Letras de tinta
“Porque, con la crisis, que yo muera supone una alegría para alguno, un esperanza de que quizá mañana cambiará su vida, llevará pan a casa para la cena”.

Cuando se lee una colección de relatos siempre buscamos la conexión, no sé, esa corriente que navega por debajo de todos y los une. En Letras de tinta Lourdes Aso Torralba nos plantea once relatos diferentes, sí, con algunos elementos comunes pero unidos por el humor y la ironía.
Sonrisa sardónica al leer “Anuncio por palabras” o carcajada directa al imaginar lo que ocurre en “Ley justa”. Creo que el humor es importante, no sé porque siempre he pensado que las personas que carecen de sentido del humor en el fondo son unos pobres desgraciados, que desarrollan úlcera sangrante y se alimentan de apio crudo.

Así que me encanta encontrarme con alguien que sí lo aprecia y es capaz de hacerte sonreír. Imaginen ustedes que se encuentran con un tipo buscando sus pulmones, que ayer decidieron que estaban cansados de tanto tabaco que se fueron a dar una vuelta. Imaginen una reina tan cansada de proteger al rey que se larga directamente tambaleando la mesa y dejando la partida en tablas (hablamos de ajedrez, no piensen en otros reyes). Imaginen una bruja que amanece cincuenta años después de muerta y organiza todo un pueblo (no me gustaría encontrarme con eso, pero, caray, la resurrección de la carne se le parece un poco). O finalmente siéntase un tipo recién muerto que ha de organizar su entierro. Es curioso: muchos de sus relatos tienen humor macabro entre las venas de sus letras.
No sé si Lourdes Aso Torralba, enfermera, ejercerá, pero sí que ese humor me recuerda mucho al que las estudiantes de Medicina contaban en la mesa de mi residencia siempre que comíamos. Me aficioné a escuchar hablar de intestinos mientras devoraba unos ricos macarrones con tomate. Trabajar con cuerpos les llevaba a eso.
Y leer a Lourdes Aso Torralba me ha llevado un poco a esas sobremesas. Me divertí mucho entonces y me he divertido con esta colección de relatos.
Sin embargo hay tres relatos que nos muestran otra cara, “El cuarto de la llave roja”, “Cuentas y números” y “Hold on“, un pelín más intimistas, con algo de mala leche, la búsqueda de un sitio en el mundo les conecta. Un sitio vetado para quien acaba de perder a la mujer de su vida, o la madre a la que no le cuadran los números para sacar a la familia adelante con los vicios actuales. O un niño aficionado a calificar a las personas por sus zapatos que acaba buscando la felicidad lejos.
Letras de tinta sorprende, por su ironía, humor negro… En estos días previos a la Navidad, lectura perfecta para imaginar un mundo lleno muertos que despiertan y quizá nos coloquen el árbol con alguna que otra sorpresa.

Maite Diloy (Brisne)
Colaboradora de Canal Literatura en la sección «Brisne entre libros»
Blog de la autora

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •