Violencia de género: una sucia realidad. Por Anna Genovés

Violencia-de-género-1

Buenos días, amigos y colaboradores de Canal Literatura. Se dice que el calor exalta las mentes. Estoy por creérmelo repasando la historia: muchas de las catástrofes o revoluciones han sucedido y siguen ocurriendo en verano. De igual modo, la violencia de género, por  desgracia, se agrava en estas fechas. Os dejo un artículo sobre este tema tan peliagudo que, en algunos casos, acaba con el fallecimiento de las víctimas debido a la mala praxis de distintos organismos públicos y oficiales.

VIolencia-de-género-2

Violencia de género: una sucia realidad

Ayer,  el informativo mencionaba la trágica muerte de una nueva víctima de la violencia de género en España. Mi oído se afina cada vez que escucho alguna noticia relacionada con la violencia de género. Datos sobre alguien que ha sufrido cualquier tipo de agresión física, esencialmente, mujeres inocentes. Peor todavía, cuando aparece delante de mis narices en la pantalla de plasma una camilla hidráulica portando una bolsa opaca con cremallera. Dentro: una joven, madura o anciana muerta. A manos de su esposo, novio, pareja o miembro familiar… Es lo de menos.

Horas después, el presunto homicida suele aparecer en el hospital por intento de suicidio con alguna herida de arma blanca o un disparo furtivo. No obstante, sigue vivito y coleando. Ella no. Por lo general, al agresor le caerán unos años de condena. En muchos casos rebajados por buena conducta. Y a la rue… ¡El muy HP! Y, por favor; no te metas con ellos. «La maté porque era mía». Seamos francos, el mundo es de los hombres.

Hay una pregunta que se repite, una y otra vez, en mi raciocinio: ¿cuál fue el detonante que dejó a las sociedades matriarcales de la Antigüedad fuera de juego? Quizás el homo sapiens sapiens primitivo se percató del sixth sense que poseemos las féminas o quizás fuera porque nosotras podemos ser animales de un solo macho. El hombre, por el contrario, prefiere tener a su disposición a distintas hembras. Y no lo olvidemos, nosotras siempre seremos una pertenencia. Si no que se lo pregunten a las mujeres que emigran de su país para obtener un buen trabajo ―engañadas por sus futuros proxenetas―, y acaban prostituyéndose para no terminar en una zanja o un contenedor, viviendo en condiciones infrahumanas a golpe de palizas o de dosis elevadas de estupefacientes.

Se habla de la necesidad sexual masculina en todas las etapas de la vida. Sin embargo, parece que la mujer, una vez perdida la juventud, pasa del sexo. Otra falacia sobre nosotras: los objetos. Aquí, entramos en el terreno del sexismo. Y es que, violencia de género y sexismo, en la mayoría de los casos, van de la mano. Un círculo vicioso en el que las mujeres salimos mal paradas y/o se nos considera inferiores al hombre. No nos equivoquemos: muchas mujeres fomentan estas acciones por tradición o desconocimiento.

Blanca Hernández Oliver (delegada del Gobierno para la violencia de género) dijo en un programa radiofónico: «Trabajamos desde los medios y desde las instituciones para cambiar la mentalidad y la dominación consentida».

El Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad cita textualmente como violencia de género:

«Fenómeno invisible durante décadas, cuya manifestación más clara es la desigualdad, subordinación y relación de poder de los hombres sobre las mujeres».

Según cifras oficiales de la Policía, una de cada tres mujeres sufrirá a lo largo de su vida algún tipo de agresiones, dejando un saldo de dos muertes por semana. Pese a los esfuerzos gubernamentales, la violencia de género asciende de manera alarmante.

El año pasado en UK, 1,2 millones de mujeres fueron víctimas de la violencia doméstica. En Francia eran asesinadas 148 mujeres y 26 hombres. En España, 59. Y 2015 augura un horror similar…

Mee Julie Bentley ―directora ejecutiva del guidismo de UK― dijo: «las niñas necesitan vivir en una sociedad igualitaria para prosperar y poder cumplir con su potencial de liderazgo en todos los ámbitos de la vida».

¡Qué optimista! Mucho deberían de cambiar las tornas para que esta utopía fuera una realidad. ¿Qué tal si comenzáramos nosotras mismas a no chismorrear de la vecina y a apoyarnos las unas en las otras? Se dice que quien ve o sufre violencia de género en sus carnes consiente o acaba siendo un maltratador.

No dejes que tus hijos sufran. Es un asunto muy sucio y cada minuto es vital.

Violencia…

«La violencia es el refugio del incompetente». Isaac Asimov

©Anna Genovés

Blog de la autora
Modificado 01/08/2015
Imágenes tomadas de la red

Maná – Ángel de amor (Vídeo)

anna

Valenciana de nacimiento y ecuménica de pensamiento. Tengo alma de poeta y mi corazón está tuerto. Funambulista de la vida, mis ojos ha visto innumerables historias y mis dedos han tecleado todo tipo de cuentos... Tantos como años tiene Caronte. Soy disléxica y disgráfica como John Irving, Roberto Bolaño, Wendy Wasserstein o Scott Fitzgerald... Y, millones de personas, a las que les cuesta aprender idiomas o confunden, por ejemplo, "niño" con "nicho". Pese a ello, tuve la suerte de ir a la universidad y licenciarme en Historia Antigua y Arqueología/Prehistoria. Colaboro en distintos medios digitales. Escribo cuando me inspiro y soy bloquera a ratos. He publicado dos novelas: Tinta amarga y Bovary 21. Habrá más: os lo aseguro. Van rulando por los cajones y me piden salir a la luz.

Un comentario:

  1. Un tema terrible que no parece tener pronta solucion. Siempre sigo que es una cuestión educacional, pero ¿cómo se arregla?

Responder a Elena Marqués Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *