PUÑICOS DE ACERO

 

-Tengo los puños de acero y la cabeza de chorlito – Afirmó extendiendo los brazos para que la gente pudiera admirarlos.
– Las piernas de bronce y el culo de escarcha – Prosiguió.
– La nariz de pimiento y los ojos de cereza.
– La boca de almendra y las mejillas de frambuesa.
Una muchacha tímida y rolliza se acercó a él. El hombre que pregonaba sus gracias hinchó el pecho y agitó los puños pero estos de inmediato se vinieron abajo.
– Tengo los puños de acero más pesados del condado, señorita – Le dijo coqueto.
– Aquí no tenemos condado – Le contestó la muchacha tímida y rolliza poniendo los brazos en jarra. – Esto es un barrio mondo y lirondo. Los condados están dos calles más abajo, subiendo por el medio.
– Tengo las piernas de bronce y el culo de escarcha – repitió dándose la vuelta con lentitud.
La muchacha rolliza arrugó su nariz pecosa y encogiéndose de hombros le contestó:
– Todos acabamos con las piernas de bronce cuando tenemos que recorrer la ciudad a pata – Y asomó una pierna broncínea por debajo de sus faldas.
– Tengo el culo de escarcha… – Se defendió el otro.
– Y yo de calabaza – Rezongó ella.
– Tengo la nariz de pimiento y los ojos de cereza.
La muchacha rolliza se quedó callada. Entonces el hombre que pregonaba sus virtudes gritó:
– ¡Tengo los puños de acero y la lengua de estropajo!
La muchacha rió.
– Y yo la bondad caducada, la conciencia olvidada y el estómago vacío.
Y acercándose a él le arranco de cuajo la nariz de pimiento, devoró con ansia las cerezas de sus ojos, masticó su boca de almendra y se relamió con la frambuesa de sus mejillas.
– Los hombres no me duran ni un ¡Ay!
Y se marchó recitando:
– Tengo los puños de acero y la cabeza de chorlito…
– La boca de almendra y las mejillas de frambuesa…

 


Ángeles Morales

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
PUÑICOS DE ACERO. Por Ángeles Morales, 7.0 out of 10 based on 1 rating