museo del Prado: La potencialidad de lo retratado como instrumento narrativo del primer retratista moderno. Por Ángel Silvelo, 10.0 out of 10 based on 1 rating
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •