Repetición de la jugada. Por Luisa Núñez

Repetición de la jugada

La educación sin valores, por más útil que nos pueda parecer, solo hace de los hombres un demonio más inteligente.
C. S. Lewis

He dormido mal, quizá alguna pesadilla que no recuerdo. Aún es de noche y salgo al balcón a respirar un poco de aire fresco.

Hoy, los primeros rayos han aparecido iluminando una lágrima espontánea que recorre mi mejilla sigilosa. Una y luego otra, y una tras otra, como un pequeño arroyo que emana por auténtica necesidad. Las dejo brotar sin cuestionarlas mientras la brisa las disipa a su albedrío.

Quiero pensar que mi cuerpo se libera como puede del dolor que produce la maldad al que este loco discurrir del mundo nos somete sin tregua, sin piedad, con una saña hasta ahora desconocida y que nos persigue con denuedo sin que podamos encontrar resguardo, escondernos o escapar.

Al igual que una gota de agua, sin fuerza real pero pertinaz constancia, consigue perforar la roca, así, el ensordecedor bramido de la ira, y esa impúdica compostura artificial que nos salpica con tanta mezquindad, rompe mi ánimo en mil pedazos y donde antes el sol calentaba el ímpetu de un comienzo, hoy abrasa el más pequeño atisbo de esperanza.

Estamos en medio de la batalla, inermes y malheridos. El cuerpo llora, suda, tiembla, duerme y, a veces, sueña: sobrevive. Yo le dejo procesar a su manera y no me quejo, él sabe mejor que yo como expulsar tanto veneno inoculado.

No es un nuevo día al fin –concluyo–: es por enésima vez, desde el inicio de los tiempos, la misma repetición de la jugada.

 

La jugada

 

Luisa Núñez

Luisa Núñez

Agosto de 2017

CEO del Portal Canal Literatura
Especialista Universitario en Sistemas Interactivos de Comunicación

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (5 votes cast)
Repetición de la jugada. Por Luisa Núñez, 10.0 out of 10 based on 5 ratings
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •