Pequeña historia de amor. Por Betty Badaui

 PEQUEÑA HISTORIA DE AMOR

  

La conocí en uno de nuestros viajes al Paraguay, tenía castañuelas en la voz y en la mirada y ofrecía con especial  encanto «chipa calentito, mi reina».

En aquel viaje la vi varias veces, le compraba chipa y ella me contaba con fresca alegría que su novio era el mejor, que era un paraguayo loco, loco.Pequeña historia de amor. Por Betty Badaui

Después de tres o cuatro años, en otro viaje, la volví a ver, nos reconocimos enseguida y entre chipas y sonrisas le pregunté por el «paraguayo loco»; su mirada se apagó como la de una cortesana abandonada.

Prometí volver al día siguiente y cumplí. Nuevamente tenía castañuelas en su mirada, me señaló a un pequeño que jugaba en el suelo y me dijo: «es mi amor, mi vida, también va a ser un paraguayo loco».

Nos reímos y cuando me iba me gritó: «eh… mi reina… ¡soy feliz!».

Y le creí.

 

Betty Badaui 2015

 

 

 

Betty Badaui     

Argentina      


 

   

 

  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

3 comentarios:

  1. Gracias por arrojar mi relato.
    Feliz Año 2017 a Canal-Literatura, sus integrantes y seguidores.
    Desde Rosario, mi ciudad, va el abrazo.
    Betty

  2. Gracias, Elena, por la lectura y posterior comentario.
    Te cuento que al dejar mi agradecimiento me equivoqué y puse “arrojar” en vez de “alojar”, ahora me di cuenta.
    Desde Argentina va mi cordial abrazo
    Betty

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *