La Sociedad del empobrecimiento. Por Usue Mendaza

La Sociedad del empobrecimiento

La señorita Kilman haría cualquier cosa por los rusos, se mataría de hambre por los austriacos, pero en su vida privada torturaba sin piedad a las personas que tenía cerca, tal era su insensibilidad. LA SEÑORA DALLOWAY de Virginia Woolf.

No hace falta ser ningún sabueso para darse cuenta de un hecho: nos embrutecemos  y nos empobrecemos a  marchas forzadas, y de una manera tal que el tema llega a resultar recalcitrante.

No se necesita más que una pequeña dosis de observación para concluir, por un lado,  que todos estamos mucho más alterados de lo normal, y por otro, que la superficialidad campa a sus anchas, valga el coloquialismo, con enfermiza comodidad por todas las esquinas sin dejar indemne recoveco alguno.

Pongamos como dato fiel y estadístico, los doscientos ciento cincuenta comentarios o más que puede arrojar en la red “social” una jovencita o un jovencito que se prestan a posar, nada menos que en cueros, frente a toda la vorágine, ávida de este tipo de frivolidades . Tan pronto esta muchedumbre se despacha con una serie de descalificaciones y tonterías varias como se abre un debate, por llamarlo de alguna manera, falto o carente de toda clase y gusto.

Es más; si estableciéramos un agravio comparativo entre extremos, citemos por caso…entre este supuesto real de la chica o el chico  expuestos en el facebook y una publicación en otro medio digital de un Diario cultural de bastante calado cultural e intelectual,  ésta misma noticia, (que debería provocar gran interés) arroja en la red cero comentarios.

El hecho, como quieran llamarlo sociológico o de masas, (que debiera hacernos enrojecer las mejillas),  no tan reciente y por desgracia tan arraigado en esta red de amigos putativos (porque nunca llegan en verdad a serlo),   denota… en primer lugar que somos una sociedad empobrecida, si me permiten el calificativo pobre en términos de Respeto, de Cultura, de Comunicación, de Valores, de Amor a uno mismo, de Tolerancia, de Sensibilidad y de un largo etcétera;

Y en segundo lugar, se subraya que hemos perdido algo más que la Dignidad por el camino.

He mencionado tanto a los jóvenes que provocan irrespetuosos comentarios como la noticia del diario cultural que carece de inmediatez numérica, por una simple razón :La asombrosa diferencia entre la repercusión mediática de los primeros y la aparente y escasa provocación de la segunda (aunque tenga miles de visitas, que no todo está perdido) lleva llamando insistente y de manera olfativa a las puertas de mi asombro. Y es que la vida nunca deja de asombrarme. Y que nunca deje de hacerlo; como escribía Platón “Del asombro sale el pensamiento”. Pues eso.

USUE MENDAZA

Blog de la autora

La Sociedad del empobrecimiento

La Sociedad del empobrecimiento. Por Usue Mendaza, 10.0 out of 10 based on 1 rating

Usue

Nace en Vitoria-Gasteiz en 1975, reside en Benidorm (Alicante) desde hace 9 años y pertenece al Liceo Poético de Benidorm con el que ha participado en la Antología VOCES EN AZUL. También participó en la Antología DEL SILENCIO AL TEATRO DEL PARNASO en homenaje al poeta modernista hondureño Juan Ramón Molina, amigo de Ruben Darío. Acompañada por el cantautor Luis Eduardo Aute, están también sus letras en la edición virtual de Agosto 2013 de DOS POEMAS Y UN CAFE. Reside en Benidorm y trabaja en Alicante.

Un comentario:

  1. Catalina Ortega Diaz

    ¡Qué daño ha hecho tele 5 a la basura!
    Ya lo dijo mi inolvidable amigo Alvite ¿Cómo se puede declarar Princesa del Pueblo a una señora, por ostentar el título de grosera e ignorante mayor del Reino y, por tanto, ícono y modelo representante de masas, aunque sea capaz de ignorar la receta del agua hervida?
    Estimada USUE, las nuevas generaciones son educadas por medios tecnológicos audios visuales: tele, wasaps, redes sociales- trampas peligrosísimas. Los desorientados padres ni la obsoleta escuela son capaces de frenar el auge del alud de información (pasiva), frente al conocimiento que requiere actitud activa de las neuronas y tiempo para asumir la información precisa, convirtiéndola en sabiduría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *