EL TESTARROSA por Francisco de Borja GUTIÉRREZ

¡Qué calor hacía en Madrid¡ Yo era la diosa Cibeles montada en un Ferrari Testarrosa absolutamente rojo, por supuesto…En mi barrio de Chueca, venga a ir de arriba para abajo parando a saludar a todo el mundo. Unos me miraban con envidia lasciva no sé si por el sinónimo de coche guapo tías a mogollón y otros me veían con la sana alegría de verme montado en ese bólido para nada que ver con el Neng, juas juas..La gente me invitaba a echar un traguito y venga a culearme de allá para acá “ ¡ Cómo mola, Javierito, ¿ eh?, sí, cómo mola el carro..”. Pero qué pesaos, si yo no tenía ganas de ná, y Javierito por aquí, Javierito por allá, qué hijos de puta…¡ cuando antes pasaban de mí como de la mierda¡. Incluso me daban con la mano personajes que no me podían ver para nada, ..simplemente por el hecho de ser un fotógrafo de relativa fama porque por ejemplo en cuanto a parné, me duraba en la cartera menos que una piruleta en el pupitre de un niño…Yo a todos quería mandar al carajo, porque estaba en el cenit del mundo, me sentía dueño de la situación y nada me afectaba.
En medio de todo ese follón me dio por pensar, sí, raro en mí pero pensé: “ Coño, ese tío me ha traído una suerte de cojones..a la larga me ha venido de puta madre enrollarme con él..Y es que los caminos del Señor son inescrutables, por dios, y nada más que le dije que me ayudase en lo que pudiera dado el mal momento financiero que estaba pasando por la hipoteca, los nenes y esas cosas que todos sabemos, no sólo me abrió un estudio en el Paseo de la Habana sino que además de regalarme el Ferrari Testarrosa por supuesto, faltaría más, a tal señor tal honor, se encogía como un niño cuando le acariciaba tiernamente su piel, diciéndole al oído: “Nene, tú vales mucho ¿ sabes?”

Y es que no hay nada mejor en la vida que decirle a quién crees que te ama lo que quiere oír después de haber pasado una infancia llena de maltratos, una juventud penosa de sensaciones y una madurez falta de futuro..Ya se sabe que el dinero no hace la felicidad completa..aunque ayuda a conseguirla

Yo es que soy así ¿ me comprendéis?…


por Francisco de Borja GUTIÉRREZ

Un comentario:

  1. Reina de corazones

    El dinero no hace la felicidad y ni mucho menos ayuda a conseguirla.

    Es la historia mas penosa que he oido y la filosofia mas cínica que he escuchado. Pero tranquilo, como tu los hay a puñaos, nada nuevo bajo el sol … al menos no estas “solo”.

    Vende tu montón de chatarra y had algo valioso con ese dineral que nada tenga que ver con engordar tu ego ó llenar tu cuenta bancaria de ceros. También existe la posibilidad de devuelveselo a ese pobre infeliz.

    Pero tu mismo, si al final optas por seguir como estabas preparate para terminar como él en el mejor de los casos.

    Aún asi me das mucha pena y lástima a la vez asi que espero que tengas suerte en tu vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *