Directora del departamento de corrección de textos

Elena Marqués

canal literatura-marron2

Elena Marqués Núñez es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla (1986-1991) y desde que terminó sus estudios se dedica a la corrección de textos, primero a través de una beca convocada por la Consejería de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía (Orden de 3 de junio de 1991) para la realización de prácticas en Ediciones Alfar, donde aprendió los rudimentos del oficio, así como conceptos de maquetación y fotocomposición, y ejecutando después trabajos de corrección en la misma editorial (1992-1993).

En 1992 colaboró durante unos meses con Editorial Don Quijote y en 1994 opositó al Cuerpo Técnico del Parlamento de Andalucía, escala de técnicos superiores, especialidad, correctores de textos. Desde entonces ha trabajado en el Servicio de Diario de Sesiones (1994-2004), en el Servicio de Publicaciones Oficiales (2004-2013) y en Secretaría General Adjunta, puesto en el que, entre otras tareas, se dedica a las labores de mantenimiento y asesoramiento lingüístico de la página web de la Cámara.

Corrección de textos.

Nuestros servicios de corrección

La Asociación Canal Literatura no es solo un portal dedicado a dar voz a escritores noveles de habla hispana de todo el mundo, sino que en sus casi diez años de andadura ha conseguido formar una comunidad centrada en la promoción y difusión de las letras y la cultura española, por lo que ha recibido una mención de honor.

Activa defensora del buen uso de la lengua y consciente de la importancia de la forma en que se presentan los textos para lograr toda su eficacia, la asociación Canal Literatura ofrece a partir de ahora sus servicios de corrección ortotipográfica, gramatical y de estilo para todo aquel que lo precise, con unas tarifas económicas y ajustadas a la exigencia del trabajo y con descuentos especiales para todos sus socios.

Hasta hace pocos años la corrección de textos era una labor que se realizaba en papel, a través de marcas, signos y llamadas que prácticamente solo conocían tipógrafos y editores. En estos momentos la tarea ha pasado a valerse, como casi todo, de los medios informáticos, que ofrecen muchas utilidades prácticas para el oficio pero que nunca pueden sustituir los conocimientos del profesional. Este sigue siendo imprescindible, y, aunque no lo parezca ni se valore demasiado, realiza un trabajo complejo que requiere de varias etapas o tipos de corrección. Hoy en día algunas de estas fases tienden a simplificarse, o incluso a eliminarse, lo que puede redundar en la calidad del producto final. Todas ellas se ofrecen desde hoy mismo a través de la Asociación, tanto en conjunto como por separado.

1 Corrección ortográfica y gramatical

Constituye una primera fase de revisión de un documento y es siempre el mismo proceso independientemente del texto de que se trate (escrito divulgativo, literario, legal, científico, técnico, comercial…), del tipo de soporte (página web, papel…) y del público al que se dirija (redes sociales, profesores, alumnos…). En esta etapa del trabajo el corrector debe eliminar los errores ortográficos, de puntuación, de acentuación y de sintaxis.

2 Corrección de estilo

La corrección de estilo consiste en el proceso de revisión, limpieza y perfeccionamiento del texto de manera que sea claro para su lectura, exacto en las ideas que expresa, coherente en su desarrollo y uniforme.

Partimos de la base de que el corrector debe respetar el estilo de quien escribe. El texto no es suyo, sino del autor. Tiene que mejorarlo, enriquecerlo, pero nunca modificarlo a su gusto. El profesional debe centrarse en detectar los errores léxicos y semánticos, marcar los localismos y arcaísmos, eliminar ambigüedades, redundancias, inexactitudes y pobreza de vocabulario, así como corregir los fallos de redacción (repeticiones innecesarias, cacofonías, redundancias, frases confusas, contradicciones, anacolutos,  rimas internas…).

3 Corrección ortotipográfica

La ortotipografía es la parte de la ortografía técnica que se ocupa del estudio y aplicación de los principios tipográficos de estética, funcionalidad, legibilidad y eficacia comunicativa en la escritura de un texto. La corrección ortotipográfica se dirige, pues, a unificar los recursos ortográficos (comillas, mayúsculas, paréntesis, negrita…), así como supervisar que la tipografía sea la adecuada para la comprensión del texto.

Es labor del corrector ortotipográfico comprobar que el rango de títulos y subtítulos se diferencie visualmente, que el tipo y tamaño de la letra elegida sean legibles, que exista correlación entre fotos y pies, que no haya líneas perdidas ni existan blancos incorrectos, que se igualen las sangrías, que se observen las normas de partición de las palabras y la distancia entre las mismas, y muchos otros problemas espaciales que se presentan habitualmente. Por todo ello este tipo de trabajo se realiza sobre la maqueta, mientras los dos anteriores suelen efectuarse en un texto plano, preferentemente en Word. Eso no quita que sobre un texto ya preparado para la edición se marquen ese tipo de defectos que son objeto de las dos fases anteriores. De hecho, es procedimiento hoy muy frecuente en las editoriales enviar a sus autores desde el principio el texto paginado para realizar sobre él todas las correcciones oportunas sin distinción.

4 Corrección de contenido

El corrector no está obligado a dudar de lo que lee. No tendría por qué cuestionar lo que el autor, experto en una materia, escribe. Aun así, un buen profesional intentará detectar los posibles errores de contenido, advertir sobre deslices en las fechas, en los nombres de los personajes y otros fallos de coherencia. Por ello es fundamental mantener una relación abierta con el autor para consultar todas las dudas que se planteen.

TARIFAS

El precio de estos servicios dependerá de la extensión del texto, del nivel de intervención que precise y del tipo de corrección que se pida. La unidad de medida que se utiliza habitualmente para determinar el volumen de trabajo es el millar de matrices (caracteres + espacios), teniendo en cuenta que un mayor número total de páginas abaratará el precio de la misma. Para hacernos una idea, una página llena, formato A4, con letra Times a 12 puntos, interlineado 1,5 y 2 cm de margen (superior, inferior derecho e izquierdo), contiene aproximadamente mil ochocientas matrices, lo que supone en el mercado 3,00 € en el caso de que lo que se pida sea una corrección de estilo y 2,50 € si se demanda una corrección ortotipográfica.

La Asociación Canal Literatura es consciente de que estos servicios pueden resultar gravosos y ofrece unas tarifas más ajustadas a los tiempos que vivimos, de manera que establece como precio para corrección de estilo 2,00 € por página y solo 1,50 en el caso de que se contrate una corrección ortotipográfica. Estos precios disminuirán a medida que el número de páginas por corregir aumente (para un libro de 200 páginas, el precio por carilla será de 1,80 € y 1,30 € respectivamente; para un libro de 300 páginas, de 1,60 €  y 1,10 €). En ambos casos se tendrán en cuenta todos los errores gramaticales y ortográficos que se detecten, así como las posibles fallas del contenido. Eso significa que, en realidad, se están efectuando dos trabajos en uno y prácticamente se abarata el precio a la mitad de lo que se encuentra en el mercado.

Téngase en cuenta que el corrector, como cualquier otro profesional, cobra aparte una cantidad fija por hora (unos veinte euros), a lo que suma un porcentaje bastante alto (25% del precio) en el caso de que los trabajos sean encargados con urgencia o se realice en días festivos o fines de semana, cuestiones que no se contemplan en los servicios prestados por el Canal.

En caso de que le interese, puede solicitar un presupuesto previo y, para cualquier duda, escribir a:

servicios@canal-literatura.com

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •