Ángel Silvelo Gabriel

BIOGRAFÍA

Ángel Silvelo.- Funcionario de Carrera del Cuerpo de Gestión de la Administración Civil del Estado. Es autor de las novelas Fragmentos (Primer Premio Certamen Cultural URJC 2001, Lulu.com 2007), Dejando pasar el tiempo (Editorial Vision Net Editores 2012), La sombra de los olvidados y Adela y Galiana. Es colaborador de la revista cultural www.civiNova.com, donde publica reseñas literarias, musicales, de arte y cinematográficas, al igual que en el periódico digital www.Qué.es, en el que tiene dos blogs (uno literario: Fragmentos; y otro musical: Impulsos). También edita un blog cultural www.angelsilvelo.blogspot.com, y tiene publicadas colaboraciones de crítica literaria en el portal www.escritores.org y en la web www.canal-literatura.com.

Ver currículum completo

 

ENTREVISTA

 Ángel Silvelo Gabriel comenzó a escribir en Canal literatura asiduamente desde que inauguramos esta nueva web, siendo, además, el primer autor que utilizó el sistema que proporciona  la  posibilidad de publicar artículos y textos propios como usuario registrado. Desde entonces hemos seguido sus artículos, que han sido muy bien recibidos por la audiencia de este portal y también replicados por otros blogs, así como en redes sociales.

Llegado este punto, creemos que es un buen momento para que nos cuente a todos, y a través de esta entrevista hemos querido saber más de este escritor que se abre camino con tesón y perseverancia con una prosa clara, siempre  impregnada de las emociones que suscitan sus lecturas, el teatro o el cine y que nos hace llegar con un mensaje apasionado.

*********************

“Canal Literatura no hace sino potenciar la difusión

de todo aquello que en él se publica.”

 

  • Díganos, ¿quién es Ángel Silvelo Gabriel?

Soy una persona que, en su niñez y primera adolescencia, soñaba que surcaría los límites de mi barrio dando patadas a un balón. En aquella época pasaba los domingos por la tarde leyendo los cuentos de Miguel Strogoff y Emilio Salgari que por la mañana había comprado en el quiosco junto al periódico deportivo de mi padre. Sin embargo, a los dieciocho años, por fin me di cuenta que si lograba traspasar esa frontera sería de otra manera, y que me tendría que ir abriendo camino yo solo, sin esperar a que mis amigos siguieran mis pasos como cuando jugábamos al fútbol. A partir de ese momento, y sin ser consciente todavía de ello, se gestó dentro de mí otro sueño, el de ser escritor.

  • ¿Qué relación tiene con Internet?

A día de hoy no se puede concebir la vida sin esta potente herramienta de comunicación. En mi caso, como en el de muchos otros aprendices de escritores, es una plataforma que me sirve para dar visibilidad a todos mis trabajos, y no sólo eso, pues es un inmejorable punto de encuentro con personas con intereses afines que, además, tiene la ventaja de que no conoce fronteras y es inmediato.

 

  • ¿Cómo conoció el portal Canal Literatura?

La primera vez que conocí Canal Literatura fue hace unos años, cuando participé en el concurso de relatos que el portal convoca con carácter anual. Pero no fue hasta el verano pasado, en el que Ramón Alcaraz me animó a colaborar en él con mis reseñas, cuando se produjo un verdadero acercamiento y conocimiento por mi parte hacia este inmejorable espacio de difusión de la cultura y la literatura que se esconde tras ese nombre. Pero Canal Literatura no es sólo eso, porque con el paso del tiempo me he dado cuenta de que su poder está en la fuerza de todos aquellos que participan en él de una u otra forma; un estigma que desde el portal se ha dado en denominar “el genio plebeyo” y cuyo corolario es María Luisa Núñez como mecenas unificador de los talentos dispersos que se dan la mano en Canal Literatura.

  • Pregunta obligada: ¿Podría decirnos, según usted, qué significa el término literatura?

Más allá de su significado etimológico, que nos dice que es un arte que utiliza como instrumento la palabra, la literatura es la posibilidad de crear y transformar el mundo. El de cada uno y el de todos en general. En este sentido, quiero apuntar que los lectores de mi segunda novela, Dejando pasar el tiempo (VisionNet Editores, 2012), me refieren una y otra vez que su lectura les ha hecho pensar, lo que les lleva a tildarlo de filosófico; incluso algunos me confiesan que no están acostumbrados a leer este tipo de literatura. Todas estas opiniones me llevan de nuevo a esa transformación a la que antes aludía, y que yo no concibo como mero entretenimiento,  porque para mí la literatura tiene el intrínseco poder de los sueños; pero no el de un sueño cualquiera, sino el del cambio a través de la reflexión, algo de lo que cada vez carecemos más en la sociedad actual, donde todo parece que es mera diversión. Siempre acabo pensando lo mismo: ¿qué habría sido de escritores como Camus en el momento actual?

Ángel Silvelo Gabriel

  • ¿Qué le impulsa a escribir y a leer?

Respecto de la escritura, bajo cada microrrelato, relato corto o novela que concibo, siempre subyace esa necesidad íntima de replantearme el mundo y confrontarlo con mis obsesiones. La soledad en la que nacemos, y con la que nos volvemos a enfrentar en la muerte, me lleva a pensar que el espacio intermedio que existe entre ambas experiencias vitales debe ser un lugar pleno de sensaciones que, en mi caso, intento cobijar bajo la cúpula del mundo de la cultura en todas sus manifestaciones.

En cuanto a la lectura, me gusta dejarme llevar. Y, salvo en contadas ocasiones, cedo el mando a Manuela (mi mujer) y su buen criterio literario, pues se comporta como el perfecto guía y contrapunto a mi universo literario.

  • ¿Cómo y cuándo comenzó a escribir asiduamente?

La fe y la insistencia de Manuela en mis posibilidades hicieron que las cartas que le enviaba se convirtieran en pequeños relatos con los que intentaba conquistarla día a día, lo que más tarde me llevó a escribir mi primera novela durante ocho largos años, en los que reescribí otras tantas versiones de la misma historia. Sin embargo, no fue hasta el año 2009, cuando aprobé la oposición del Cuerpo de Gestión, cuando comencé a escribir casi a diario. En este sentido, debo decir que el blog y las reseñas que cuelgo en él se han comportado como el perfecto campo de entrenamiento que me ha ayudado a perder el miedo al folio en blanco y a tener que resolver un cuento o un microrrelato en un breve espacio de tiempo.

“La literatura tiene el intrínseco poder de los sueños.”

 

  • ¿Qué aporta al individuo el dominio del lenguaje y la dialéctica?

La posibilidad de hablar e intercambiar ideas no sólo nos convierte en animales racionales, sino también en poder llegar a convertir ambas en herramientas que nos permitan enriquecer nuestro propio mundo y por ende nuestra vida. Por otro lado, ese es el verdadero camino del conocimiento; un camino que nos puede aportar grandes cosas a lo largo de la vida. Aunque tengo que admitir que, en el día a día, nos olvidamos de algo tan importante como el arte de escuchar. El tipo de vida que llevamos y las prisas de las que no somos capaces de huir nos hacen más sordos y más ciegos, y esos accidentes empobrecen nuestra existencia, porque nada es más trágico que la incomunicación en un mundo plagado de seres humanos.

  • ¿Qué opina de la literatura  en la Red y de ésta como soporte literario?

Si la red es bien utilizada es un magnífico soporte para literatura. La libertad, la inmediatez y las posibilidades de llegar a todas las partes del mundo la convierten en un potente canal de comunicación, y la literatura, en esencia, es eso: la posibilidad de comunicarte con los demás. Sin embargo, no nos debemos engañar a la hora fantasear con el poder intrínseco de la red, porque en definitiva ésta se comporta como un reflejo de la sociedad, y en ella, como en el resto, la cultura y sus diversas manifestaciones no gozan del seguimiento que a priori solemos darle, lo que no la exime para erigirse como la mejor manera de darse a conocer para un autor novel cansado de recibir rechazos por parte de las editoriales.

  • ¿Usted cree que hay conciencia de que subir contenidos a la red es PUBLICAR de forma global?

Nunca llegas a ser consciente del poder intrínseco de la red hasta que no recibes un comentario de, por ejemplom Nicaragua, como me pasó a mí con el primer microrrelato que subí a mi blog, y ahí es donde te das cuenta de la inmensa capacidad como transmisor de conocimientos y sentimientos que la red tiene en sí misma, lo que te lleva a planteártela como algo real y no como un ente abstracto. Lo que me lleva a decir que sí, que subir algo a la red es publicarlo de forma global y deja de ser tuyo para pertenecer a todos aquellos  que lo leen, como cuando se publica una novela en papel.

  • Nuestra comunidad está formada básicamente por escritores noveles, algunos de ellos muy jóvenes, lo que llamamos “El genio plebeyo”, que aspiran a encontrar la forma de publicar y llegar al gran público. Trabajo, suerte, perseverancia, el impulso de los premios… ¿puede señalarnos lo que usted considera más relevante en la actualidad para afrontar una carrera literaria? 

A medida que avanzas en la creación, te vas dando cuenta de que lo más importante en la carrera de un escritor es encontrar la voz, mejor dicho, tu propia voz, que es aquello que debe diferenciarte del resto. El trabajo o la afición por escribir es algo que, una vez que te engancha, no te suelta hasta el final de tus días, y eso es algo que a la hora de crear un micro, un cuento, una novela o un artículo no se nos debería de olvidar. Sé que es muy difícil encontrar una coherencia en todo lo que uno hace, pero ese debe ser el camino y no otro. No obstante, no puedo ser tan ingenuo como para no admitir la importancia de los premios en el devenir diario de un aprendiz de escritor, por pequeños que éstos sean, pues, sin darse uno cuenta, se comportan como verdaderas palancas de la creación, sobre todo, de aquellos que no han publicado nada o no viven directamente de la literatura, pues esa es la única herramienta con la que cuentas para confrontar tus trabajos con los de los demás y, de paso, ver recompensado tu esfuerzo. Aunque, en este sentido, tengo que decir que mi experiencia en el mundo de los premios literarios en España si por algo se caracteriza es por su anarquía, ya que trabajos que no tienen ninguna relevancia en concursos donde sólo se presentan diez concursantes se alzan con el primer premio en otros donde los escritores que concurren son más de trescientos, lo que de nuevo me lleva a reivindicar la propia voz como el mejor arma con el que ir abriéndose camino en el tortuoso mundo del literatura

 

  • ¿Qué le apasiona?

Ver feliz a las personas que quiero, y, en la medida de mis posibilidades, contribuir a ello.

  • ¿Qué le entristece?

Comprobar cómo perdemos el tiempo en acciones y discusiones sin sentido. La mayor parte de nuestra vida transcurre sin apenas darnos cuenta de que somos finitos como el canto de un pájaro.

  • ¿Transmitir  sensaciones al lector es el gran reto? ¿O es algo más?  

La intención última de mis creaciones es la de conmover. No sé muy bien por qué, pero una fuerza interior me lleva muchas veces a enfrentar a mis personajes con situaciones límites que les hacen replantearse sus vidas. Creo que la literatura, entre otras muchas cosas, es un magnífico campo de reflexión, pero también creo que últimamente se nos ha olvidado que es así.

  • Conocemos sus artículos, relatos y libros. ¿Escribe también poesía? 

En la edición del año 2011 del Festival Eñe, tuve la posibilidad de asistir a la entrevista que le hicieron a Félix de Azúa y, a este respecto, él comentaba que la poesía son las matemáticas de la literatura, y que, por tanto, sólo era apta para mentes inteligentes, por lo que a mí, como a él, meda miedo enfrentarme a ese reto. Es verdad que he escrito alguna, pero es mejor que permanezcan en el anonimato, aunque admito que mi forma de escribir, aparte de ser muy visual, busca el ritmo poético en sus composiciones.

  • ¿Qué espera conseguir en el mundo literario?

Nunca sabes qué te va ocurrir al día siguiente, y en el mundo literario sucede algo parecido. Hasta el momento, debo admitir que me estoy llevando grandes y agradables sorpresas, y una de ellas es esta entrevista. Pero, más allá de lo conseguido, me gustaría ver publicadas algunas de mis novelas todavía inéditas, y compartir con mis lectores las experiencias vividas con la lectura de las mismas.

Dejando pasar el tiempo

  • ¿Qué se siente al tener un libro propio publicado en las manos?

 

Esa sensación de extrañeza de la que todo el mundo habla cuando tiene su primer libro entre las manos debe ser muy parecida a cuando sujetas en brazos a tu primer hijo por primera vez (yo no soy padre), pero imagino que es algo así, pues tienes delante de ti algo que has creado tú. En mi caso, me sucedió cuando mi hermana África me publicó en Lulu.com, en el año 2007, mi primera novela, Fragmentos, por la que recibí en su momento el Primer Premio del Certamen Cultural de la Universidad Rey Juan Carlos I de Madrid en el año 2001.

  • ¿Cómo cree que deben afrontar la promoción de sus trabajos los escritores noveles sin ninguna ayuda editorial?

En primer lugar, con mucha ilusión y tenacidad. Pero, más allá de lo obvio, hoy en día las redes sociales e Internet posibilitan una visualización que antes no se tenía. Sin embargo, tampoco son la panacea, pues esa visibilidad también es reducida, lo que convierte a la promoción en un nuevo obstáculo que tú mismo debes afrontar y salvar. Tener un blog ayuda, de la misma forma que colaborar en una revista o páginas web, pero en estos casos también es cuestión de tiempo, pues primero hay que sembrar para más adelante empezar a recoger los frutos a tu esfuerzo.

  • ¿Qué porcentaje de la personalidad, la bonhomía, la capacidad comunicativa  y la coherencia del escritor es parte de su éxito?

Bueno, en primer lugar habría que definir lo que es el éxito, un concepto muy variable dependiendo de quién responda. En mi caso, no me considero una persona de éxito, pero sí debo decir que todos los grandes y pequeños logros que he conseguido a lo largo de mi vida han venido de la mano del trabajo y la tenacidad. Más allá de esta apreciación, tengo que decir que el reflejo que todos perciben de uno mismo viene impuesto por lo que somos capaces de comunicar, a lo que yo añadiría, a nivel particular, que una parte de mí mismo va en todo aquello que escribo, ya sea un microrrelato, un relato corto o una novela. En mí se da otra circunstancia añadida, la de mis reseñas, pues, sin ser un periodista de profesión, las más de novecientas reseñas (literarias, cinematográficas, musicales, teatrales o de arte) que he escrito a lo largo de estos últimos cuatro años me han llevado a plantearme todas ellas como un todo. Digo esto porque ellas son sin duda el mayor reflejo de mi carrera como aprendiz de escritor, y a las que alguien que de verdad me quiera conocer debería acercarse. El conjunto de todas ellas forman un conjunto de sensaciones que para mí tienen el mismo valor que el resto de manifestaciones literarias, pues no dejan de ser el reflejo del tiempo en el que fueron escritas.

  • ¿Qué opina de las nuevas redes sociales?

Bien utilizadas son los nuevos instrumentos con los que cuenta todo creador para darse a conocer. No obstante, sigo pensando que en algún sentido están sobrevaloradas, ya que a poca gente le interesa la cultura más allá de las típicas frases hechas (y, si no, atengámonos a las palabras de Philiph Roth en una entrevista reciente). Yo, al menos, soy consciente de que cada vez hay un menor número de personas con criterio, no sólo a la hora de leer, sino a la de abordar cualquier otra manifestación artística.

  • Personalmente ¿a qué aspira, qué ambiciona?

Imagino que, como todos aquellos que escribimos, si me pongo a soñar, me gustaría poder vivir de la literatura, ya sea a través de mis novelas o relatos o colaborando en los medios de comunicación; pero, más allá de esa remota posibilidad, mi máxima meta es mantener la fortaleza suficiente para poder alimentar el pulso diario que me lleve a seguir escribiendo día a día, hasta el final.

  • ¿Por qué publica en nuestra web?

Cuando mandé mi solicitud para poder colaborar en Canal Literatura, no me planteé otro objetivo que el de seguir ampliando el espectro de mis reseñas, y, con ello, hacerlas llegar a más personas, porque creo que esa es mi mejor tarjeta de presentación, lo que de paso me puede llevar a incrementar el número de lectores y seguidores que se interesen por mi obra literaria. Sin embargo, en ese momento yo desconocía por completo el gran número de seguidores con los que cuenta Canal Literatura, lo que, unido a su ámbito estrictamente literario y la profesionalidad de todo el personal que lo hace posible, no hace sino potenciar la difusión de todo aquello que en él se publica.

  • ¿Qué opina del formato participativo y abierto de nuestros certámenes?

Todas aquellas iniciativas que fomenten la lectura y la participación de las personas que estén interesadas en ello me parece que son positivas, sobre todo porque no hacen sino ensalzar un nuevo canal de comunicación entre escritores y lectores, aun a sabiendas de que siempre existen distorsionadores del sistema que lo convierten en su particular corrala.

  • En los  últimos años, ¿cómo ha ido evolucionando su escritura?

Uno no se da cuenta de la transformación que va sufriendo su forma de escribir hasta que regresa sobre aquello que ha escrito hace ya algunos años. Eso me ha pasado recientemente con la publicación de mi segunda novela, pues, estando inmerso en la redacción de la cuarta, he sido plenamente consciente de que el oficio de escritor, como cualquier otro, tiene mucho de trabajo diario, donde la sucesión de la redacción y las correcciones de lo escrito son las claves de una buena escritura y composición.

  • ¿Qué entiende usted por Creador? (Según la RAE: Que crea, establece o funda algo.)

Dicen los actores que cuentan con la ventaja de ser muchas personas a lo largo de sus vidas, tantas como personajes interpretan. A los escritores les ocurre algo parecido, pues dentro de su cabeza se forman muchos mundos, que, como reflejos de la realidad o no, transitan de una forma paralela a su propia existencia. Esa es la magia de atesora todo creador: la capacidad de crear algo que no existe. Quizá todo esté ya dicho o contado, pero en cada uno de nosotros existe la posibilidad de hacerlo único.

  • ¿Qué puede hacer la literatura por cambiar la dinámica de una sociedad?

Yo concibo la literatura como un espacio de reflexión, para, a través de ella, crear la capacidad de transformar nuestras vidas. Si todos nos hubiésemos parado a pensar un poco sobre aquello que hemos estado haciendo los últimos años, es posible que nuestra escala de valores no se hubiese venido abajo, y de esa forma hubiésemos caído en la cuenta de que para ser felices no necesitamos rodearnos de tantos bienes materiales que no nos hacen falta. Nuestro egoísmo es tan infinito que no somos capaces de reflexionar que el día que dejemos de existir no podremos llevarnos nada de aquello que con tanto ahínco hemos ido almacenando a lo largo de nuestra exigua vida.

Ángel Silvelo Gabriel

  • ¿Publicar en Internet con éxito puede ser el camino para llegar a las editoriales en un futuro? ¿O el futuro es publicar en Internet en formatos digitales para los nuevos  dispositivos de lectura?

Yo creo que una cosa no excluye a la otra. A día de hoy, hay editoriales que fichan autores que se han autopublicado sus novelas o relatos en Internet, sobre todo en Amazon. Eso sí, la única condición para acceder al mercado editorial tradicional es haber alcanzado un buen número de ventas en Internet. No se nos debe olvidar que la edición es una industria como otra cualquiera, y que, como en tantos otros casos, se busca la rentabilidad por encima de la calidad, y, si no, que se lo pregunten a la autora de Las cincuenta sombras de Grey como máximo paradigma actual del marketing del mercado. Aunque lo que sí es verdad es que los formatos digitales han servido para democratizar el mercado, pues cualquiera con unos mínimos conocimientos de informática podrá autopublicarse sus propias obras sin necesidad de pagar por ello. Sin ir más lejos, el verano pasado yo mismo me publiqué en Amazon un libro de microrrelatos (Luces detrás de ti), y cumplí con las expectativas de ver mi libro publicado en Internet. Otra cosa distinta es el alcance de dichas publicaciones, que salvo contadas ocasiones caen en el mayor de los ostracismos.

  • ¿Conoce la Literatura Digital? ¿Y la  “Poesía Visual”?

De momento, mis experiencias literarias sólo se basan en formas de expresión que podríamos denominar como tradicionales, y que se encuentran fuera de canales como la literatura digital y la poesía visual.

  • ¿Cuáles son sus escritores preferidos o más importantes para usted?

Mi formación lectora comenzó con El don apacible de Cholojov. Sin embargo, debo confesar que la mayor parte de la literatura que he leído y más me ha influido es de ámbito anglosajón. Aunque siempre que uno se pone a redactar una lista de autores comete el error de dejar a algunos en el olvido, paso a citar a algunos de ellos: Albert Camus, Truman Capote, Scott Fitzgerald, Jane y Paul Bowles, Henry Miller, Antonio Tabucchi, Marguerite Duras, Katherine Mansfield, Irène Némirovsky, y, más recientemente, Knut Hansum o Stefan Sweig, entre otros. Sin olvidar a maestros del relato corto como el gran Chéjov, John Cheever, Raymond Carver o el español Gonzalo Calcedo.

  • Como escritor experimentado y conocedor de las nuevas tecnologías, déjenos algunos consejos positivos para escritores noveles que comienzan su andadura.

El mejor consejo que se le puede dar una persona que comienza a escribir es que escriba a diario o todo cuanto pueda. Además, creo que es muy importante abandonar el cascarón de las propias experiencias, para fabular sobre aquello que no le afecta a uno directamente, y de esa forma te obligas a crear personajes y situaciones diferentes a las vividas (escribir, entre otras cosas, es soñar). Una de esas nuevas situaciones, de la que al principio no eres consciente, es la que se produce cuando caes en la cuenta de que los personajes que tú mismo creas, antes o después, adquieren vida propia, y sin tú proponértelo te llevan hacia donde ellos quieren ir.

  • Lo que quiera añadir.

Sólo me gustaría dar las gracias a Canal de Literatura por ser lo que es, un punto de encuentro de la creación literaria y de difusión de las nuevas formas de expresión de los escritores noveles que encuentran en él a un aliado de sus sueños. Y, por encima de todo el personal que lleva a cabo esta extraordinaria labor, me gustaría expresar mi enorme gratitud hacia María Luisa Núñez, que, aparte de directora y máxima responsable del Canal, es la auténtica mecenas de lo que se ha dado en llamar “el genio plebeyo”. Gracias.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
Entrevista a Ángel Silvelo Gabriel., 10.0 out of 10 based on 3 ratings
  •  
  •  
  •  
  •  
  •