Canción de hielo y fuego 1. Por Maite Diloy

Canción de hielo y fuego 1
“Se acerca el invierno”

La primera parte de la saga “Canción de hielo y fuego” de Gerorge R. R. Martin, la que titula “Juego de Tronos”. Esta es una saga conocidisima, de hecho hay una serie televisiva basada en la misma. La serie, de la que todos ustedes habrán oído, es “Juego de Tronos”. Esta primera parte es la que ha sido ya estrenada en su primera temporada. Ha sido una serie muy seguida y el libro es muy similar. George R. R. Martin nos traslada a una edad medida alternativa, a un mundo inventado, de honor y deshonor, de juegos cuya apuesta es la vida. No son libros de literatura, son historias inventadas basadas en leyendas que ya conocemos, en dragones, en honor y espadas. La vida se vive a lomos de un caballo con una espada de acero en la mano. Pero eso no impide que sean historias que te enganchen y lleven a leer la saga completa. Les confieso que me encanta la fantasía, que yo si soy lectora de Tolkien o tipos como Moorcook y su Crónica de la espada negra de Elric de Meliborné. Me gusta leer sobre reinos, sobre huargos, dragones, Otros que pasean el hielo. Me gusta imaginarme esos mundos. Me gusta sumergirme en mundos fantásticos parecidos al nuestro pero que no son lo mismo. Los disfruto muchísimo.
Y por eso he disfrutado tanto de Juego de Tronos, no es una lectura como he dicho para recrearse en las formas, es una lectura que narra, que te lleva por la acción más de cómo te cuentan los hechos. Supongo que entenderán que  a veces necesitemos narración importándo menos cómo lo cuentan.
Por eso este mes me he decidido por leer a Martin, por meterme en la piel de reinas conspiradoras y lores que rinden tributo a algo más que una corona, he visto por los ojos de cada personaje, la forma de narrar dedicando capítulos a cada personaje te permite ver por sus ojos y formar un todo a partir de la lectura. Me he apenado en algunos capítulos y he gritado bien en otros. Y he leído por el placer de seguir una historia sin buscar nada más. Algo que no hago siempre pero que en ocasiones necesito hacerlo.  Supongo que quienes leean fantansía me entenderán, son libros divertidos, llenos de acción, de un honor medieval pero sin basarse en las historias que el medievo nos cuenta. La fantasía permite eso que puedan crear un mundo de la nada, que no haya límites, que no haya hechos históricos que te coarten, pueden volar dragones por el cielo y vivir grandes lobos en bosques encantados, puede hasta que existan bestias que no se ven o un muro de hielo que cierra el mundo civilizado ante el de unos salvajes que quizá no son tales. Martin lo crea, y nosotros lo disfrutamos. No puede pedirse más para una lectura veraniega. De esas que te permiten beber una cerveza y leer en el césped de la piscina o encima de toalla de la playa. Simplemente abres el libro y el invierno llega.
Si ya conocen la serie, atrévanse, lean.

Maite Diloy (Brisne)

Colaboradora de Canal Literatura en la sección “Brisne Entre Libros
Blog de la autora

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *