Elena Marqués Núñez

 

Llegó la primera al salón, preparado ya para el evento del 22 de marzo de 2013. Entró con paso decidido, acompañada por su “General Santibáñez entre las manos. Con acento andaluz, fue saludando a todos, sonriente y cortés. Posó con unos y con otros, discretamente, entre ellos el presidente Lorenzo Silva, la anfitriona, los compañeros y, así, entre palabras y salutaciones, fue disipando ese nerviosismo imperceptible (que yo advertía en su melena inquieta), ese cosquilleo interno que produce  el sentirse protagonista de un acontecimiento importante.

Elena ya acaparó mi atención en la presentación de su libro. Comenzó su discurso con algunos conceptos de profundo significado sobre la comunicación que brotaban directamente desde la pasión por la palabra y, tal como ella misma nos dijo, “Yo no concibo la vida sin esa comunicación silenciosa, íntima y necesaria que se establece con una obra de arte” […] “De todo aquello que sea el resultado de un trabajo concienzudo, entregado y que demuestre la grandeza del ser humano”. Con esta última frase conquistó mi alma de caballero andante.

Durante la velada, seguí sus pasos con atención. Sus hermosos ojos se vislumbraban expectantes y cálidos.  Guapa, dicharachera y desenvuelta, como buena sevillana, departió con sus compañeros de mesa, sabiendo que tendría que subir aún tres veces más al escenario.

Una para recoger el premio que le otorgó el público en el Certamen de Poemas. La segunda, como finalista del mismo certamen y del que recibió el Segundo Premio del jurado de manos de Sebastián Mondéjar. Y la tercera, como finalista del Certamen de Narrativa Breve, del que recibió el Tercer Premio del jurado de manos de Carmen Posadas. Nunca antes un aspirante había triunfado tan rotundamente en una entrega de premios.

Entonces, recordé la anterior entrega del año 2011, donde igualmente subió dos veces como finalista y bajó sin ningún trofeo entre las manos. Sin embargo, sí ofreció la misma sonrisa, felicitando a sus compañeros, feliz y agradecida por la experiencia pero, sobre todo, dispuesta a seguir en la lucha en cada torneo literario que este Reino de las Palabras convocara.

 Bien es cierto que hubiera querido ver sus pies alzados sobre unos tacones. Más que nada, por apreciar el brillo de sus ojos frente a frente, pero cuando una dama, demuestra valor, inteligencia, cálida sencillez y alma entregada a las letras españolas, un caballero sólo puede rendirse a su encanto y poner a su servicio el corazón y la espada.

Por todas estas razones que rebelan sensibilidad, grandeza de espíritu y generosidad, Elena Marqués Núñez es hoy nuestra Dama Literatura 2013.

Espero, señora mía, que a su general no le importe que sea su caballero andante en futuras andaduras. De todo cuanto tenga que contar, que es mucho, se dará buena cuenta en Canal Literatura.

Dios la guarde.

Sextavoce.

Foto: ©Joaquín Zamora
 Leer respuesta de Elena Marqués

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.5/10 (6 votes cast)
Elena Marqués Núñez, Dama Literatura 2013.Por Sextavoce, 8.5 out of 10 based on 6 ratings
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •