Pesares. Por Salomé

pesares

Pesares.

 

Aunque ya no soñamos juntos

ni bailamos al amor cada noche,

marchita la caricia, hueca de pasión,

Solitarios comensales de vacío.

 

A pesar de que, a veces,

en mi interior remueves

el volcán furioso de la rabia contenida,

el fango del resentimiento y la tristeza.

De la culpa equivoca…

 

Aunque salpicados los días

de anhelos olvidados,

de luchas fútiles frente

a esa airada resistencia

a crecer juntos,

a aceptar lo cotidiano.

 

Hoy, ante la pérdida,

tu dolor ha sido el mío

unidos como la playa al mar,

sin remedio.

 

He buscado tus ojos llorosos

espejos de mi llanto,

rememorando esos hilos

-tanta vida Juntos-

que nos unen a nuestro pesar.

 

Y es que sé, aunque me duela,

que fui yo

                y sólo yo

Quien te eligió para amarte.

 

Salomé

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *