The old man and the Gun

The old man and the Gun, de DAVID LOWERY

 

The old man and the Gun

No renunciar a ese instinto que nos lleva a buscar el roce del aire de la libertad en la cara. Escapar de todo: del mundo, de nuestra propia vida, pero no de aquello que llevamos dentro como una carga silenciosa que se apodera de nosotros cada vez que nuestra mirada se pierde en el horizonte. ¿Hay una mayor hazaña que la de cruzar un río por más que sepamos que sus frías aguas o su profundidad pueden acabar con nosotros? La necesidad de luchar contra el azar que nos pone una y otra vez en peligro es lo que lleva a Forrest Tucker —interpretado por un encantador Robert Redford— a robar bancos una y otra vez. Hasta aquí nada nuevo, si no fuera porque estamos ante el retrato de una necesidad sólo dañina para su protagonista, pues por culpa de ella, pasó mucho años encerrados en prisiones de las que se escapó en infinidad de ocasiones. Redford, en El viejo y la pistola, da vida a un ladrón de guante blanco. Un ladrón que se esconde detrás de su sonrisa. Un ladrón de cuento; un cuento naïf narrado con la sonrisa de la libertad que, bajo una pequeña película, rinde homenaje a un mito. Y lo hace casi sin hacer ruido, detrás de una estructura narrativa si se quiere imposible o increíble. Una estructura narrativa que, sin embargo, está llena de esa perplejidad que nos ocasiona lo sorprendente por inaudito. En este sentido, la cara de Redford a la hora a atracar un banco será una de esas líneas de expresión con las que el espectador recordará su carrera. Esa sonrisa, con la que adorna sus atracos, es el fiel reflejo de la  despreocupación y seguridad con la que un mito cinematográfico llamado, Robert Redford, hace gala de sus sutiles valores interpretativos.

En su lento avance y, si se quiere, repetitivo inicio, El viejo y la pistola busca redimirse a sí misma de esa aparente sencillez, porque en esa arriesgada quietud es donde comenzamos un cómodo viaje en el que, poco a poco, descubrimos la necesidad salvaje de explorar el riesgo y la aventura de un señor cercano a los ochenta que ya no pide nada a la vida, más allá de poder volver a experimentar el amor y de seguir trazando su propio destino de banco en banco o sonrisa tras sonrisa. En esa especie de destierro, David Lowery rinde homenaje al mito con escenas de las antiguas películas de Redford. Películas que le sirven al director para delinear la posibilidad de ser otro a lo largo del tiempo de su protagonista y, también, la de incluir a través de la metafilmografía un relato paralelo y esclarecedor de las huellas de una vida azarosa, cuando menos. Una vida que, en esta película, tiene su contrapunto en el policía encargado de darle caza; un agente del orden interpretado por Casey Affleck que expresa muy bien, en su ensimismada forma de ver la vida, el antagonismo respecto a aquel a quien persigue, pues esa cámara lenta con la que se mueve nos transporta a esa otra necesidad que es la contemplación; una forma de búsqueda a la que Lowery dota de un par de escenas dignas de una narración que está a medio camino entre lo naïf y lo mágico, pero que dotan al relato de eso tan extraño en el mundo del cine actual, como es la caprichosa determinación de las casualidades, por otra parte, tanta veces presentes en nuestras vidas. Casualidad o no, El viejo y la pistola nos lleva a principios de los ochenta como si esa década formara parte de ya de un mundo desconocido. Los coches, las vestimentas, las edificaciones con su letreros, las gasolineras y el relato de esta road movie, de bancos y atracos sin sangre, nos retrotraen a esa fragilidad que persigue a nuestras vidas; una fragilidad que Robert Redford trata de esquivar a través de la relación amorosa que entabla con una Sissy Spacek encantadora en su papel de mujer madura que espera la visita de sus hijos en el gran rancho en el que vive. Una amplitud que también nos habla de esa búsqueda de horizontes a la que Forrest Tucker no puede renunciar por mucho que lo intente y, que ella, sin embargo contempla con la serenidad de aquellos que, a pesar de que saben que su final está cerca, todavía no renuncian a descubrir todo aquello que se esconde tras la línea del horizonte. Aunque, como en este caso, sea a través de un cuento naïf narrado con la sonrisa de un mito cinematográfico llamado Robert Redford.

Ángel Silvelo Gabriel.

Blog del autor

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
The old man and the Gun, de DAVID LOWERY: Un cuento naïf narrado con la sonrisa de un mito cinematográfico llamado ROBERT REDFORD. Por Ángel Silvelo, 10.0 out of 10 based on 1 rating
  •  
  •  
  •  
  •  
  •