Hay miradas que hablan todos los idiomas. Traspasan las barreras de la piel y las retinas para estimular, indultar, comprender, amar, sufrir, soñar…
Hay brillos que solo el tiempo ilumina y matices que no son reproducibles en palabras.
Esos ojos, los de Carmen, tienen mil historias que contar, soñadas, imaginadas o vividas, con la pasión de los que atrapan la vida a vuela pluma mientras se les escapa de las manos y la dulce tristeza de ver que lo más intimo ya no nos pertenece porque lo regalamos en frases descarnadas, jirones de nuestra andadura, trocitos de nuestra alma.
Y hay quien aprende a querer a quien entrega parte de si tan generosamente, aunque, a veces, prisioneros del tiempo y de la prisa, no pronunciemos demasiadas palabras.
Pero hoy si Carmen, una al menos: Gracias.
Para Carmen Camacho Adarve.
Haddass

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •