“El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad. Albert Einstein”

Esto no es literatura. Es un manual dedicado a los padres para conocer los peligros de Internet sobre todo en la relación que nuestros hijos tienen con la red. Y los peligros que ésta encierra. Ya, ya sé que son pocos o eso nos creemos. Desde que se han puesto de moda las redes sociales todos ponemos datos personales, lo que pensamos, incluso fotos de nuestras casas en el facebook, o contamos cómo nos sentimos en cualquier momento en twitter. Perdemos parte de nuestra intimidad, pero ganamos otras cosas. Contacto con gentes que tienen nuestras mismas aficiones, dar a conocer nuestras opiniones e interactuar con otros.
Internet es estupendo, no hace falta que yo les diga lo bueno que es, pero en su interior también hay monstruos, sobre todo gentes que acosan a nuestros hijos, que buscan enamorarlos, encapricharlos para conseguir vídeos de contenido sexual, para chantajearlos.
Y otras cosas que no conocía, el ciberbulling, niños que se dedican a acosar a sus compañeros de clase soltando bulos en la red. Una versión del chascarrillo y el cotilleo que antes se hacía en los pasillos ahora se hace directamente en el muro de facebook.
Es un buen manual para conocer los peligros a los que se enfrentan nuestros hijos. Pero yo me he quedado con otra cosa, en la falta de intimidad a la que renunciamos porque queremos. Y a que cualquiera que no conocemos puede acceder a lo que publicamos en la red. Quienes como yo, hace años sabíamos de esos peligros cuidamos bien nuestra intimidad, quizá incluso de un modo un tanto histérico pero en mi experiencia personal sé de peligros y acosos a los que muchos con los que he charlado en salas de chat han sido cometidos y ante el pelado de las barbas del vecino he optado por guardar cierta intimidad, no por nada, sino porque muchas veces no sabes quién es el que se oculta bajo un perfil o un nick que puede ser amable pero acabar siendo un auténtico lobo con piel de cordero.
Ahora mi dilema es otro, al ver a mis hijas crecer. Saber explicarles que no todo es lo que parece es complicado y al igual que en la calle acechan peligros también lo hacen en la red. Tenemos que ser capaces de explicárselo y confiar en ellos, porque eso hacemos cuando salen a la calle. Y eso, es tarea de todos.

 

Maite Diloy (Brisne)
Colaboradora de Canal Literatura en la sección “Brisne Entre Libros
Blog de la autora

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •