La silla. Por Maite Diloy

la silla

Hay sillas que esperan ser ocupadas y que ya no lo serán nunca. Sillas que esperan a su dueño. Sillas que quedan vacías en el fondo de la mesa. Sitios vacíos.
Llegó la muerte y le besó la frente. Llegó y nos dejó llorando con la mochila llena de pena.

Dedicado a mi padre que falleció de un modo inesperado el 7 de Enero. 

Maite Diloy (Brisne)

Colaboradora de Canal Literatura en la sección “Brisne Entre Libros
Blog de la autora

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *