Leopoldo M.ª Panero. Por Anna Genovés

 

                       Hoy el día estaba quieto

                                las palabras mudas

     las campanas no tocaban a muerto

    aunque tú sufrías la última angustia

                                    en un catre viejo

                    me enamoré de tus versos

                                            de tu locura

 El desencanto habló con mi yo interno

   quizás porque la vida estaba cayendo

 como la entrada de tu casa en Astorga

                decadente, con malas hierbas

           cristales rotos y candados prietos

                  con fantasmas de otros años

                                    alcohol y drogas…

Un conejo blanco saltando por la alfombra

                          tu madre con voz de pija

            tu hermano Michi y sus fantasías

                           la soberbia de Juan Luis

                                 tus poemas al viento

                                           todos muertos

    me enamoré de la fealdad de tu rostro

                                de tus letras pródigas

                       del talento de tus verdades

                                y de tu locura propia

                                                 ¿por qué?

       Fue la maledicencia que te rodeaba

 o sentir que leyendo mi vida marchaba

                            a tu lado, en una jaula

                   en un sanatorio psiquiátrico

                              tú en una, yo en otra

                               leyendo sin palabras

                          con el gesto de las cejas

                                    o la boca cerrada

                           con los dedos doblados

                  y los ojos velados en la nada

           me enamoré como una chiquilla

       y hoy lloro tu pérdida con lágrimas

                                tanto tiempo secos

           tanto tiempo mirando la nulidad

    que hoy se perdieron en el horizonte

                 y contigo morí esta mañana

                           adiós, Leopoldo María

                                    mi poeta maldito

                            mi genio sin lámpara

Leopoldo Panero

Anna Genovés

06/03/2014

 

PD. Este es un poema que le dediqué al poeta hace bastante tiempo: Repto

Entrada en el blog de la autora

 

 

 

anna

Valenciana de nacimiento y ecuménica de pensamiento. Tengo alma de poeta y mi corazón está tuerto. Funambulista de la vida, mis ojos ha visto innumerables historias y mis dedos han tecleado todo tipo de cuentos... Tantos como años tiene Caronte. Soy disléxica y disgráfica como John Irving, Roberto Bolaño, Wendy Wasserstein o Scott Fitzgerald... Y, millones de personas, a las que les cuesta aprender idiomas o confunden, por ejemplo, "niño" con "nicho". Pese a ello, tuve la suerte de ir a la universidad y licenciarme en Historia Antigua y Arqueología/Prehistoria. Colaboro en distintos medios digitales. Escribo cuando me inspiro y soy bloquera a ratos. He publicado dos novelas: Tinta amarga y Bovary 21. Habrá más: os lo aseguro. Van rulando por los cajones y me piden salir a la luz.

Un comentario:

  1. Elena Marqués

    Qué hermoso homenaje al que, si me permites, me sumo con versos del propio Panero:

    “Esperando todos los días para que venga el cierzo
    para que venga el ciervo
    azul como el poema, como el gamo
    que corre fugitivo sobre el poema
    y que sea la nada mi último poema
    baba de los labios para que el hombre muera
    azul sobre la página
    «victorieusment fuit le suicide beau» Mallarmé lo dijo
    oh belleza húmeda del suicidio
    única rosa, única flor
    rosa cúbica de la página
    para que el hombre descubra
    que no es un hombre.”

    Un abrazo, poeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *