THÁNATOS

Relatos para leer en Radio41ypico. Si te gusta escribir, y oir tus relatos con musica de fondo envianos el tuyo.
Responder
Dandy
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 54
Registrado: 30 May 2005 00:00
Contactar:

THÁNATOS

Mensaje por Dandy »

¡Alabado gran Thánatos! Pobre de mí que creía que sólo podía inspirarme en la luz y en sus iluminados días, desconociendo la belleza de la oscuridad. Has tenido que ser tú mismo Thánatos, quién me iluminara con tu potente noche, que al ennegrecer mis ideas dejaste asomar sombras, que bailando en el frondoso arbolado de mi tozudo cerebro, como esculpidas, representaban los sentimientos de una obra teatral donde el escenario era la vida.
<BR>Odio tener que regresar. Quisiera fundirme en ti. Recorrer todo tu reino. Incorporarme a tus legiones y luchar, luchar por ti, para que no solamente yo fuera testigo tuyo; para que otros oyeran tu llamada y aprendieran tu idioma pudiendo así hablar contigo y no se sintieran solos.
<BR>¿Cómo es posible colorear lo que ya tiene color? Imposible. Nos limitamos solamente a abrillantar y en ocasiones por mejor ver, hay hasta quien se atreve a cambiar el color de lo que con color ha nacido, truncando así su significado natural. Sin embargo, la oscuridad, no priva de su color a nada, lo ensombrece eso sí, invitando a descansar, inyectando paz, recomendando meditar y renovar fuerza en las ideas para así, poder enfrentarse a la nueva luz, en donde no podrá nadie esconder su color.
<BR>En la oscuridad de la noche, el color fuerte pierde su fuerza y el color débil cobra tonalidad, aparejando así el orgullo del primero con la tristeza del segundo. Las sombras grises agrandan lo pequeño y achican lo grande, nadie jamás juzgó mejor.
<BR>Eres tú majestuosa oscuridad, quien llamas y llenas de verdad las frases cotidianas, puliéndolas y recortándolas para que rimen, embelleciéndolas con tu sabiduría esperando a que alguien desde algún lugar te oiga cuando las recitas, y se enamore de ellas.
<BR>No quisiera al despertar, encontrarme de nuevo con la realidad, si realidad es lo que tenía antes de conocerte, o sueño es lo que estoy viviendo. Siendo sueño o realidad, lo cierto es que has llegado hasta mí y me has llenado, arrebatando mi voluntad y condicionado mis sentimientos, para que te obedezcan y tracen con fuego unas líneas en el libro de la vida, para sólo hablar de ti.
<BR>¿Cómo agradecerte tanto? ¿Cómo responder tu llamada de amor que dejaste correr hasta mí? Has emborrachado mi imaginación con la fuerte graduación de tu avinagrado líquido gris.
<BR>La gubia maestra de Secundino, seccionó de un tajo certero como siempre, la cara interior de sus muñecas y continuó delirando:
<BR>¾Y tú, Eufrasia, amada mía, no desesperes que ya pronto estaré contigo. Desde ahora, mi vida apagará su brillo y corresponderá a tu nublado amor, que noche a noche engalanará su fiesta, danzando como siluetas oscuras en antros desconocidos desde donde mi pluma bailando, lanzará al mundo mensajes de nuestra inmensidad.
<BR>Tú, parecías saber que la última pieza del puzzle de mi juventud ya había sido colocada y el enjaretado estaba predispuesto a la sobrecarga de la madurez. El peso de la vida y la continuidad latente sin tu amor, hacen más duro el remontar día a día, la larga escalera sin peldaños que lleva al conocimiento y a la sabiduría y que poco a poco va llenando el baúl que llevamos arrastras, nutriéndolo de sin razones.
<BR>La falta de comunicación contigo, hace que me refugie en mi particular mundo, inaccesible a extraños, en donde yo mismo rectifico mis propios errores y critico mis propias acciones. Quizá, el no hablar sea más provechoso. Quizá no haber amado antes, sea mi más preciado don.
<BR>En cuanto llegaste tú y aprovechando mi circunstanciado trance, intentaste contactar mediante tu gran poder seductor, que me recorrió por el cuerpo helando hasta mi más oculto rincón.
<BR>Lejos de toda resistencia, acepté, siendo cuando creyendo haber errado acerté, y abriéndote mi corazón supiste responder a mi falta de confianza, reforzándola con yugos de acero, que jamás nadie mermará.
<BR>Que equivocado estaba buscando la inspiración en luces y colores del día, cuando tan cerca la tenía, escondida en mi tristeza.
<BR>
<BR>De la novela THÁNATOS
<BR>ISBN: 84-9770-935-7
<BR>Autor: Dandy
<BR><!-- BBCode Start --><A HREF="http://xaixo.en.eresmas.com" TARGET="_blank">Lorenzo Xaixo Roselló</A><!-- BBCode End -->

Responder

Volver a “Relatos para la Radio”