Vacía. Por Anna Genovés

Buenas tardes, amigos y colaboradores de Canal Literatura. En esta ocasión, me acerco a vosotros con el primer poema del poemario Pasillos nocturnos. Además, podéis disfrutar con un extracto del cuento Flores de las tinieblas de Villiers de L’Isle Adam. ¡Feliz semana!

Villiers de L'Isle Adam

¡Oh, los bellos atardeceres! Ante los brillantes cafés de los bulevares, en las terrazas de las horchaterías de moda, ¡qué de mujeres con trajes multicolores, qué de elegantes «callejeras» dándose tono!

Y he aquí las pequeñas vendedoras de flores, que circulan con sus frágiles canastillas.

Las bellas desocupadas aceptan esas flores perecederas, sobrecogidas, misteriosas…

–¿Misteriosas?

–¡Sí, sí las hay!

Existe –sépanlo, sonrientes lectoras–, existe en el mismo París cierta agencia que se entiende con varios conductores de los entierros de lujo, incluso con enterradores, para despojar a los difuntos de la mañana, no dejando que se marchiten inútilmente en las sepulturas todos esos espléndidos ramos de flores, esas coronas, esas rosas que, por centenares, el amor filial o conyugal coloca diariamente en los catafalcos.

Estas flores casi siempre quedan olvidadas después de las fúnebres ceremonias. No se piensa más en ello; se tiene prisa por volver. ¡Se concibe!

Es entonces cuando nuestros amables enterradores se muestran más alegres. ¡No olvidan las flores estos señores! No están en las nubes; son gente práctica. Las quitan a brazadas, en silencio. Arrojarlas apresuradamente por encima del muro, sobre un carretón propicio, es para ellos cosa de un instante.

Dos o tres de los más avispados y espabilados transportan la preciosa carga a unos floristas amigos, quienes, gracias a sus manos de hada, distribuyen de mil maneras, en ramitos de corpiño, de mano, en rosas aisladas inclusive, estos melancólicos despojos.

Llegan luego las pequeñas floristas nocturnas, cada una con su cestita. Pronto circulan incesantemente, a las primeras luces de los reverberos, por los bulevares, por las terrazas brillantes, por los mil y un sitios de placer.

Y jóvenes aburridos y deseosos de hacerse agradables a las elegantes, hacia las cuales sienten alguna inclinación, compran estas flores a elevados precios y las ofrecen a sus damas.

Estas, todas con rostros empolvados, las aceptan con una sonrisa indiferente y las conservan en la mano, o bien las colocan en sus corpiños.

Y los reflejos del gas empalidecen los rostros.

De suerte que estas criaturas-espectros, adornadas así con flores de la Muerte, llevan, sin saberlo, el emblema del amor que ellas dieron y el amor que reciben.

Cuento Flores de las tinieblas de Villiers de L’Isle Adam

Vacia- anais_nin CL

Vacía

Estoy vacía

sin vómitos en el cuerpo

con pesadez en la espalda

y el corazón lento.

Me quema la mañana

la tarde de invierno

la bicicleta que pasea

el niño muerto.

Me quema la tarde baldía

el saco de dormir en el cesto

la ropa tendida

el anciano muerto.

Me quema la noche infinita

los labios prietos

las nalgas contraídas

el amor muerto.

Me quema la llegada de la hoz

las espigas de trigo espeso

los árboles sin ramas

el centeno.

Su guardia y su guarida.

los cadáveres interfectos

los sonajeros sin ruido

el viento.

El desierto sobre el rostro

los ojos de lobo quieto,

tu pecho.

Los días efímeros

el autobús sin pasajeros

las ventanas abiertas

el tedio.

©Anna Genovés

Asiento propiedad intelectual

09/2015/430

P.D. Primera poesía del poemario Pasillos nocturnos que Amazon ofrece gratuitamente.

Podéis seguirme desde mi blog personal Memoria perdida.

Richard Hawley – Nothing Like A Friend

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.7/10 (3 votes cast)
Vacía. Por Anna Genovés, 9.7 out of 10 based on 3 ratings