Malva Marina. Por Catalina Ortega

Malva Marina

 

Neftalí Reyes, el laureado poeta, Pablo Neruda; el político heroico del Winnipeg: barco en el que consiguió salvar a más de dos mil españoles de la cruel guerra civil española, mientras condenaba a su mujer y única hija, Malva Marina Reyes –nacida con un defecto congénito-al abandono, la miseria, el hambre y la muerte en secreto y soledad.

Se refería a su hija como  “un ser perfectamente ridículo”

Malva Marina significó, para él, una creación monstruosa e inaceptable, que debía ocultar a los ojos del mundo. La hija deforme fue su gran herida narcisista; la cara oculta; la miseria del Autor que, sin embargo, no resta grandeza alguna a su obra poética.

Federico García Lorca dedicó un poema-el único-, a la desgraciada criatura.

 

Versos en el nacimiento de Malva Marina:

 

¡Malva Marina, quién pudiera verte

delfín de amor sobre las viejas olas,

cuando el vals de tu América destila

veneno y sangre de mortal paloma!

Niñita de Madrid, Malva Marina,

No quiero darte flor ni caracola:

Ramo de sal y amor, celeste lumbre,

Pongo pensando en ti sobre tu boca.

 

Misteriosamente, Malva Marina, cual dormida Blanca Nieves, salió a la luz pública: despertó, justo cuando se celebraba el centenario de su padre: Neftalí Reyes: Pablo Neruda.


 

Catalina Ortega

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
Malva Marina. Por Catalina Ortega, 10.0 out of 10 based on 1 rating
  •  
  • 9
  •  
  • 1
  •  
  •