SALUDO A LEO MESSI. Por Aleqs Garrigóz

SALUDO A LEO MESSI

 

Lascivia del hombre.
Del hombre atleta
cuya ingeniería de huesos sostiene
un orden esférico más allá de lo muscular: muslos
monumentales
para untar halagos o
poemas imposibles;
y la erección exquisita
de millones de años de bipedismo bajo un sol compañero
de las sonrisas del niño que permanece
para mirarse desde lo alto.

La potestad del ángel es: mantenerte ciego
o hacerte mirar como un cervato queriendo morir;
y ser pavoroso;
o también
la hondura de unas facciones:
el ángel terrestre, vuelto carne sacrificada,
que suda y no siente la diferencia
del césped arrasado que no se renovará;
y patea un balón
(el rapto del origen,
el arrobamiento de lo mundano,
la ternura derramándose en los campos)
como las esperanzas otros sueños más quiméricos.

Eres un arco tenso de luz austral.
Una imantación
para las brújulas, mi número impar.
Te quiero y te deseo
con la simplicidad del aire;
como el hombre, el ángel, el niño
y el demonio inocente quieren sólo ser.
Te he soñado en la procacidad de la idolatría
(el infierno ardía más que nunca
y alargué la mano),
como la esclavitud de todo sol sueña parpadear.

Y todavía, el humo de las disipaciones,
te vi entero.

LEO MESSI

 

Aleqs Garrigóz

SALUDO A LEO MESSI. Por Aleqs Garrigóz, 10.0 out of 10 based on 1 rating
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Garrigóz Aleqs

ALEQS GARRIGÓZ (Puerto Vallarta, México 1986). Empieza su carrera publicando Abyección (2003). Trabajos posteriores son: Luces blancas en la noche (2004), La promesa un poeta (2005), Páginas que caen (2008), Galería del sueño (2008), En la luz constante del deseo (2012). Premio de Literatura Adalberto Navarro Sánchez 2005, otorgado por la Secretaria de Cultura de Jalisco. Premio de Literatura 2008 de la municipalidad de Guanajuato. Ha publicado poemas en diversos medios impresos y electrónicos de México e Hispanoamérica. Figura en una decena de antologías literarias editadas en México.

Un comentario:

  1. Con esta sublimación yo no puedo sino quedarme con la boca abierta. Sin ser futbolera después de este poema miraré a Messi con otros ojos.

    Brillante. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *