Luces detrás de ti. Por Ángel Silvelo Gabriel

Los planetas giran en un eje que se parece mucho a ti. Te mueves con tanta soltura sobre el escenario que apenas te reconozco. Recuerdo cuando soñábamos con el infinito, y bebíamos en todas las fuentes, y vaciábamos nuestros bolsillos sin saber que estaban rotos. Los planetas marcan la distancia…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Las calles perdidas de la ciudad de Roma

La ciudad de Roma posee innumerables encantos, y uno de ellos es la cualidad de la sorpresa. No nos puede extrañar, por tanto, que paseando por encima de su sinuoso adoquinado y cuando piensas que todo está perdido, al doblar la primera esquina o desembocar en la siguiente calle, te…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Nunca seré abogado. Por Ángel Silvelo Gabriel

Tu visita

Abro la puerta de casa y me la quedo mirando con estupefacción y horror: está llena de cajas y operarios, cuadros descolgados y muebles desarmados. Sí, estamos de mudanza. De repente, veo al perro correr tras el gato. Éste lleva unos papeles en su boca, y sólo espero que no…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Corrupción bloguera, Por Ángel Silvelo Gabriel

Ibán dijo… A qué hora quedamos mañana. Aurora dijo… No te puedo confirmar mi asistencia. Ibán dijo… No te preocupes, todo va a salir bien. Aurora dijo… Has preparado algo. Ibán dijo… Ya sabes que me gusta improvisar. Aurora dijo… Y qué me pongo. Ibán dijo… No te preocupes, que…

leer más

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •