Sin ti. Por Anna Genovés

    Sin ti no hay nada… Sólo bloques de hormigón almanaques que pasan sus hojas sin prisa ni pausa muchedumbre que se mueve entre el asfalto como una marea humana taconazos de baile desparejo que musitan en mi oído tu danza acuática. El río de tu boca, el alma…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Rojo, blanco, negro y gris. Por Anna Genovés

“… Entonces procedió, veloz y seguramente, a efectuar su proyecto. El efecto en Lucy no fue malo, pues el desmayo pareció transformarse sutilmente en un sueño narcótico. Fue con un sentimiento de orgullo personal como pude ver un débil matiz de color regresar lentamente a sus pálidas mejillas y labios….

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Te lo prometo, Muchi. Por Anna Genovés

Mi madre era una ávida lectora. Su escritora preferida era Agatha Christie: tenía la colección completa. Poco antes de su fallecimiento, pasados los 75 años, le enseñé a manejar el ordenador. Un día le mostré uno de mis manuscritos (un tocho bien grueso que había escaneado para tenerlo a buen recaudo)….

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Montañas de asfalto. Por Anna Genovés

  Una capa nívea se desliza en las cumbres Los abetos chispean gotas azucaradas Los pájaros no dejan sus nidos Los roedores se esconden en las cuevas santas Mordeduras de serpientes debilitadas Felinos que agotan su comida en la manada Hombres que cazan por el día Mientras la noche se…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Húmedos. Por Anna Genovés

El movimiento etéreo De los pezones jóvenes Mirando al cielo decisivo                                  Mermado La luz de las tinieblas Blasfema en el vientre dulce Convulso, peana abrasadora                  …

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Huevos de madera. Por Anna Genovés

      Mi madre tenía un huevo de madera para zurcir calcetines. Estaba abollado y cada uno de sus badenes era una historia. Lo había heredado de mi abuela, y ésta, de la suya. Así, hasta llegar a un tiempo perdido en la memoria. Quizás en los albores del…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hueles a sexo. Por Anna Genovés

Hueles a sexo a miel derramada entre tus nalgas a noche que nunca se acaba a primavera temprana que hierve en la almohada a jadeos entrecortados mientras sueñas la mañana a flores de abedul en una candente ciénaga   Hueles a sexo a árboles recién cortados a selva madre que…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

De menos. Por Anna Genovés

DE MENOS Te echo de menos chico solitario de lánguidos ojos y músculos prietos metro ochenta y cuatro de frío cuerpo con tus pasos calmos y tus labios gruesos con tu piel nívea y tu cabello negro con tus facciones regias y tu adiós eterno Te echo de menos dejando…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •