158- Rulos. Por PJ

Rulos

 

Inconquistables conectados, enrevesados, enmarañados cabellos.
Jaula de pájaros perdidos.
¿A cuántas aves podrán contener?
¡Aquí yacen! Vivos y muertos:
El gavilán de Violeta,
el pájaro azul de Bukoswki,
de Parranda introdujo en Chile el colibrí,
Nerudiando el pájaro yo,
perdido y ausente me aferre, a los barrotes de tus rulos caer.

Indomables convulsionados, enredados, embarullados, abrillantados cabellos,
Colmena de abejas enamoradas.
Intrépido entretenido entré entre tus avenidas,
¡No quería a la reina Isabel cansada de cantar tantas rancheras!
Ni molestar a las cuerpo negriamarillo volar
Solo quería acurrucarme en su hogar suave,
dulce luz de tu color sabor de miel.

Enredadera de risos escalares,
me aferraste intencionada
a las montañas accidentadas de tus cabellos,
se baten atrapados cuando giras tu cuello,
como Diosa Ateniense,
o temporera de frutillas, maquis, arándanos, frambuesas
que crecen entre tus pelos.
¿Es fruto del bosque pequeño tu corazón?
Escalera de caracol, pasamanos rizados, escalones crespos.
¿A quién sirves de guarida? ¿Quién sube y baja por tus rulos?
¿Qué es lo que escondes? ¿A qué le temes?
Ni que fuera caracol, yo tampoco sacaría mis cachitos al sol.

Inclasificables mezclados, atascados, liados, complicados cabellos.
Todo este barullo acerca de tus encrespados
¿Quién te crees que eres? ¿Su dueña?
Al chamuscarlos con ese artefacto del demonio.
Plancha, asesina de rulos zigzagueantes,
guillotina de cabellos ondulados, cruel hacha de mis fantasías
te maldigo a ti y los maldigo a todos ellos,
¿Quién te dijo que nos gustan los pelos lisos?
Cuando de tus rulos es mi pasión.

Toboganes siderales, ondulan con la brisa viven con el viento.
¿Hasta dónde me conducen? Sera al amor,
será hasta tus pechos de algodón,
o será solo, hasta la punta de tu corazón.
Afilada terminación cobarde yo,
no quiero probar la punta de tu pelo,
ni acercarme al precipicio austral,
el riesgo es demasiado, el miedo me paraliza
¿Qué hay después de tus rulos?
Seguro un abismo, monstruos, fantasmas, soledad…
O el dolor, es lo único que NO es imaginario.
¿No cierto? Don Nica, conteste,
no me deje de mentiroso como ella antes de dejarme caer,
libérame del laberinto de tu pelo crespo
para perder por tu indiferencia
a estas alturas crónica de mis pasiones pasajeras,
las fuerzas, el ánimo y la sonrisa.
Al menos espero sin dicha no falte la chicha
y que una plaga de arañas asesinas aniden en ellos,
seguro serán: ‘‘Las arañas asesinas más felices del universo’’
Como lo fui yo: ‘‘El piojo más feliz del planeta’’
esa tarde entre chorrillos que nunca vimos
esas noches de estrellas que nunca vimos.

 

 

Comparte con tus amigos.
  • 50
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta