Las relaciones inhumanas. Por Usue Mendaza

Las relaciones inhumanas

 

   No hace falta ser muy avezada para saber que en tanto en cuanto los canales de comunicación en los que se basan las relaciones humanas han cambiado, también han variado sus códigos, su forma, el mensaje, su emisor y el receptor; en suma la manera en la que nos relacionamos. Y sin embargo las necesidades siguen siendo las mismas. Seguimos queriendo que nos quieran pero mientras tanto, el índice de personas mayores que mueren solas va en aumento y no hay que irse muy lejos para percatarse del problema social, porque con toda probabilidad, el triste suceso ocurra en su comunidad el día menos pensado. Le podrían poner al wasap un icono de llamada de emergencia. Igual fuese más productivo de lo que resulta ser ahora.

   Mi mejor amiga, Marina, con la que tengo la buena costumbre de quedar todas las semanas para charlar y tomarnos un café, aborrece el wasap y principalmente por dos motivos: uno por lo frívolo y segundo por lo superficial. Dice que es un pasatiempo vulgar que nos atonta, y recalca, sin darnos cuenta.

   A ella no le interesa lo más mínimo la retahíla de “buenos días” que se reparte a diestro y siniestro todas las semanas entre los integrantes del grupo, fiel a su costumbre diaria, como si fuera un pecado antipático no darlos o como si el paripé de turno que se traen con las idílicas imágenes de café, amplia sonrisa y jarrón con flores de vívidos colores nos irían a alegrar a todos la mañana.

   El otro día me contó mi amiga que organizaron una quedada, de estas que organizan de ciento en viento, y que estuvo a un tris de que se le saltaran los colores de la vergüenza. Ella no conoce ni por asomo a todos y cada uno de los cuarenta y siete integrantes del grupo de wasap pero con algunos se medio maneja. Pues bien. Llegado el punto de que mi amiga Marina se sienta en una de las mesas y lo típico, que si se habla del tiempo, de lo caliente que está el chocolate pero lo rico que sabe, que si cuantos churros piden, que si serán demasiados, que si ésta o esa persona no ha venido, Marina, que es mucho de querer agradar, le pregunta sonriendo a la persona que está sentada a su lado: Adela Villar no ha venido no?? Y ésta le responde contrariada y con cara de muy pocos amigos: Adela Villar soy yo. Y mi amiga se pensaba que medio controlaba. Pues eso, el maldito wasap.

USUE MENDAZA

Blog de la autora

Las relaciones inhumanas

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
Las relaciones inhumanas. Por Usue Mendaza, 9.0 out of 10 based on 1 rating
  •  
  •  
  •  
  •  
  •