Un caballero que nos deja

Hoy nos ha dejado Juan Ballester, Caballero Poeta. Un hombre, un amigo, un gran escritor. Canal Literatura está de luto y no encuentra la manera de darle las gracias por todo lo que nos ha hecho vivir. Sus poemas, su ironía, su buen humor, su infinita amalibilidad.

Ahora nos gustaría decirle muchas cosas. Él siempre encontraba la palabra justa y solo nos queda recordarlas con uno de sus poemas más hermosos.

Juan, este pequeño homenaje es para ti. Tus versos nos acompañarán siempre.

Descansa en paz.

PALABRAS

Fui perdiendo palabras por la vida:
unas en la contienda con mi propio silencio,
otras en las regiones del sueño y la mentira,
otras entre los pliegues del bolsillo.

Fui perdiendo palabras
que pude haberlas dicho y no las dije,
que debí haber escrito y tuve miedo,
que me empeñé en guardar inútilmente.

Fui perdiendo palabras, fui perdiendo
un reguero de arena,
un invisible hilo de letras engarzadas,
un camino de polvo de palabras.

Palabras que he perdido,
que se ha llevado el viento,
que ni siquiera tienen el consuelo
de haberme conocido.

 

© Juan Ballester

Blog del autor

Un caballero que nos deja, 10.0 out of 10 based on 10 ratings
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

8 comentarios:

  1. Sobran las palabras ante la impresión que causa una noticia así. Todo queda resumido en la poesía suya y la admiración por su tenaz lucha por seguir creando.

  2. AYER NOS DEJÓ EL POETA JUAN BALLESTER. MI POEMA DEDICADO.
    ( Para los que nos dedicamos a este noble arte,que conociamos al poeta y su trayectoria) fue esposo de nuestra amiga Ana Álvarez Barroso y aunque muchos desconozcan el dato, también es poeta.

    TU PALABRA LIBRE
    *************************
    Se fue el poeta que concedió libertad a las palabras,
    se fue batiendo las alas
    para escribir sus versos
    en la garganta de la luna,
    se fue con el sufrido te quiero de un poema
    entre sus dedos
    porque la pluma del poeta es
    un pellizco de su propio pecho.
    Los poetas se revuelcan entre verbos
    para cerrar sus heridas, es su propio aliento,
    su huella descalza, su noche agonizante.
    Silencio, mi poesía huele a sal,
    a sueños sangrantes consumando amarguras.
    Se fue el poeta de piel sensible
    lamiendo llamas de promesas incumplidas,
    se fue venciendo adjetivos
    sin lutos ni llantos,
    se fue con todos ésos poetas
    regalando vida,
    se fue el poeta que queda
    en la pena mía.
    Se fue el poeta, el poeta
    que nunca será olvido.

    José Manuel Acosta.

  3. Elena Marqués

    El mejor homenaje que podemos rendirle, José Manuel.
    Aun así, y dentro de la tristeza que hoy sentimos, estoy seguro de que a él, con ese sentido del humor tan estupendo, le gustaría vernos sonreír.
    Os dejo alguna de sus «greguerías ballesterianas», como a mí me gusta llamarlas, y muchos de sus abrazos y de su inagotable optimismo.

    «El fruto más abundante: el fruto de la casualidad.»
    «Si quieres leer mis poemas en formato electrónico, espera a que sea de noche y enciende la luz.»
    «Lo que asusta de las Parcas es que, además, son parcas en palabras.»
    «Lo que más impresiona de los tribunales es lo bien que sus miembros saben disimular que se están quedando dormidos.»
    «A lo mejor una sonrisa no arregla las cosas, pero al menos hace que salga más guapo en la foto.»
    «Pero eso sí, la sonrisa y el buen humor no hay que perderlos nunca. Al que se ponga triste, lo borro de mis amigos.»
    «Buenos días. Si hoy te sientes triste, no olvides pasarte por mi corazón a recoger tu abrazo diario.»
    «Buenos días a todos. ¿Algún dolor? ¿Alguna preocupación? Os los cambio por uno de mis abrazos.»
    «Buenos días. Quizá los ángeles no existen, pero sí existen personas que tratan de hacernos la vida un poco más feliz. Están a nuestro alrededor. A veces no nos damos cuenta, pero están ahí, silenciosas, invisibles. Cuidémoslas. Tal vez algún día las echemos en falta y sea ya demasiado tarde.»

    Esto último no tenemos más remedio que aplicárselo a él.

    Muchas gracias, Juan.

    • Así es. Juan trataba de hacer la vida feliz a todos. Se marchó el día de San Juan, porque era su día…
      A veces nos damos cuenta demasiado tarde de que hemos tenido un ángel a nuestro lado.

  4. Rafael Borrás

    Aunque tuve pocas ocasiones de charlar con él fueron más que suficientes para percibir su enorme calidad humana, su bonhomía y su saber estar.
    Descanse en paz.

  5. No tuve la oportunidad ni la ocasión de conocerle personalmente, aunque sí el reflejo y la transparencia de sus versos y de sus letras.
    Y aunque algunas de sus palabras como bien expresa, quiso dejar que se perdieran tras un camino de polvo y de olvido, no así sus poemas, pues ellos serán por siempre su voz, junto a todas aquellas personas y seres queridos que compartieron con él, vida, amor y amistad.

    Descanse en paz .

  6. Diego Fdez. Sández

    Un abrazo, Juan. Y amigos.

Responder a Rafael Borrás Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *