Enjambre de «typewriter». Por Anna Genovés

Buenas tardes, amigos y colaboradores de Canal Literatura. No creáis que os he olvidado, abandonado… nada de eso. Estoy terminando de recopilar y etcétera un poemario que quiero regalarle a mi hermana para Fin de Año. Os doy mi palabra de que no tengo tiempo ni para mirarme en el espejo. Mejor, igual me asustaba.

Comparto con vosotros una entrada de prosa poética con un toque beatnik. Bueno, ahora diríamos hipsters; las modas son así de guasonas y se creen genuinas cuando, en muchas ocasiones, son copias. Dejaremos que sean felices. ¡Molan!

Besos,

Anna

111-001372a9aeaf11c3a0291c

Enjambre de typewriter

Una taquimeca de ordenadores caminaba a ritmo de jazz callejero; su hombre la esperaba entre témpanos de cristal y lacustres bocanadas de cigarrillo.

El amor era un suicidio

inefable. Nubes de terciopelo,

brazos móviles de paja.

Salía del trabajo como una penitente de rosario nazareno. Llevaba el tic de las cartas móviles en su cabeza; un repicar de campanas solícitas e ingrávidas que apabullaban sus entrañas.

Gris, blanco; epidermis cerúlea que anida un sortilegio mágico mientras el sexo convaleciente se apaga.

Enteriza, miraba los reflejos de escaparates y de carteles con destellos. Deseaba seguir inerte. Sin embargo, parecía que una voz la hipnotizara: «Compra. Compra…», voceaban lo maniquíes vestidos de ángeles celestes.

Salía del gentío pensando en el crimen que iba a cometer, enredada en las piernas del gélido amante que apagaba su vorágine en un cuartucho de hotel.

Inodoro marrón con heces

amasijo de otros cuerpos,

enjambre impúdico. Deseos.

Veloz se escurrió por callejuelas llenas de charcos donde el Jericó de un completo a veinte euros reinaba inmemorial. Subió las escaleras mecánicas como si fueran dedos que se posaban en sus pies esponja. Dobló la esquina del pecado.

El hervidero sonoro de su typewriter táctil lamió su piel, erizó su bello, besó su alma. Lengua autómata que no habla. Vergüenza que torna la dermis cobre niquelada. Escupe miserias.

El varón seguía sus movimientos con párpados entornados desde el cuarto esmeralda. Se diría que toda la vida andaba haciendo lo mismo: picando flores. Alfileres clavados en un globo hinchado.

Material consumado y consumido,

soplos de aire,

oxígeno. Garganta ahogada.

Impúdico, salivó en exceso relamiendo la fruta madura que satisfaría el deseo de su sexo. El ventilador de molinos de viento giraba. Brazos de alcohol cortando el viento. Cizalla.

El amor era peligroso. Medusas de cabello blancas; pez espada retorcido entre olas de rascacielos.

Al abrazo siguió un beso rojo pasión que hizo caer sus brazos al suelo. Amarillo limón, salpicado de manchas. Las sábanas de almidón pretérito. Ciegas sus palabras, pasó a la acción. Sus pies olían a queso fuerte: los tomó entre sus labios y los devoró. Sándwich de cuajada.

Grietas esculpidas en roca insana,

esputo verde,

carnosidad de montañas. Diligente.

¡No todo eran taquígrafos impertinentes! Papeles ventosas que se adherían a sus poros. Metal fluorescente que quemaba. Espuma de mar entre ruidos de vehículos y caras asustadas.

El amor era un suicidio.

Asesina. Mujer escarlata.

Nouvelle de dos rombos. Lacra.

©Anna Genovés

11/11/2014

Todos los derechos reservados a su autora

Puedes seguirme desde Memoria perdida blog, mi web personal. Gracias.

Ella Fitzgerald – Body and soul

(Subtítulos en español)

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

anna

Valenciana de nacimiento y ecuménica de pensamiento. Tengo alma de poeta y mi corazón está tuerto. Funambulista de la vida, mis ojos ha visto innumerables historias y mis dedos han tecleado todo tipo de cuentos... Tantos como años tiene Caronte. Soy disléxica y disgráfica como John Irving, Roberto Bolaño, Wendy Wasserstein o Scott Fitzgerald... Y, millones de personas, a las que les cuesta aprender idiomas o confunden, por ejemplo, "niño" con "nicho". Pese a ello, tuve la suerte de ir a la universidad y licenciarme en Historia Antigua y Arqueología/Prehistoria. Colaboro en distintos medios digitales. Escribo cuando me inspiro y soy bloquera a ratos. He publicado dos novelas: Tinta amarga y Bovary 21. Habrá más: os lo aseguro. Van rulando por los cajones y me piden salir a la luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *