189- Mar, comunicación en silencio. Por Hemingway

Mar, comunicación en silencio

 

En la mano, el pescador observa,

los callos forman el archipiélago.

Gracias al oleaje, espuma de cerveza que se agota,

las islas se protegen de sus huellas dactilares.

Tierra fértil, lugar donde vivimos y no vivimos.

Islas acantiladas que dan al mar.

Extrañas y cóncavas profundidades.

II

En el océano me dediqué a ver el rostro de las olas.

Sus cráneos gastados de ir y venir sin rumbo fijo,

llevados por el viento a su antojo.

III

Alguna definición, alguna malicia para viajar

me describen los mapas.

Plenitud del mundo en las manos.

Mundo conocido, mundo por conocer.

Las nuevas tierras que abandonan el cuerpo.

Lugar para no dormir, el ojo de las aguas.

Momento exacto en que habita el espacio,

la misma letanía, el mismo advenimiento.

 

IV

Las olas son esas grietas en la llanura del mar.

Una herida creada por el ojo visible.

Una huella de Dios.

Una  joven que enseña sus faldas

como espuma blanca que engaña.

Ese noble accidente copado de violencia que  no te recuerda.

 

V

Mar, comunicación en silencio.

Voz densa cuando no existe el cómplice,

la criatura escuchable.

La estrofa que no se fragmenta por la vida

como franja del horizonte.

Forma inalterable de las aguas.

Insignificancia que nos dice.

 

VI

En el malecón, borde cercano al mar,

el más cercano,

cuelgan los pies como un par de anzuelos.

 

VII

El bando de gaviotas en línea al horizonte,

espejo que se mueve y engaña,

hiere su cuerpo en la caída.

El ave salvaje y húmeda.

Especie alada que viene y va de la mar

en grupo de anzuelos.

Cuantas veces para ir y venir

en la línea delgada de los cuerpos.

Vista al mar que te oculta.

Pez que no llega.

Pez que define los contornos de la isla.

Ligera llovizna sobre el rostro.

Pies como anzuelos que me bendicen.

 

 

 

GD Star Rating
loading...
189- Mar, comunicación en silencio. Por Hemingway, 4.1 out of 10 based on 9 ratings
Comparte con tus amigos.
  • 50
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario