Esclavos. Por Luis Oroz

Podemos despertar,
subir los párpados,
descorrer las palabras,
asomarnos al frío,
admirar lo recóndito,
bajar a pie la cumbre del orgullo,
reclamar la ternura de su nieve
y esperar a que el día nos convierta en esclavos
de la palabra siempre.
O quedarnos dormidos,
como esta voz políglota que regresa del sueño
para nunca decir lo que tú esperas.


Luis Oroz
Blog del autor

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *