Otoño. Por Dies Irae

 

La lluvia del otoño hizo crecer

un mínimo jardín entre las tejas.

Antes de que se agote

le da un nuevo respiro.

 

Vivir no es imposible.

 

Hay milagros pequeños:

la vida es uno de ellos.

 

Dies Irae

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

2 comentarios:

  1. Hermosa reflexión sobre la vida desde el jardín diminuto que nos brinda el otoño.
    Vivir no es imposible, pero a veces cuesta.
    Un abrazo.

  2. Llueve,
    detrás de los cristales, llueve y llueve
    sobre los chopos medio deshojados,
    sobre los pardos tejados,
    sobre los campos, llueve.

    Ya lo dijo Serrat, pero tú también lo has reflejado muy bien. Molt bonic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *