Polvo en el neón. Por Maite Diloy

Polvo de neón

“Pasa en todas las familias: se reconoce a sus miembros por el peso en el alma de una misma sombra y por la huella que va dejando en sus facciones , con el paso del tiempo, el lastre de un secreto que propaga por el aire un envenenado silencio que se vuelve más denso cuando están todos juntos, en torno a una mesa navideña”.

Polvo en el neón es un viaje a través de las imágenes de Dominique Leyva y las palabras de Carlos Castán. Un viaje o una huída. Nunca se sabe si un viaje es un viaje o una huída. Quinn sale de una casa a la que quiere volver en busca de una motel que le han dejado en herencia y el viaje se convierte en un repaso vital, volver los ojos hacia el pasado y recordar ante la carretera que se abre salpicado de imagenes, de posiblidades.
Ante una carretera, al volante de un coche, todos pensamos, ponemos en orden nuestra vida, calculamos. Lo hacemos si la música nos acompaña o si no. Y Castán nos traslada en ese viaje a las vivencias de Quinn, un matrimonio roto, unos celos entendibles, una novia a la que no ama, un hermano en la otra punta del país y con el que une más el pasado que el futuro. Una vida al volante, una novela de viaje que supone la huída de un matrimonio al que en el fondo él desea volver. Cuantas veces no hemos hecho eso, huír o el deseo de huír de un lugar al que deseamos volver, al que deseamos ser llamados, volver a la estabilidad aunque en el fondo esa estabilidad nos coma por dentro. La dualidad del ser humano y que tan bien se narra en esta novela. Corta pero intensa. Jalonada de Imágenes. Una delicia de libro.

Muchas veces nos dejamos llevar por novedades, por novelones y no pocas encontramos en novelas escondidas en los catálogos de editoriales pequeñas las novelas que nos llenan, en autores no tan conocidos las palabras que nos enamoran. Muchas veces la literatura nos da pequeñas alegrías y creo que si se deciden a buscar “Polvo en el Neón” se llevarán una. Déjense deslumbrar por las luces de neón, por la vida de Quinn que es el fondo la de ustedes, una vida como otra cualquiera con sus pequeñas miserias y sus pequeñas alegrías y no olviden apuntar el nombre del autor y buscarlo. Estoy segura que me agradecerán la recomendación.

Maite Diloy (Brisne)

Colaboradora de Canal Literatura en la sección “Brisne Entre Libros
Blog de la autora

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *