Entrevista a Anna Genovés. Una luchadora con corazón de poeta y alma de novelista.

Anna Genovés «Sin lectores no hay escritura que valga.»

Anna Genovés es una escritora novel que empezó hace dos años a mostrarnos sus obras en Canal Literatura, a contarnos sus proyectos e ilusiones y a presentarnos sus libros. Desde un estilo muy personal, ha ido conquistando lectores y generando interés. Ahora acaba de presentarnos su última novela «El legado de la rosa negra». Por eso hemos querido hacerle esta entrevista y conocerla mejor.

 Entrevista

  • Pregunta obligada. Podría decirnos, según usted, ¿qué significa el término literatura?

Hola, buenas tardes, Canal Literatura, colaboradores y amigos. Estoy encantada de estar por estos lares. Bien, ¿qué es para mí la literatura? Una constante necesidad de expresión oral o escrita mediante la cual las personas intercambian infinidad de pensamientos, deseos, necesidades… También distinguiría la producción literaria de un país, época o género literario concretos.

 

  • ¿Quién es Anna Genovés?

Anna Genovés es una luchadora con corazón de poeta y alma de novelista que se ha reinventado a sí misma, un montón de veces. Una mujer tímida, disléxica y disgráfica. Bastante solitaria y, sobre todo, humana.

 

  • ¿Qué relación tiene con Internet?

Hace muchos años, un profesor –con fama de chiflado— entró en el aula universitaria con un portátil enorme y dijo: «Señores, esto es el futuro”. Desde entonces empecé a investigar por mi cuenta, y, »cuando tuve oportunidad, compré un ordenador de segunda mano y navegué por todos los vericuetos que pude de ese Matrix que aparecía ante mis ojos.

Actualmente, pienso que es el escaparate virtual de todo amanuense que se preste en este negocio. Muy necesario, como reclamo publicitario y comunicador.

  

  • ¿Cómo conoció el portal Canal Literatura?

Por medio de la página escritores.org.

 

  • ¿Qué opina de la literatura en la Red y de esta como soporte literario?

Creo que es el medio más económico e internacional de poder acceder a ella. Estoy a favor de cualquier avance científico o tecnológico. Como cualquier novedad, tendrá una parte positiva y otra negativa. En nuestras manos está escoger el camino correcto. Saber buscar es imprescindible, y de ese modo evitar pérdidas de tiempo.

 

  • Se habla mucho del futuro del libro digital como una alternativa al formato convencional. ¿Qué opina al respecto?

Por supuesto que es el futuro. Siempre quedará el aura de lo entrañable del papel; olfatear sus hojas, deslizar las manos por aquellas palabras que te agraden, cerrar el ejemplar de golpe e imaginar la escena que acabas de leer. Sin embargo, otras personas prefieren vibrar con la pantalla digital, acariciar el teclado o resbalar los dedos por la tablet.

Anna Genovés

 «A veces, somos nosotras mismas quienes vemos barreras y tabús inexistentes.»

 

  • ¿Ser mujer es un hándicap para ser reconocido en el mundo literario?

No. Algunos géneros parecen estar vetados y ser exclusivamente de hombres. Pero podemos escribir de cualquier temática. A veces, somos nosotras mismas quienes vemos barreras y tabús inexistentes.

 

  • ¿Por qué cree que se habla de literatura femenina? ¿Hay alguna diferencia sustancial entre los textos escritos  por hombres  o por mujeres?

Nunca se puede generalizar. Pero es cierto que los textos o poemas escritos por mujeres suelen ser más afectivos y menos directos. Os confesaré que muchas personas dicen que escribo como los hombres. Quizás porque soy directa y contundente.

En ocasiones, me agrada navegar por el realismo sucio. ¿De qué servirían los eufemismos en un ambiente marginal? Por ejemplo. Por otro lado, tengo un humor muy ácido y poco femenino. Entendiendo el término tal como aparece en la RAE: «propio de mujeres». Estoy totalmente en desacuerdo. Creo que la diferenciación entre literatura femenina y masculina es el producto directo de una sociedad machista. Y yo abogo por la igualdad de géneros.


  • ¿Qué aporta al individuo el dominio del lenguaje y la dialéctica para comunicarse con precisión?

El conocimiento del mismo, máxime del castellano, uno de los más ricos en sinónimos y antónimos. Su utilización es esencial. No obstante, la imaginación y las ansias de búsqueda permanente son otro de los mecanismos necesarios para cualquier persona que haya decidido dedicarse, ya sea amateur o profesionalmente, al oficio amanuense. Si no estás leído, tu imaginación te hará buscar…

 

  • ¿Qué la impulsa a escribir? ¿Qué la impulsa a leer?

Vengo de la cultura del cómic y del cine. Mi abuelo fue proyeccionista de cine y mi primo coleccionaba tebeos. Sólo leía los libros académicos –era una estudiante ejemplar—, y las publicaciones propias de niños.

Los fines de semana, veía como mínimo tres películas de géneros dispares. Todas me gustaban. Nací llevando a cuestas la escritura. No concibo el mundo sin ella.

  • ¿Qué opina de la importancia del lector y sus distintas sensibilidades? ¿Cómo conectar con una mayoría?

Si le soy sincera, no me agrada el cliché de las supuestas sensibilidades. Respeto al lector por el hecho de ser capaz de amar a la literatura, independientemente del género o estilo literario con el que se identifique. Sin lectores no hay escritura que valga.

Quizás atraiga más público escribir sobre algo normal que puede suceder a diario, ya sea una experiencia vivida o algún acontecimiento histórico, que, pese a estar algo manido, nunca está de sobra. Mi literatura es diferente…

 

  • ¿Transmitir emociones al lector es el gran reto, o hay algo más?

Sí, es todo un reto. Por ejemplo, en El Legado de la Rosa Negra, son muchas las personas que me dicen: «Ya he terminado tu novela». ¿Cómo, si te la llevaste ayer? Y bueno, te deja una sensación interior muy gratificante. Más aún cuando terminan por decirte que se engancharon desde la primera pagina. A eso lo denominaría el abordaje del reto y salir con éxito de la labor.

  • Te conocemos en distintos géneros, desde el microrrelato a la poesía. ¿Qué cuentas en cada uno de ellos?

A ver, mi guía básica son las pulsiones instantáneas. Reconozco que escribiendo soy bastante anárquica. Es un chispazo que llega y suelto. No sopeso los pros o los contras del tipo de género. Sí que tengo una máxima con la poesía; al final de la jornada, por lo general, siempre escribo un poema. Lo dicho: me dejo llevar…

  • Internet está propiciando el avance del microtexto. ¿Qué considera como ingrediente básico para trasmitir con pocas palabras?

Internet lo puede casi todo. Dentro del microtexto, no considero nada imprescindible o prescindible, depende de cómo se cuente y de los lectores que tengas.

 

  • En ese tipo de textos, por definición, la palabra ha de ser directa. En tu caso, proliferan especialmente las frases muy breves, a veces nominales. ¿Tiene tu novela el mismo estilo o necesitas contar de un modo diferente?

Mi prosa es ágil, pero también puedo ser muy descriptiva. Por otro lado, El Legado de la Rosa Negra es una novela donde el personaje principal es una arqueóloga que viaja a Marruecos y Egipto. Un apasionante thriller (histórico-misterioso-cultural-romántico). ¿Cómo no voy a utilizar definiciones minuciosas? Necesito de ellas.

  • La caja públicaEn tu libro de relatos La caja pública dedicas un apartado a las narraciones eróticas y otro al género fantástico. ¿Consideras que es una concesión al público, que manifiesta interés por ambos subgéneros, o realmente son temas que te interesan?

No tengo un género concreto, crecí con el pulp y muchas de sus variables. No es una concesión gratuita al público, existe reciprocidad entre  el respetable y la hacedora. Por lo tanto, todo es posible en mi literatura. Y todo me interesa.

Escribir relatos eróticos fue una mera coincidencia, y parece que gusta… Por otro lado, el apartado fantástico es uno de mis preferidos.

  • Tu primera novela, Bovary 21, tuvo, según tus palabras, un resultado pésimo a todos los niveles. «Careció de revisión, publicidad y buena maquetación». ¿Qué parte aportan estos trabajos al éxito de una obra? ¿Crees que una buena historia puede echarse a perder del todo por culpa de estos errores?

Nada de lo que he publicado hasta el momento se puede decir que haya  tenido unos resultados sobresalientes. Es evidente. Matizando lo que es obvio, la perspectiva de la notoriedad social y la económica. Es verdad que hubo un desacuerdo absoluto con la editorial de coedición. Y, evidentemente, los resultados nunca han sido los que yo buscaba. ¿Aportar? Nada.

Un amigo guionista me dijo una vez: «No dejes nunca, nunca, nunca… un manuscrito en un cajón, aunque este mal escrito». El trabajo de la relectura y reescritura es el 70% de toda novela y un 30% el desarrollo de la trama.

  • La mayor parte de tu obra se ha dado a conocer a través de Amazon. ¿Ofrece este gran gigante de la autoedición esos mismos servicios de revisión y maquetación? ¿Piensas que sigue siendo más fiable el papel de las editoriales tradicionales o que con los medios de hoy no se necesitan?

Sí. Amazon tiene servicios editoriales profesionales, previo pago. En mi caso, sólo he utilizado la ayuda básica; gratuita y sin corrección de estilo literario, ni diseño de portada, maquetación, revisión o publicidad. Todo lo he hecho yo sola. Si bien mi esposo revisa los manuscritos. Aunque siempre vuelvo a releerlos.

Anna Genovés-1

«El trabajo de la relectura y reescritura es el 70% de toda novela y un 30% el desarrollo de la trama.»

 

  • En tu nueva novela te has decantado por una historia romántica. ¿Responde a alguna razón vital? ¿Qué hay de Anna Genovés en esta obra?

El_Legado_de_la_Rosa_negraDivertimento. Me gusta ver cómo reaccionan los lectores ante un cambio radical de estilo. Soy muy juguetona. Hay una parte de Anna Genovés inevitablemente romántica. ¿Por qué negarlo? El Legado de la Rosa Negra es la mejor evidencia. Además, hace soñar a quien carece de este sentimiento. Soñar es algo hermoso y placentero.

  • En esta última novela tu protagonista es una arqueóloga frustrada que se encuentra con un descendiente de Ramsés II. ¿Cuánto trabajo te supone la documentación y qué parte de fantasía e imaginación empleas al escribir?

El proceso de documentación me resulta muy sencillo, ya que estoy familiarizada con este modus operandi. Disfruto haciéndolo. La fantasía siempre está dentro de mis pensamientos. Un mundo sin imaginación sería horroroso…

 

  • ¿Piensas que aún hoy una autora que escribe literatura erótica es mirada con peores ojos que un hombre que hace lo mismo? ¿Has notado tú algún tratamiento diferente por ese motivo?

Por supuesto, vivimos en un mundo machista y España no se escapa de ello. Además, no sólo en este ámbito; muy a mi pesar, es extensible a muchos otros…

Evidentemente, noté algo. Preciso, cuando estuve trabajando para un portal erótico por encargo y sin retribución económica (algo normal en este mundo). Fue desagradable recibir, vía redes sociales, mails y demás tramoya digital, auténticos exabruptos y obscenidades propias de mentes enfermas. Afortunadamente, no es un género en el que me sienta encasillada: mi producción es muy amplia.

  • ¿Qué es más fértil para ti a la hora de crear un conflicto interno o una contemplación sosegada?

Me gusta la acción. Pero no me importa permanecer en estado zen. La novela guiará mis pasos.

 

  • ¿En qué traje te sientes más a gusto, en primera persona o en tercera?

En realidad puedo vestirme de hombre y hablar en primera persona o de femme fatale y hacerlo en tercera. No premedito lo que voy a escribir. Las frases salen paseando y cogidas del brazo por obra de la magia. Cuando escribo mi mundo es diferente. Es más, la realidad deja de existir.

 

  • ¿Hay una antropología del lenguaje?

Obviamente. Su etimología (del griego  ἄνθρωπος  anthropos, «hombre (humano)», y λόγος, logos, «conocimiento») engloba tanto las estructuras sociales como las expresiones lingüísticas actuales o las que por desgracia han caído en desuso y que nosotros podemos recuperar. Les confieso que me agrada leer narrativa decimonónica por este motivo. Me lo paso pipa. Hay escritores excelentes, auténticos desconocidos que escribían como los ángeles. Por cierto, todos españoles.

 

  • Si pudieses ser un libro, qué libro te gustaría ser.

Sin lugar a dudas sería El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde. Si bien todavía no tengo claro cómo disfrutaría más, si diseccionando escrupulosamente un cadáver delante de la comunidad científica o gozando en un burdel, ebrio de whisky y loco de ira, acompañado de la prostituta de turno.

 Anna Genoves moto

  • ¿Cuáles son sus escritores preferidos o más importantes para usted?

Nombrar a los mejores escritores es algo muy subjetivo: nadie está en posesión de la verdad absoluta. Tampoco podría decirles cuáles son mis preferidos; la lista es demasiado amplia.

Puedo indicarles de cuáles no prescindiría. En narrativa: Edgar Allan Poe y Howard Philips Lovecraft. En poesía, Leopoldo María Panero y Alejandra Pizarnik.

 

  • Un mensaje para todos aquellos que se inician en el arte de contar historias.

Escribid lo que os apetezca, no lo que os digan. No importa que hablen bien o mal de vosotros. No tiene importancia… nunca deben amputar vuestra imaginación. ¡Ah! Y todo vale, sea cerebral o puramente cardiaco.

 

  • Lo que quiera añadir.

La verdad es que ha sido un placer colaborar con ustedes, amigos del Canal Literatura. La entrevista es amplia e interesante, no se han olvidado de nada.

Como decía Virginia Woolf: «Cada secreto del alma de un escritor, cada experiencia de su vida, cada atributo de su mente, se hallan ampliamente escritos en sus obras».

Ya me conocen un poco mejor. Muchísimas gracias.

Blog de la autora

Libros en Amazon

 Entradas en esta web de Anna Genovés

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (7 votes cast)
Entrevista a Anna Genovés. Una luchadora con corazón de poeta y alma de novelista., 8.0 out of 10 based on 7 ratings
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •