El día 14 de febrero, festividad de los enamorados, la Asociación Artístico-Literaria Itimad entregó, en el Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla, los premios del IX Certamen Nacional de Poesía Rumayquiya, en el que obtuve un accésit con el poemario A lluvia perpetua. Aunque mi hija se estrenó en sus labores periodísticas haciendo un vídeo de mi intervención, no estoy segura de que alguna vez salga a la luz, no tanto por pudor a que me veáis presa de la emoción, con las lágrimas saltadas por un tren que ya no regresará jamás, como porque igual no llega a descargarlo nunca. Quizás sea mejor así.

En su defecto, os dejo algunas de las palabras que pronuncié y un poema que leí. No lo había más corto.

«Los que pretendemos escribir, los que nos sentimos llamados a dejar algo nuestro en la tierra en forma de palabra, empezamos siempre por la poesía como si fuera fácil. Tiramos de la rima, jugamos con los sonidos, contamos sílabas, confeccionamos metáforas, nos estrujamos la sesera para ser originales… Y de repente nos damos cuenta de que mejor debíamos dedicarnos a cualquier otra cosa.»

Elena MarquésLa poesía no es solo música, aunque está relacionada con ella. Las dos nos agitan con su voz directa, nos sacuden los oídos y, por supuesto, el corazón a quienes aún presumimos tenerlo. La poesía es contemplación y reflexión, es monólogo con nosotros mismos y diálogo con el mundo y con quien quiera escucharnos, es belleza y compromiso, es juego y, a la vez, lo más serio que podemos hacer. La poesía es un universo infinito, un sinfín de posibilidades y de ecos. Son todos los poetas que leemos y los que nos quedan por leer, los que desean sumar su voz para no morir.

»Quien escribe poesía y habla solo, como dice Machado, espera hablar a Dios un día, pues la poesía es búsqueda y es hallazgo, es una gran interrogante y la respuesta a nuestra soledad.

»Reconozco que ni siquiera con todo esto logro explicar a qué nos dedicamos quienes leemos y pretendemos escribir poesía. En ella intentamos incluir toda nuestra vida, la Vida con mayúsculas, y la mayoría de las veces nos quedamos en simples balbuceos infantiles.

»Eso es lo que yo he hecho con A lluvia perpetua: mal hablar en un idioma pequeño, volver a mis años de niña y rescatar recuerdos que pensé perdidos. Habituada a lo que es mi día a día ahora, desde hace ya veinte años, entre trabajar, atender a mi familia, pasar ratos con los amigos, ir al cine, leer, limpiar los rincones de mi casa, imaginaba que los de otras habitaciones antiguas donde pasé mis años más felices e inocentes se habrían desvanecido, al igual que la arquitectura urbana por la que viajaba como si las distancias fueran enormes e insalvables. En este pequeño poemario he intentado plasmar el olor de las alacenas y los molinillos de café, el sofá donde descansaba mi abuelo y las vías hoy enterradas de un tren que ya no regresará jamás. También un resto de esos primeros acercamientos a la literatura, a la lectura de cuentos orientales con coloridas ilustraciones y a los intentos de reunir adjetivos y rimas y sacarlos del fondo del cajón.

»En estos pocos poemas hay un recuerdo a los primeros juegos y también a la pérdida de la inocencia; al vagar por las olas de la playa, a la contemplación de la marea, a la enfermedad y a la muerte, pues en todas las vidas hay más de un capítulo dedicado a las despedidas. Y hay por primera vez una línea que los une, una intención de ofrecerlos a un lector que pensé que nunca llegaría, unas ganas enormes y una gran necesidad de mostrar mi fragilidad para pedir, por qué no, apoyo en esta labor a la que me entrego sin demasiados conocimientos porque nunca se sabe lo suficiente de ella, de la Poesía.

»Pero este enamoramiento que manifiesto por la tarea de la escritura no tiene por qué significar que he conseguido algo. De hecho, yo no lo creo, pues son más las cosas no dichas que las que puedo ahora pronunciar. Aun así, no voy a renunciar a leer aquí y ahora una pequeña muestra de esta lluvia perpetua que me acompaña y a la que pretendo conjurar con la literatura.»

 

Llueve

Tras el cristal, la lluvia.

Sus lágrimas, pequeñas,

aplauden en el círculo arcilloso

de todos los alcorques.

La línea verdinegra de los árboles

sacude hasta los niños su rocío.

Saltar sobre los charcos

no es una travesura.

La vida es ese juego de hojas blancas.

Elena Marqués

Blog de la autora

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
Primeras gotas de «A lluvia perpetua». Por Elena Marqués, 10.0 out of 10 based on 3 ratings
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •