La bicha. Por Gregorio L. Piñero. Cuentos estivales.

Culebra-de-agua Ángel Sánchez Fuentes

Cuentos estivales. La bicha.        Tanto por la estética de la época, como por higiene, los varones llevaban el pelo muy corto. Especialmente los niños, para evitar en pleno verano a los temibles piojos. Tanto el tío Sebastián, como su hijo Alfonso, manejaban muy bien las tijeras y,…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La esquila. Por Gregorio L. Piñero. Cuentos estivales.

la esquila

Cuentos estivales. La esquila.        -Cholo; tienes suerte de no ser un perro de lanas. Porque si no, tendría que esquilarte en estas fechas. -Me dijo mi pupilo, dejándome un poco perplejo.        -Verás –ha continuado- al principio de los grandes calores, llegaban a Burete los…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los Gallinos. Por Gregorio L. Piñero. Cuentos estivales.

Los Gallinos

Cuentos estivales.   Los Gallinos           -Todas aquellas casas, en sus traseras, tenían un espacio cercado con altas vallas que llamaban el “descubierto”. Disponía un gallinero, una zona para las conejeras y otra para las cochineras, pues era obligado el criar gallinas, pavos, conejos y cerdos,…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Martín Piñero. Por Gregorio L. Piñero

Martin Piñero

Cuentos estivales. Martín Piñero      Otra mañana –me contó mi pupilo anoche- el maestro jubilado don Pedro, llevó de excursión a los niños más allá de la ermita de San José de Burete y los caseríos de “lahoyaongil” (la “hoya de Don Gil”), a las vistas de las tierras…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El anuncio más triste. Por Gregorio L. Piñero

BURETE-1959

Cuentos estivales. El anuncio mas triste      Aquella tarde hubo una fuerte tormenta en la zona y todos los zagales, y más de un adulto, se refugiaron en la casa del tío Sebastián y de la tía Ana.      La tormenta estaba muy cargada eléctricamente y jarreaba agua…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Martín de Ambel. Por Gregorio L. Piñero

Concepción Entre ríos

Cuentos estivales Martín de Ambel        -¿Cómo lo pasasteis anoche en la era? Preguntó el abuelo de mi pupilo a los zagales, que revoloteaban por la replaceta, jugando “al pillao”. -Muy bien -le contestó mi pupilo. Nos contó el tío Salvador la historia de la Morciguilera.    …

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •