Biblia: ¿Plagio de civilizaciones antiguas? Por Rebecca Van Winter

 

Biblia

¿Quién escribió la Biblia? ¿De verdad cuenta la historia del pueblo de Israel? ¿Por qué no se analiza y estudia la historia en conjunto? ¿Por qué se tildan de “leyendas” o “mitología” muchos de  los legados que antiguos maestros sabios han dejado?

Cierro los ojos y recuerdo como si fuera ayer una conversación, de esas que sin tú saberlo marcan y guían los pensamientos a futuro. Una pregunta incendiaria que se incrusta en tu psiquis y brota cuando estas preparada o preparado.

Fue hace tiempo, siendo adolescente, una tarde de domingo compartiendo café y disertación con un viejo y querido conocido de la familia que sembró sin yo saberlo el gusanillo por la búsqueda de la verdad.

¿Quién escribió la Biblia? ¿De verdad cuenta la historia del pueblo de Israel?

Como comprenderéis, el debate fue acalorado pero la pregunta quedó ahí, como un buen perfume, flotando en el aire.

Fue años después, cuando estás preparado para desenterrar verdades ocultas, para formular preguntas, para querer saber, conocer más verdades, no las convencionalmente establecidas, cuando comencé a analizar la historia —nuestra historia—, esa que a todos nos atañe.

Pero vamos a entrar en materia —si os parece— y analizar parte de los textos bíblicos, de sus similitudes asombrosas con escritos mesopotámicos, sumerios, asirios, babilonios, egipcios, etc. Comenzando desde el principio:

Cuenta la tradición que en el siglo III a. C, el rey Ptolomeo II invitó a reunirse en Alejandría a setenta sabios judíos para transcribir del arameo y hebreo antiguo al griego “El Origen del mundo”. “El origen del género humano, del pueblo judío”, para incorporarlo así a la importante Biblioteca de Alejandría.biblioteca alejandria

Miles de recuerdos del pueblo israelí recopilados: La creación del Universo, Adán y Eva, el diluvio universal, la torre de Babel, Moisés, entre otros.

También fueron incluidos: libros proféticos, libros de gran sabiduría, libros históricos, etc. Es lo que se llama Biblia de los Setenta o Alejandrina, que se convierte en la base del texto cristiano actual.

Ahora viene la pregunta ¿qué queda de aquellos originales de la Biblia de los Setenta o Alejandrina?

¡Lamentablemente, nada!

Entonces, esas tradiciones orales, escritas y luego perdidas, ¿cómo han sobrevivido hasta nuestros días?

Hay muchos teólogos encargados de dilucidar ese tema y  sin duda ésta no es mi misión, pero sí dar una pincelada en la historia común. Esa historia en la que todos coinciden.

No hay un texto único. La Biblia se forjó en base a copias, de copias de copias que a su vez fueron adaptadas a lo que se indicaba en aquel momento —dicho en términos actuales—, a lo que el poder reinante establecía.

A pesar de todo esto —fácilmente comprobable—, hebreos y cristianos mantienen que tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento son “La verdadera palabra de Dios” inspirada por él, no creada por el hombre”.

Llegado a este punto de inexactitud, cabe respirar profundo y seguir investigando para dar a conocer, descubrir la asombrosa similitud de LA BIBLIA con distintos relatos, leyendas y mitologías que nos ha dejado LA HISTORIA de nuestros ancestros, que está ahí, delante de todos nosotros, para ser aclarada y sin duda para decir ¡basta ya!

tora judia plagiada¿Similitudes? Plagios lo llama el personaje de mi novela Lo Inesperado-The Unexpected: Marian.

Plagio en el LIBRO DEL GÉNESIS, incluido —como ya sabéis— en la Torá judía y en la Biblia cristiana entre otras. ¿En qué historias, cabe preguntarse?

Aquí van algunos ejemplos, pero sobre todo deseo, SUPLICO, un favor: Conforme vayáis avanzando en la lectura, no dejéis de pensar en…  ¿A quién beneficia este transcribir de la Historia, este apaño histórico?

LA CREACIÓN

 La creación descrita en el Génesis 1 y 2 tiene su origen en realidad en el relato que encontramos en la epopeya sumeria Enuma Elish, más antiguo que el relato bíblico, 2.000  años a. .

Encontrado en las ruinas de Nínive, narra como el dios Marduk crea el Universo en varias etapas: Primero la luz; después el firmamento —un techo encima del cielo,como en la Biblia—, a continuación crea la Tierra seca y las luminarias, para concluir con los humanos. Terminado todo el trabajo… descansó.

Curioso, ¿verdad?

Pero no es el único, también lo encontramos reflejado en el relato egipcio El libro de la muerte.

ADÁN, EVA Y EL MARAVILLOSO JARDÍN DEL EDÉN

 Nuevamente, en las tablillas sumerias se encuentra el poema Eneba-Am que relata el paraíso terrenal y el árbol del bien y del mal —el árbol prohibido— según la Biblia judeo-cristiana.

Eva y arbol pecadoAquí no hace falta recordar como “la mujer”, “Eva” —la mala, malísima Eva—, tienta a Adán y le da a comer de la fruta prohibida.

¡Pero y si os cuento que nada de esto es realidad!, que la pobre Eva fue puesta en la picota por una mentalidad social imperante en aquellos años que odiaba y ninguneaba a la mujer. Unos  auténticos “misóginos”  que cambiaron la leyenda a capricho creando así la historia —hebreo-cristiana— de nuestros días.

Pero no solo los hebreo-cristianos son misóginos respecto a la mujer. ¿Hay alguna religión que la trate bien?

Avanzo un poco más para preguntar ¿de donde viene esta distorsión de la realidad?

Cilindro de la TentaciónEn el museo Británico de Londres se encuentra “El Cilindro de la Tentación”, un sello tallado en un bloque de piedra datado  en el año 2.200 o 2.400 a. C donde se refleja a un hombre y una mujer separados por un eje simétrico, el árbol de la vida.

¡Nada más! ¿Donde está aquí reflejado el mal de Eva?

¡Pobre, pobre sexo femenino injustamente tratado durante tantos y tantos siglos, en todas las religiones!

Pero si asombrosa es la historia distorsionada de Eva… vamos con otro signo inequívoco de MISOGINIA.

La creación de la mujer, Eva, de una costilla de Adán.

EL DILUVIO UNIVERSAL

 El Diluvio Universal, también está narrado y escrito en casi todas las antiguas culturas conocidas: mayas, incas, China, aborígenes de Australia, nativos de América, nativos de la Isla de Pascua, griegos, sumerios, egipcios, etc., hasta llegar a nuestros días, y se narra como “Castigo de sus dirigentes” a una población demasiado “alegre y dispersa”—dejémoslo ahí—, explicado en jerga actual.

 Noé está presente ya en la epopeya Sumeria de Gilgamesh y en la babilónica y de Asiria —por poner un ejemplo— que narra estos acontecimientos en torno al 2.700 a. C

Su protagonista se llamaba Ziusudra para los sumerios y Utnapishtim  para los babilónicos y asirios.

Pero esto no me lo invento yo: narración sumeria diluvio

EN 1872 un joven asiriólogo inglés descubrió en el Museo Británico los primeros fragmentos de una tablilla de arcilla en la cual se cuenta la historia del Diluvio. No hay que explicar la conmoción en toda la comunidad científica, que envió rápidamente al joven Smith a la búsqueda de otros pedazos de la tablilla a las ruinas de la antigua ciudad asiria de Nínive. La historia, sin extenderme mucho, narra lo siguiente:

 “EA es señor de las aguas y guardián del hombre, previno solo a uno, Utanpshtim, sobre el diluvio con el cual los dioses planeaban exterminar a la humanidad y le comunicaron: Destruye tu casa para hacer una barcaza y poner dentro de ella una semilla de toda criatura viviente”.

Os suena, ¿verdad?

Afortunadamente, el tiempo avanza y cada vez conocemos más sobre elplagio de la Biblia a textos antiguos.

Deseo exponer otro ejemplo, con el que me topé no hace mucho, cargado de controversia y no exento de polémica para los propios estudiosos judíos y cristianos.

MOISÉS

 El Pentateuco, la Torah judía, la ley que consta de cinco libros: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio, supuestamente fueron escritos por Moisés.

 Pero… ¡¿y si os cuento que la existencia histórica de este profeta y la supuesta autoría del Pentateuco a él ha sido puesta en duda hoy por los propios historiadores judíos (Finkelstein y Silberman,  en el año 2001)?!

 ¡¿Y  si os cuento que también fue puesta en duda la autoría por cristianos, como el obispo abulense Alonso tostado (1400-1455), ya que  al parecer esos libros fueron escritos por Jeremías y Baruc hacia el año 622 en la corte del rey de Judá, interpretando la historia en función de los intereses del momento?!

 ¡Es más!, la falta de originalidad en la historia de Moisés llega hasta en su propio nacimiento pues es una perfecta copia de la historia de “Sargón-El grande”, que fue: Rey, conquistador, líder y unificador de Mesopotamia.

 ¿Por qué soy tan rotunda en la afirmación?

moisesPorque cuenta la historia —de la cual daré solo pinceladas— datada en el año 2.300 a. C —un milenio antes de que Moisés dijera sus primeras palabras— que Sargón fue arrojado al río en una cesta para luego ser encontrado y criado alrededor de la elite, para luego trabajar para el Rey. Pasado un tiempo se convirtió en un gran líder.

 Por lo tanto, si estas civilizaciones antiguas han habitado nuestro planeta antes de que la Biblia se forjara ¿a que viene ser modificada y acoplada la historia a una tribu solamente? ¿A qué viene que el rey Ptolomeo II invitara a 70 sabios a transcribir el origen del pueblo judío?

 Casi al comienzo del artículo os solicité un favor: que no olvidarais conforme se avanzaba en la lectura lo siguiente: ¿A quién beneficia este transcribir de la Historia, este apaño histórico?

 PRESENTE-HOY

 Este verano, en pleno siglo XXI saltó la noticia reflejada en diversos medios de comunicación y denunciada por organizaciones y asociaciones palestinas.

  “El régimen de Israel provoca la desaparición de Palestina de los libros de texto manipulando la educación de los niños. Para ello ofrece aumentos de salario a los profesores palestinos que se adhieran al currículum del régimen israelí.”

 Aquí tenéis la contestación a la pregunta, pero ahora cabe realizarnos otra: ¿Por qué?

¿A qué se debe el interés del pueblo judío durante siglos y siglos en reinterpretar la Historia, Historia aceptada y asumida por la comunidad cristiana, aun sabiendo de su inexactitud?

 Sé que éste artículo puede herir susceptibilidades y nada más lejos de mi intención. Pienso que, por intentar aclarar la verdad, por dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios, no se deja de tener Fe y Esperanza en el DIOS que cada persona desee —para mí, solo hay uno—, y el nombre es lo de menos.

Pero debemos recapacitar todos y pensar que la EDUCACIÓN es el arma más poderosa que hay y sin HISTORIA, sin la verdadera identidad de los pueblos… ¿Qué somos? ¿Qué nos queda?

 Rebecca Van Winter (Febrero 2014)

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
Biblia: ¿Plagio de civilizaciones antiguas? Por Rebecca Van Winter, 10.0 out of 10 based on 1 rating
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •