Alhama de Granada

 

Alhama de Granada

 

Antonio Colinas:

«Esta crisis nos tiene que llevar a una vida más rica en valores y eliminar la filosofía del todo vale». Y en lo individual «para tener una vida más sencilla y próxima a la naturaleza».

 

Con el quejido “Ay de mi Alhama“, y digo quejido porque es un verso grito, comienza el Romance del Rey moro que llora la pérdida de Alhama de Granada frente a las tropas cristianas enviadas por los Reyes Católicos. Alhama, que significa “agua caliente” es un tesoro granadino de la parte más occidental, bañado por las aguas cristalinas del río homónimo y cuyo poder sanador y terapéutico disfrutan con agrado sumo, los privilegiados y curiosos bañistas que acuden entre los meses de abril y septiembre a su famoso balneario, que es fuente de indiscutible riqueza de la comarca granadina. De hecho, la sabiduría popular cuenta que todo aquel que bebe de las fuentes del pueblo, rejuvenece.

Se la conoce y se le va descubriendo poquito a poco por sus leyendas, por sus famosas máscaras carnavalescas (trapos viejos pintados), por sus casas solariegas, por sus mazmorras, por su casa cuna, por su primer hospital de sangre, por su iglesia mantenida por familias adineradas de bien. De la iglesia destaco, sin duda alguna, el camarín de la Virgen de las Angustias, patrona del pueblo, que elegantemente vestida con un inmaculado manto de flores, es a mi modo de ver, una joya, literalmente escondida de entre sus muros que aguarda en silencio, como se hacen las buenas cosas, al asombrado turista; y digo y recalco lo de joya única, ya sea por su finísimo acabado y rico artesonado blanco, ya por su milimetrado trabajo de estucado, repuntado por la minúscula pero no por ello menos hermosa bóveda, que al haz de luz, y gracias a las piedras preciosas distribuidas a conciencia, forman un juego de luces y de colores sobre la sagrada imagen de la patrona, intensificando su presencia.

Se intuye también a Alhama de Granada por sus gentes, hombres buenos y mujeres buenas que cuidan sus tierras, afanosa y laboriosamente, de sol a sol, sin descuidar cada uno de los trescientos sesenta y cinco días del año. Con el mimo necesario y la pasión y la disciplina obligadas, recogen la uva ya madurada de unas inaccesibles laderas próximas al río Alhama y a los tajos, o elaboran de forma artesanal, como es el caso de la Quesería El Cortijo Júrtiga, una variedad de exquisitos quesos de cabra, especie autóctona, y que el visitante podrá degustar en un hospitalario y bello entorno de campos de olivares, flanqueados por el imponente e intenso verdor de los extensos llanos y presidido, como si de un rey único e inmortal se tratase, por el árbol milenario más longevo de la provincia de Granada.

Dícese de este Quejigo de Júrtiga, especie representativa de la dehesa mediterránea que, no importando la fecha del calendario, los vecinos de las cortijadas más cercanas o del propio pueblo de Alhama, (incluso los foráneos, como la que aquí suscribe) se dirigen hasta este árbol legendario para pasar, sin más pretensión, una sencilla, agradable y feliz jornada a la vera de su tronco, que es antojo de abrazos, o bajo el intrincado de unas ramas sigilosas que callan miles de vívidas historias e incontables secretos. Como la viva historia de una singular y a la vista reciente pedida de mano. El visitante apreciará, tan pronto como llega al lugar, con gusto, curiosidad y deleite, unas piedras dispuestas y no al azar, porque podrá leer al pie del tronco, y frente a la hornacina de la venerada Virgen: “Quieres ser mi mujer?”…

El sitio cobrará si cabe, más encanto, tanto que, recelosos, no querremos, al final del día, irnos de este singular paraje, que nos brinda la protección de la naturaleza, la paz y la magia del antiguo romanticismo mezclados con el destellante y verde matiz de la esperanza de creer que nuestros pueblos, cual ave fénix, (Alhama sufrió en 1884 uno de los peores terremotos jamás contados) son mucho mejor y más valiosos de lo que imaginamos. Por ello, ahí va mi más sincero agradecimiento y admiración a todos los pueblos de España que, como ALHAMA DE GRANADA, han sabido hacerlo, y que fieles a su fortaleza, han sabido también creer en ellos y en su natural poder de seducción.

Visité Alhama de Granada el 7 de Marzo de 2020

USUE MENDAZA

Alhama de Granada

Alhama de Granada, 10.0 out of 10 based on 1 rating

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Usue

Nace en Vitoria-Gasteiz en 1975, reside en Benidorm (Alicante) desde hace 9 años y pertenece al Liceo Poético de Benidorm con el que ha participado en la Antología VOCES EN AZUL. También participó en la Antología DEL SILENCIO AL TEATRO DEL PARNASO en homenaje al poeta modernista hondureño Juan Ramón Molina, amigo de Ruben Darío. Acompañada por el cantautor Luis Eduardo Aute, están también sus letras en la edición virtual de Agosto 2013 de DOS POEMAS Y UN CAFE. Reside en Benidorm y trabaja en Alicante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *