La bicha. Por Gregorio L. Piñero. Cuentos estivales.

Culebra-de-agua Ángel Sánchez Fuentes

Cuentos estivales. La bicha.        Tanto por la estética de la época, como por higiene, los varones llevaban el pelo muy corto. Especialmente los niños, para evitar en pleno verano a los temibles piojos. Tanto el tío Sebastián, como su hijo Alfonso, manejaban muy bien las tijeras y,…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Peor que hace un año. Por Ana Mª Tomás

anciana

  Peor que hace un año        No. No es que venga a decirles a ustedes la perogrullada que todos sabemos, o sea, que estamos mucho, pero que mucho peor que hace un año. No. Es que hace unos días, desgraciadamente, volvió a saltar a la primera plana…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La esquila. Por Gregorio L. Piñero. Cuentos estivales.

la esquila

Cuentos estivales. La esquila.        -Cholo; tienes suerte de no ser un perro de lanas. Porque si no, tendría que esquilarte en estas fechas. -Me dijo mi pupilo, dejándome un poco perplejo.        -Verás –ha continuado- al principio de los grandes calores, llegaban a Burete los…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cascabel. Por Anita Noire

cascabel

  Cascabel «No se trata de criticar el progreso y la técnica, que tanto facilitan nuestra vida, la menos la de los privilegiados que podemos disfrutarlos…» Instantáneas. Claudio Magris Los quioscos de mi barrio están todos cerrados por vacaciones. No es que queden demasiados, cada vez quedan menos, y en…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sobre el Espasa de poesía. Por Emilio Aparicio

sobre espasa

Sobre el Espasa de poesía.          Rafael Cabaliere ha ganado el Premio Espasa de poesía. 20000 euros. Veinte mil euros. Según el jurado (Marwan, Luis Alberto de Cuenca, Ana Porto, Alejandro Palomas y Ana Rosa Semprún, en representación de la editorial), su poesía tiene gran conexión y…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los Gallinos. Por Gregorio L. Piñero. Cuentos estivales.

Los Gallinos

Cuentos estivales.   Los Gallinos           -Todas aquellas casas, en sus traseras, tenían un espacio cercado con altas vallas que llamaban el “descubierto”. Disponía un gallinero, una zona para las conejeras y otra para las cochineras, pues era obligado el criar gallinas, pavos, conejos y cerdos,…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •