Sin perspectiva. Por Anita Noire

Sin perspectiva

Sin perspectiva.

 

     Vi las luces azules desde dos calles antes de llegar. No me pareció extraño. En el último año nos hemos acostumbrado a verlas a todas horas y ya no pensamos en nada. Seguimos y da un poco igual. Y seguí, dándome todo un poco igual, pensando en que me tocaba preparar la cena y que tendría que improvisar cualquier cosa. Fue al acercarme cuando lo vi. La policía había acordonado parte de la acera y colocado una lona. El cuerpo estaba cubierto con una manta metalizada. Nadie sabía nada, pero siempre hay alguien que empieza a especular y las palabras empiezan corre como una lengua de fuego. Sentí unos golpecitos por dentro a los que no puedo dar nombre y crucé de acera. Nunca sabremos qué es lo pasa por la cabeza, durante los últimos segundos de vida, de quien decide saltar por una ventana. Ese instante será siempre desconocido. Entré en el portal y desde allí no pude evitar volver la vista al extremo de la calle. Sobre la acera, seguía el cuerpo cubierto y me pareció pequeño. Esa noche dormí mal. Por la mañana me acerqué a tomar un café antes de ir a trabajar. La terraza estaba montada y dos personas desayunaban mientras leían el periódico. La vida sigue y a veces sin que sepamos que es lo que ocurre a nuestro alrededor. Escuché algunos comentarios y no dije nada. Pensé que la vida tiene muchas aristas y no siempre dependen de cómo se mire. Morir, como vivir, no siempre es fácil.

 

Anita Noire

Blog de la autora

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *