AGUA: ¿ Por qué no es un bien gratuito?

 agua mundo

Hoy deseo hablar, reflexionar sobre un tema que nos afecta a todos: EL AGUA.

¿Por qué no está exenta de impuestos, el agua que consumimos? ¿Su gestión debe de ser pública o privada?

El 28 de julio de 2010 Naciones Unidas a través de la Resolución 64/292 reconoce:

El Derecho humano al abastecimiento de agua potable limpia y al saneamiento”. También explica que “es indispensable para vivir dignamente y es un recurso natural limitado y un bien público fundamental para la vida y la salud”.

“Los Estados y organizaciones internacionales deben proporcionar recursos financieros para propiciar la capacitación y la transferencia de tecnología para ayudar a los países en vías de desarrollo a proporcionar un suministro de agua potable y saneamiento saludable, limpio, accesible y asequible para todos”.

También aclara y zanja una hasta ahora polémica en la cual dictamina lo siguiente:

“El derecho a la prestación—del agua— deben de garantizarlos los poderes públicos—Estados— a través de un servicio público que es vinculante legalmente, porque EL AGUA es UN DERECHO a un nivel de vida adecuado y está indisolublemente asociado al derecho al más alto nivel posible de salud física y mental, así como al derecho a la vida y la dignidad humana”.

Os explico que aclara una polémica, porque hasta conseguir el dictamen por Naciones Unidas de que EL AGUA es un derecho humano y su abastecimiento también… mucho ha llovido y lloverá todavía. ¿Por qué?

Porque hasta llegar aquí las privatizaciones han estado presentes en nuestras vidas…, perdón, SIGUEN ESTANDO PRESENTES EN NUESTRAS VIDAS.

Siguen obviando el DERECHO fundamental, saltándose a la torera y regresando una y otra vez a los años ochenta y noventa donde se impuso un modelo de privatización sobre los bienes y servicios públicos que acabaron en estrepitosos fracasos —Atlanta, Buenos Aires, Yakarta, Manila… entre otros, ya que la corrupción, el incumplimiento de compromisos al ampliar las coberturas de servicios, los incrementos de tarifas, las marginaciones al acceso a los sectores sociales más vulnerables, eran continuos.

Gracias a los movimientos sociales y civiles se “Reconoció el acceso básico al agua y al saneamiento como un derecho humano que debe gestionarse como un servicio público”.  

“El agua es un patrimonio del planeta”

Gracias a los movimientos sociales y civiles se reconoció por Naciones Unidas unos criterios:

  • Igualdad no discriminación
  • Equidad
  • Disponibilidad de una dotación y número de instalaciones de saneamiento suficientes
  • Calidad adecuada del agua
  • Aceptabilidad, accesibilidad y asequibilidad de las instalaciones de abastecimiento y saneamiento de forma continua para todos los miembros del hogar sin comprometer las condiciones de vida de los usuarios
  • Acceso a información, transparencia, rendición de cuentas, sostenibilidad y participación

Gracias a los movimientos sociales se reconoció el “Agua como un bien común, un patrimonio del planeta” que debe ser gestionado a partir de criterios de solidaridad, cooperación mutua y acceso colectivo, equidad, control democrático y sostenibilidad”.

Hay que ser justos y aclarar que la normativa que ha impuesto NACIONES UNIDAS no excluye la participación de operadores privados en la prestación de estos servicios, pero cualquier agencia privada debe garantizar el pleno respeto de los derechos humanos y el Estado en ningún caso podrá eludir su responsabilidad respecto a esta resolución.

Entonces me pregunto: Si Naciones Unidas ha decretado que el agua es un bien común, un derecho, y su abastecimiento también, ¿por qué nos siguen cobrando tributos por un bien común —el agua— que es un derecho?

Los Estados nos explican que la gestión del agua consiste en lo siguiente:

Captar el agua de ríos, lagos, mares, etc., potabilizarla, transportarla, almacenarla y vuelta a transportar antes de que salga por nuestro grifo.

embalses2Cuando sale del grifo y es utilizada se tiene que recoger del desagüe, debe de ser transportada, depurada, desinfectada, vuelta a transportar y nuevamente comenzamos el proceso… ¡Y sí!… todo esto cuesta dinero.

Muchos Estados se escudan y reinterpretan la resolución diciendo que este ciclo del agua que gestionan entes públicos… no significa gratis. Y que el usuario que la disfruta debe de pagar por ese bienestar.

Estos Estados aclaran y especifican que estas infraestructuras cuestan mucho dinero y hay veces que los ayuntamientos —las administraciones que poseen  su competencia— no pueden asumir ese coste y por eso se privatizan.

¿De verdad se privatiza por eso? ¿Nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino diciendo que no se obtiene beneficio del agua que todos pagamos?

El cinismo —bajo mi punto de vista— llegó de alguien llamado Roque Gistau hace unos meses  en unas declaraciones donde explicaba:

“La factura del agua en España es muy barata para un país pobre en recursos hídricos”. “Las tarifas del agua en España son insuficientes para cubrir los costes de los servicios” que son superiores en un 40% a los precios aplicados, lo que es contrario a la recomendación de la Directiva Marco Europea del Agua”.

Quiero aclarar que personalizo en este señor, en particular, por que me “chocó” mucho su exposición. Animo a más lectores a que dejen comentarios sobre este tema si vosotros también habéis leído o escuchado al respecto.

Cabe preguntarse ¿hasta cuándo nos van a ver “cara de tontos” para pensar que alguien se mete en un negocio para perder, no para ganar?

Cabe preguntarse ¿hasta cuándo nos van a ver “cara de tontos” al “ir de víctimas” reflejando que las tarifas que nos cobran son insuficientes para cubrir los costes mínimos?

Cabe preguntarse ¿hasta cuándo nos van a ver  “cara de tontos” al explicar que reinvierten los beneficios obtenidos en infraestructuras?

Sí, queridos lectores:  todo el tema del agua ha sido, es y seguirá siendo UN AUTÉNTICO NEGOCIO.

Negocio que no respeta la resolución de NACIONES UNIDAS.

Negocio en el cual no importa que miles de personas no tengan derecho a un bien común, EL AGUA, por no poder pagar unas tarifas “abusivas” cuando has perdido el empleo.

Negocio al no querer “promulgar” una ley para que este bien común de toda la humanidad, EL AGUA, sea gratis.

Negocio de los Estados que prefieren NEGAR EL DERECHO AL AGUA A LOS DESHEREDADOS DE LA TIERRA, DESFAVORECIDOS, SIN RECURSOS, pero sí aprueban PLANES de obras faraónicas, autovías fantasmas, aeropuertos inservibles, sueldos abultados, coches oficiales y un lamentable largo etcétera.

¿Todo esto… hasta cuándo?

Rebecca Van Winter (Marzo 2014)
 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •