La llegada. Por Ángeles Morales

Le gustaba a rabiar, casi tanto como las torrijas que hacía su madre los domingos, bien fritas pero jugosas por dentro con esa canela que se derretía en la boca al masticarla; más que el helado de fresa y chocolate, una combinación perfecta y afrodisíaca que se permitía al inicio…

leer más