Kamala Harris y el éxito del programa “Bussing”

Kamala Harris y el éxito del programa “Bussing”

     Ante el maremágnum mundial provocado por la pandemia del coronavirus, ha provocado que durante este año hayan sido pocas las noticias que han podido hacerle sombra en los medios de comunicación, algo por otro lado muy comprensible. Pero a codazos, las elecciones presidenciales norteamericanas se hicieron un hueco importante en las principales cabeceras periodísticas, y han abierto los informativos del planeta.
Quizás el interés por la noticia radicó más en sí Trump perdía, que, si ganaba Biden, pero no voy a entrar en las disquisiciones estratégico políticas norteamericanas, y mucho menos opinar en ese sentido, dado que ya hay una avalancha de opiniones, valoraciones y análisis, seguramente, algunos más o menos elaborados, y otros con inclinaciones de un lado o del otro, etc. No obstante, hay un efecto en estos comicios, con una causa que se remonta cincuenta años atrás.

     Una causa con efecto directo en la elección de Kamala Harris como vicepresidenta del país más poderosos del mundo. Con anterioridad, y durante toda su vida había roto muchos techos de cristal con el martillo de la firmeza, tras el corte fino con el diamante de la memoria propia.
Kamala, nació en otoño de 1964, en el multiétnico y deprimido Oakland (California), en un entorno muy marcado por diversas etiquetas sociales negativas, la hoy vicepresidenta, “ayer” no cumplía todos los requisitos para ni subir al entresuelo del ascensor social, algo que les sucede, y les sigue sucediendo a la inmensa mayoría de sus vecinos de la niñez.

     “Un grano no hace granero”. Y a pesar de los tibios intentos de facilitar la igualdad de oportunidades de los ciudadanos en los EE.UU durante la historia, ni esa igualdad ha pasado de ser una falacia hipócrita en la que se escudan todos a los que les va bien, que no piensan que para conseguir el éxito hay muchos factores internos del individuo, y externo al mismo, el más importante el esfuerzo propio, pero como decimos hay muchos ajenos a la voluntad de las personas: El nivel económico en la familia que naces, la depresión del barrio donde resides, el color de la piel o el idioma que hablas, las limitaciones intelectuales, las etiquetas que te cosen los triunfadores por miedo a perder parte de su poder en favor de alguien que a primera vista no se parece a él.

     Con el movimiento por los derechos civiles poniendo el enfoque en la segregación racial en las escuelas como paso previo a la integración racial total en la sociedad estadounidense. Y apoyados en las teorías ambientales de la criminología. A finales de los cincuenta, y con su época dorada entre las décadas de los setenta y ochenta, nació el “programa bussing”, para el transporte escolar de niños de barrios deprimidos a colegios de zonas con menos problemas sociales. “La discriminación positiva” le llamaban, y a pesar de una involución en las últimas décadas, seguro que ha facilitado a la humanidad que muchas personas hayan alcanzado metas importantes en la vida, que mejor ejemplo que Kamala Harris, y que ella con su experiencia pueda impulsar la vida de otros.

     Nos referíamos antes a las teorías ambientales en la criminología. Newman en 1972, con la teoría del espacio defendible define muy bien tres elementos clave que marcan los guetos de las ciudades; la conducta antisocial por sentirse amparado en una zona social-delictiva; la vigilancia interna de los vecinos al margen de las autoridades; el entorno urbanístico marginal, desprovisto de cualquier inversión de carácter social, y económica, y así que no facilite al recién llegado al barrio un asilo basado en la cultura antisocial.

     Hay distintos ejemplos en el mundo que afianzan estas teorías sin despreciar o complementar a otras. A finales del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX, EE.UU recibió una avalancha migratoria espectacular de diversas procedencia, estas se asociaron a la delincuencia en los suburbios de las grandes ciudades, entre ellos a los inmigrantes italianos, judíos e irlandeses, que como bien define Newman acaban hacinados en mugrientos barrios a medio hacer como “Little Italy”, de los que salieron a la luz pública muchos gánsteres, italianos como Charly “Lucky” Luciano, Maranzzano, Masseria, Morello, o Capone, entre cientos de miles de inmigrantes, es cierto que desde su lugar de nacimiento llegaron algunos con costumbres poco recomendables, que atemorizaban a la mayoría de inmigrantes italianos recién despiojados en la Isla de Ellis, que eran sus primeras víctimas, y que tenían que convivir con ellos. Antes de la guerra castellammarese por el control de la distribución de alcohol, ya existió la precursora organización “la mano negra”, a la que las autoridades no solo no pusieron freno, es que además muchos estamentos se pusieron a su servicio, en una simbiosis de intereses espurios, que iban del policía de barrio corrupto, hasta las más altas instancias de Tanmany Hall, pasando por el sistema judicial. Pero aun así, hubo italoamericanos que consiguieron triunfar en diversos ámbitos como el alcalde de Nueva York, Fiorello La Guardia, o el incorruptible teniente de la policía Joe Petrosino, ¿Cuántos La Guardia o Petrosinos hubieran surgido con unas políticas diferentes de acogimiento? y ¿cuántas Kamala habría en la actualidad si se hubieran seguido las políticas de integración real?

Jordi Rosiñol Lorenzo

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

jrosinol

Nacido en Barcelona, catalán al cincuenta por ciento y por igual de orígenes murcianos. Desde la emigración forzada por la necesidad tras la Guerra Civil, soy el primer retornado de mi familia al mencionado origen. Autor: «Nunca pinto sueños o pesadillas. Pinto mi propia realidad» Frida Kahlo — premio con el relato «Urgencia humanitaria» en el I Concurso de Microrrelatos Navidad 2017 de Molina de Segura. — Finalista con el relato «Hipocresía» en el I Premio Espacio Ulises 2017. — Seleccionado con el relato «El cine de las sábanas blancas» en la antología de relatos «Ulises en el festival de Cannes» Playa de Ákaba 2017. — Seleccionado con el relato «La ventana a la libertad» en la antología «Cosas que nos importan» Playa de Ákaba 2017. — Seleccionado con el relato «La batuta mágica» en la antología «Las 7 notas musicales» Defoto libros 2017. — Columnista habitual desde 2015 en «Periodista Digital» dirigido por Alfonso Rojo. Anteriormente colaborador con opinión en «Crónica Global» y diversos medios regionales y locales. — Articulista de opinión en el Semanal Digital dirigido Antonio R Naranjo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *