Inmaculada Pelegrín, jurado del VIII Certamen

Fueron dos amigas de Canal Literatura quienes me hablaron de Inma Pelegrín como una poeta murciana destacada y premiada. De inmediato nos pusimos en contacto con ella para proponerla como jurado de esta octava edición del certamen “Poemas sin Rostro”. Aceptó colaborar de forma desinteresada con nosotros, conocedora del valor de este  arte como medio de comunicación íntima y profunda así como de la necesidad de dar oportunidades a los poetas noveles.

Agradecemos desde aquí su interés y amabilidad sabiendo de sus muchas obligaciones. Ha dicho en alguna ocasión: “Aprovecho los semáforos en rojo para juntar palabras y escribo poemas porque son cortos y siempre tengo prisa”. No obstante estará presente en esta edición aportando su conocimiento y su experiencia poética.

Biografía

 

Inma Pelegrín López, nacida el 10 de octubre de 1969 en Lorca (Murcia). Licenciada en Psicología.  Forma parte de la asociación poética Espartaria y, con ellos, ha participado en las antologías Diez de diez (poesía) y La ciudad de los escudos (narrativa).

Ha publicado Trapos Sucios (Tres Fronteras 2008), Óxido (Pre-textos, 2008) que fue Premio Internacional de Poesía Gerardo Diego Cuestión de horas (La isla de Siltolá, 2012) que obtuvo el Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez y del que Luis Alberto de Cuenca dijo: «Cuestión de horas»  ha sorprendido por«su frescura» y el hecho de que presente una poesía «sencilla y directa con un lenguaje coloquial, capaz de suscitar emoción en todo momento»

 “Un buen poema es el que transforma algo dentro de mí.”

Inmaculada Pelegrín, jurado del VIII Certamen

 

Entrevista

 

  • Pregunta obligada. Podría decirnos, según usted, ¿qué significa el término literatura?

La literatura es el arte que utiliza como instrumento la palabra. Nos sirve para narrar hechos, transmitir emociones, convencer o explicarnos ante los demás…

Todos los días utilizamos la literatura, como creadores o siendo sus destinatarios, aún sin ser conscientes de ello.

  • ¿Cómo se inició en la poesía?

De siempre me ha gustado escribir. Para mí, las personas más admirables e interesantes eran las capaces de contar una buena historia.

La poesía, como tal, la descubrí muy tarde, hace unos 6 años al escuchar, por casualidad, un poema de Benedetti, leído por él mismo. Antes de ese momento pensaba que la poesía no me gustaba.

Después leí cuanto cayó en mis manos y para aprender la técnica me ayudaron otros amigos poetas.

  • Murcia tiene  una cantera de buenos escritores ¿hay cantera poética?

Sí, a veces da la impresión (no sólo en Murcia) de que existen más escritores de poesía que lectores. En cualquier caso, creo que es bueno que haya muchas personas con esta inquietud o con este amor por las palabras.

  • Hemos tenido en nuestros jurados otros poetas murcianos en varias ocasiones, ¿Conoce a Eloy Sánchez Rosillo, Mari cruz Agüera o Ana Mª Tomás?

Sí, a los tres. Murcia es una provincia pequeña en la que es frecuente coincidir. Además de compañeros son buenos amigos.

  • ¿Cómo decide que lo que quiere expresar  tome forma en prosa o en poesía? O sólo escribe poemas…

Ya me gustaría poder elegir. Creo que son los textos o, mejor dicho, los poemas los que me eligen a mí. Tengo la impresión de ser un mero instrumento.
En cuanto a la prosa, aunque lo intento, aún no he conseguido hacerme con ella.

La poesía es mi principal vehículo de expresión.

  • Es psicóloga, ¿es importante el conocimiento del ser humano para poder comunicar emociones universales?

Para poder conocer las emociones universales basta con experimentarlas (son comunes a todos los seres humanos) otra cosa es reflexionar sobre ellas y encontrar la forma de explicarlas o transmitirlas. Todas las circunstancias de un escritor influyen en su obra, la hacen ser de una determinada manera, así que haber seguido una formación concreta también lo hace.

  • De dónde cree que nace la necesidad de la expresión poética.

En mi caso se trata de una engañosa necesidad de trascendencia o inmortalidad, de dejar un legado, algo que pueda perpetuarse más allá de mis límites temporales como persona. Otra cosa es conseguirlo.

  • ¿Qué papel juega la imaginación en la creación poética?

Para mí, es fundamental. Un poeta debe tener imaginación para contemplar la realidad con otros ojos. La mirada poética debe ser imaginativa y sorprendente, no la habitual de todos los días. Una metáfora es, en esencia, un ejercicio de imaginación.>

  • ¿Cómo combinar el Conocimiento de la técnica poética y la poesía libre?

Opino que para escribir buena poesía, sea libre o no, es básico conocer la técnica poética, igual que considero que para pintar un cuadro abstracto hay que dominar el arte de la pintura (conocer determinadas técnicas no quiere decir tener que utilizarlas de una manera concreta).
Otra cosa es el hecho de que a la hora de escribir, igual que en todas las facetas de la vida, hay que elegir continuamente entre dos cuestiones igual de necesarias que contrapuestas. La seguridad y la libertad (a más seguridad menos libertad y al contrario).
Un estructura determinada (en cuanto a rima o métrica) aporta seguridad y limita la libertad del autor. La cuestión es encontrar el punto de equilibrio que le es más grato trabajar al poeta, el lugar de ese continuo en el que se siente más cómodo.

” Al componer un poema hemos intentado dar lo mejor de nosotros mismos y nos hace sentir incomprendidos que los otros no lo valoren.” 

Inmaculada Pelegrín López

  • ¿Conoce la literatura digital y la poesía visual?

No mucho, la verdad.

  • ¿Qué relación tiene con Internet y desde cuándo?

Lo utilizo a diario como fuente de información y consulta rápidas. Me es muy útil desde hace, calculo, unos 10 años.

  • ¿Qué opina de la Red y de ésta como soporte literario?

Creo que es un soporte directo y ágil, muy a la mano. Facilita el acceso a una cantidad de autores que de otra manera sería tremendamente complicado. También le obliga discernir entre lo que a uno le interesa y lo que no, perdiéndose algo de tiempo con cosas que no las merecen.

  • ¿Cree que el soporte importa cuando se muestra un buen contenido?

Ambas cosas son necesarias, si hay un buen contenido pero no existe un soporte en el cual se puede dar a conocer no tenemos nada. Si tenemos un soporte con contenidos vacíos o que no son interesantes, tampoco.

  • Ha ganado premios importantes  como el Premio Gerardo Diego de Poesía o el Juan Ramón Jiménez ¿Qué razones valoró para presentarse a estos u otros premios premios?

Publicar un libro de poemas no es fácil al margen de los concursos. Fue esta mi principal motivación para hacerlo.

  • ¿Cree que la relación en la web durante el certamen puede facilitar el contacto con otros poetas del mundo?

Si, y me encantaría porque no hay nada más enriquecedor que estar en contacto con otras personas de las que aprender y con las que compartir opiniones.

Inmaculada Pelegrín

  • ¿Qué le impulsa a escribir?

El miedo a la muerte, a perder el tiempo. Cuando hay temporadas en las que no se me ocurre sobre lo que escribir me siento vacía como si estuviese desperdiciando la vida.

  • ¿Qué le impulsa a leer?

Las ganas de aprender de los demás y el disfrute o la felicidad que me proporciona encontrar un texto que me gusta. La fascinación de unas palabras bien dichas.

  • ¿Qué ha cambiado en su forma de expresarse con el tiempo?

Se ha vuelto más complicado. Con el tiempo me he vuelto más exigente y menos atrevida. Cada vez es más difícil sentirme satisfecha de lo escribo y eso redunda en que cada vez produzca menos.

  • Nuestra comunidad está formada básicamente por escritores noveles. ¿Por qué es  tan difícil exponer y contrastar los textos propios con otros y, sobre todo, encajar las críticas?

Porque los textos son el resultado de un acto íntimo que más tarde compartimos de manera pública. La intimidad nos deja vulnerables ante los demás. Al componer un poema hemos intentado dar lo mejor de nosotros mismos y nos hace sentir incomprendidos que los otros no lo valoren.
También el hecho de que esos criterios de valoración sean subjetivos (de alguna manera, indemostrables) aumenta la probabilidad de que prefiramos pensar que el “error” está en la opinión del otro y no en nuestra obra.

  • ¿La poesía sigue siendo un arte para minorías?

El hecho de leer requiere un esfuerzo, un gasto de energía que no todas las personas están dispuestas a realizar.
Leer poesía exige otro tipo de concentración distinto al de la prosa, es decir, un esfuerzo extra porque un poema no es sólo un texto, sino que precisa de una elaboración por parte del lector para completarse.

No todos los lectores están dispuestos a realizar este trabajo.

  • ¿A que aspira como poeta? y ¿Cómo persona?

A ser feliz y hacer felices a los demás. A no dejar escapar la vida o las oportunidades. A no arrepentirme.

  • ¿Qué espera de un buen poema?

Un  buen poema es, para mí, aquel que me hace sentir que ha sido escrito para que yo lo lea.
También debe significar un hallazgo (debe hacerme descubrir algo que no sabía o redescubrir algo que sabía y  no me había parado a pensarlo).

Un buen poema es el que transforma algo dentro de mí, de tal manera, que tras su lectura no puedo volver a ser la misma persona que antes de la misma.

Inmaculada Pelegrin

  •  ¿Cuáles son sus escritores preferidos o más importantes para usted?

Son muchos. Por citar algunos Joan Margarit, Vicente Gallego, Antonio Praena, Katy Parra, Antonio Cabrera, Javier Vela, Benjamín Prado, Francisco Brines, Luis Alberto de Cuenca, Tagore, Mario Cuenca Sandoval, Symborska, Raquel Lanseros, Luis Muñoz, Ada Salas, Ariadna García, Diaz Pimienta, Ángel González, Luis G. Montero…

  • Háblenos del lector ¿Qué significa para usted?

Yo escribo para un lector hipotético. Intento escribir el texto que me gustaría leer a mí porque pienso que es el que le gustaría leer a esa persona.
El texto no está terminado hasta que no lo elabora el lector. Así pues para mí es imprescindible.

La literatura, al ser un acto de comunicación, necesita del receptor (aunque sólo se trate de un lector hipotético al que va destinada) si este receptor no existe, para mí no tiene sentido.

  • Lee Actualmente…

“Mañana no será lo que Dios quiera” una biografía de Ángel González escrita por Luis García Montero.

  • La poesía requiere una disposición anímica o simplemente dejarse llevar por el texto? Requiere la participación activa del lector.

Un poema no termina hasta que no es leído por una persona en concreto, las experiencias, circunstancias, la forma de ser de este lector son las que completan el poema y le dan su verdadero significado.

  •  ¿Un mensaje para todos aquellos que se inician en el arte de contar historias y en el arte poético?

Que lean lo que ya está escrito y que, después de hacerlo, intenten decir con sus propias palabras. Que busquen su voz, esa voz que le es inherente como persona y que no puede encontrarse en otra. Que sean fieles a ellos mismos y, lo más difícil de todo, que no se desanimen, ni pierdan la fe en lo que están haciendo.

Poemas

 

ANTIMATERIA

Hay un vértigo oculto en cada átomo.
En la mínima parte de las cosas
se encuentra, pertinaz, la inconsistencia.
Unas cuantas partículas,
que giran incesantes alrededor de un punto,
dan como resultado
la aparente quietud de la sustancia.
Cuando en el interior de la molécula
y un ochenta y cinco por ciento en vacuidad,
la solidez es una presunción.
Tal vez sea la causa
por la que no podamos
tener una certeza o un principio al que asirnos:
saber que nuestros cuerpos,
lo que quisimos ser y lo que amamos,
la tierra que lo habrá de cubrir todo,
la materia de cuanto conocemos
está principalmente
compuesta por vacío.

Inma Pelegrín
De Óxido (ed. Pre-textos)

02:30 H.

Cada noche olvidaba
apagar, a sabiendas,
la luz de la cocina.

Decía que al volver
podría imaginar que la esperasen,
que aquel fulgor, difuso y ambarino,
afianzaba sus pasos,
que siempre hay que dejar
un resplandor al fondo,
como quien cede un rastro de sí mismo,
y así la madrugada es más benévola.

No sé por qué senderos
derrotan sus pisadas,
si son de lucidez u oscuridad,
o si será posible
tropezarse, también, en el vacío.

A fuerza de palabras
intento desvelar su para qué,
hasta, de alguna forma,
recomponer aquel desfiladero.

Hay veces que una luz se enciende en un poema.

Uno vuelve sus ojos al final del pasillo
para salvar a alguien. Quizás para salvarse.

Uno guarda prendida alguna excusa
porque quiere creer que no está solo.

 

Inma Pelegrín. Cuestión de horas (Dies fugit)
XXXII Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.3/10 (3 votes cast)
Inmaculada Pelegrín, jurado del VIII Certamen "Poemas sin Rostro" 2013, 9.3 out of 10 based on 3 ratings
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •