Las Madres que duelen. Por Ángeles Morales

Nada. Por más que lo intento permanezco fría, como una pescadilla recién arrancada de las aguas. Mientras, ella se agita, con los párpados a medio cerrar, ocultando unos ojos que ya no están, que miran el interior de su alma muerta. Nada. Quiero sentir lástima y no hago sino reírme…

leer más

Nunca más. Por Cristina Flantains

Jamás entendería aquel juego, lo supo desde el primer momento, pero no le importó y se concentro intensamente en las cartas marcadas. Porqué aceptó la partida, ni él mismo lo sabe, quizás porque a todos nosgusta oír como nos dicen `te quiero´. No tardó mucho en aprender a interpretar cada…

leer más

La señora de la biblioteca. Por Marita

En algún minuto perdió la cabeza, por eso ahora no le importa perder la cartera, la billetera, algunos pesos o hasta la chaqueta, los zapatos… Un niño de cuarto básico le pregunta si tiene “Ventanas” de Poldy Bird, ella responde que a su edad deberían leer cosas más inteligentes, pero…

leer más

El sueño de Roberto. Por Marita.

Las horas pasan y Roberto no puede quedarse dormido. Entre la rabia que esto le provoca y el obligarse a dormir, pierde más tiempo y el reloj no deja de avanzar. Su nerviosismo aumenta cuando se acuerda de la gran cantidad de tareas que dejó acumular para el día siguiente,…

leer más

Valérie Valére (I). Por Ketsya.

-:::: Temps Gagné ::::- Árticulos de última hora Nombre: Valérie Valére Nacionalidad: Francesa Edad actual: 21 años Oficio: Empresaria en una compañía de armas y armamento venida de USA. Datos sobre la empresa: Shield Of Fire, es una empeña que creo Estados Unidos hace quince años y que debido a…

leer más

Calablanca. Por BleSSed

Hola Mini.Es curioso que siempre comience tus cartas así. Te bauticé, y con Mini te quedaste. Parece que no andan bien las cosas por aquí, ¿verdad? La serpiente hace su ronda en nuestro paraíso. Son tantos los recuerdos que me quedan de tan poco tiempo… Me atrevería incluso a decir…

leer más

En la cima. Por Marita

El viento empieza a soplar suavemente y tus manos me acarician haciendo temblar mi piel. La lluvia se hace notar, primero despacio, luego en torrente; tus besos me queman los labios. Los árboles se mueven al ritmo del viento en una danza incontrolable, mágica, como tu abrazo. La Tierra comienza…

leer más

Crimen sin Castigo. Por Marita.

Hacía meses que no la veía. Recuerdo cuando la tuve que perseguir, sin resultados, una tarde entera. Tal era mi obsesión. Soñaba con ella, su cuerpo amorfo era mi mayor pesadilla. No quería volver a verla nunca más, pero, a la vez, necesitaba encontrarla, tenía que verla. Era para mí…

leer más

¡Son flores! por Marita

Cada vez que se iba a una casa nueva, llenaba el jardín de flores, de todos los colores, de todos los tipos, grandes chicas, delicadas, “carn’e perro”, muy fragantes algunas, otras hedionditas; sanadoras algunas, de simple adorno la mayoría. A sus setenta y cinco años, había hecho nueve mudanzas, a…

leer más